ARTICULOS—INTRODUCCIÓN

Después que el panfleto La obra de publicación en el recobro del Señor fue publicado, unos pocos hermanos en disensión manifestaron públicamente y por escrito su oposición a la comunión expresada por los colaboradores en dicho panfleto y en cuanto a otros asuntos relacionados con conservar la unidad apropiada en el Cuerpo de Cristo. Esta sección de "Una palabra fiel" contiene artículos con amplias respuestas, extraídas de la Biblia y del ministerio de los hermanos Watchman Nee y Witness Lee, con respecto a los asuntos que han sido planteados en esos artículos discrepantes. Presentamos estos artículos para que los santos los consideren con mucha oración delante del Señor teniendo la esperanza de que los mismos puedan instruirles, sanarles, vacunarles y también equiparles para vacunar a otros. (1 Ti. 1:3-4; 6:3-4; 2 Ti. 2:1-3, 14-15, 23-26; 3:16-17).

1 Ti. 1:3-4 - [3] Como te exhorté, al irme a Macedonia, a que te quedases en Éfeso, para que mandases a algunos que no enseñen cosas diferentes, [4] ni presten atención a mitos y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que la economía de Dios que se funda en la fe.

1 Ti. 6:3-4 - [3] Si alguno enseña cosas diferentes, y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la enseñanza que es conforme a la piedad, [4] está cegado por el orgullo, nada sabe, y padece la enfermedad de cuestiones y disputas acerca de palabras, de las cuales nacen envidias, contiendas, calumnias, malas sopechas.

2 Ti. 2:1-3 - [1] Tú, pues, hijo mío, fortalécete en la gracia que es en Cristo Jesús. [2] Lo que has oído de mí mediante muchos testigos, esto confía a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. [3] Tú, pues, sufre el mal conmigo como buen soldado de Cristo Jesús.

2 Ti. 2:14-15 – [14] Recuérdales esto, encargándoles solemnemente delante de Dios que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que lleva a la ruina a los oyentes. [15] Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.

2 Ti. 2:23-26 - [23] Pero desecha las cuestiones necias y las nacidas de una mente indocta, sabiendo que engendran contiendas. [24] Porque el esclavo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; [25] que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, [26] y vuelvan al buen sentido, escapándose del lazo del diablo (quien los había capturado vivos), para hacer la voluntad de Él.

2 Ti. 3:16-17 - [16] Toda la Escritura es dada por el aliento de Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, [17] a fin de que el hombre de Dios sea cabal, enteramente equipado para toda buena obra.

Los siguientes artículos serán ampliados según el tiempo lo permita: