Saltar a la siguiente sección de este articulo:

¿"Una práctica informal, voluntaria y personal"?

"Análisis y respuesta" pregunta: "¿Por qué la práctica informal, voluntaria y personal entre los obreros (el hermano Lee y el hermano Nee) ha llegado a ser una enseñanza que ahora es una política pública, impuesta a los santos y a las iglesias locales?". El reclamo implícito en esta pregunta se equivoca por lo menos en cuatro cosas:

  1. La pregunta tergiversa lo que el hermano Lee habla con tanta claridad respecto al hecho de limitarse a una sola obra de publicación llamándola "una práctica informal, voluntaria, y personal".
  2. Se equivoca al llamar a la práctica común que hemos tenido a través de la historia del recobro del Señor, como una mera práctica personal entre dos colaboradores.
  3. Crea una falsa distinción entre la enseñanza del hermano Lee y su práctica para llevar a cabo el ministerio.
  4. Tergiversa La obra de publicación en el recobro del Señor llamándola "una política pública, impuesta a los santos y a las iglesias locales".

1. ¿Es sólo una práctica informal, voluntaria y personal?

"Análisis y respuesta" excluye la comunión del hermano Lee con respecto a que en el ministerio del Señor se tenga una sola obra de publicación, diciendo que es solo "una práctica informal, voluntaria, y personal entre los obreros". Tal tergiversación intenta negar la palabra del hermano Lee que muestra el peligro y la tendencia de llegar hasta la división causada por ciertos hermanos que llevan a cabo sus propia obra dentro de la única obra de recobro del Señor. No podemos leer los mensajes de la serie del entrenamiento urgente para ancianos que el hermano Lee inició en 1984 sin percibir su gran preocupación en cuanto a esto, tanto para preservar a los santos y a las iglesias en unidad como para rescatar a colaboradores prominentes de que llegasen a ser factores de división. El primer mensaje se tituló: "The Oneness of God’s Ministry and the Perils to It." Este mensaje muestra que los diferentes ministerios son la fuente de todas las divisiones existentes en el cristianismo de hoy y advierte del peligro de que en el recobro del Señor haya diferentes ministerios:

Debido a todas las divisiones y la confusión que por varios siglos han imperado entre los cristianos, es muy necesario recalcar que hay un solo ministerio. Lo que más daño produce entre los cristianos son las divisiones y las confusiones. Además, la causa de las divisiones y confusiones imperantes entre los creyentes es una sola: la existencia de diferentes ministerios. (Entrenamiento para ancianos, libro 1: El ministerio del Nuevo Testamento, págs. 12-13)

Necesitamos ver que este principio ha seguido vigente a lo largo de toda la era cristiana. Todos los problemas, divisiones y confusiones provinieron de una sola fuente, a saber: la tolerancia con respecto a los ministerios diferentes. Muchos maestros cristianos han visto el peligro que representan los ministerios diferentes; sin embargo, los han tolerado. Ciertamente ha existido este tipo de tolerancia. En el recobro del Señor no debemos estar tan confiados pensando que nunca puede ocurrir una infiltración de ministerios diferentes. Al contrario, debemos estar alerta, pues este peligro está por delante. Si no somos vigilantes y nos volvemos descuidados, de una u otra manera el enemigo utilizará cualquier medio o manera para infiltrar e introducir ministerios diferentes, lo cual terminaría con el recobro del Señor. (Entrenamiento para ancianos, libro 1: El ministerio del Nuevo Testamento, págs. 16-17)

La comunión de nuestro hermano en aquellos días estaba llena de preocupación por el futuro del recobro del Señor y de aquellos que participan en el ministerio de la Palabra. "Análisis y respuesta" se caracteriza por su evidente caso omiso a la advertencia de nuestro hermano acerca del peligro que representan al recobro del Señor los ministerios diferentes. En el segundo mensaje de aquellos entrenamientos, Lecciones con respecto a la unidad del ministerio, el hermano Lee hizo la observación de que durante el tiempo de su ministerio muchos hermanos dotados habían venido al recobro del Señor para luego irse. Testificó que él había sido preservado por su unidad absoluta con el hermano Nee en su ministerio:

Permítanme testificar algo de mi propia experiencia al trabajar junto con el hermano Watchman Nee. Laboré con el hermano Nee durante más de dieciocho años. Hay algunos de los que están entre nosotros que estuvieron allí durante ese tiempo y conocen la situación. Desde el inicio de la obra del hermano Nee, varios cristianos prominentes, quienes posteriormente llegaron a ser predicadores famosos, estuvieron con el hermano Nee durante algún tiempo. La primera reunión de la mesa del Señor en el recobro del Señor se llevó a cabo con el hermano Nee y otro hermano así como con su esposa. Fueron ellos tres quienes iniciaron la reunión de la mesa del Señor en el recobro. Posteriormente ese otro hermano vino a ser un problema para el hermano Nee debido a que no era uno con él respecto al mover de Dios en la China en aquel tiempo. De ahí en adelante vinieron al recobro varios hermanos prominentes, uno tras otro. Pero casi todos ellos se convirtieron en un problema para el hermano Nee. Si yo hubiese tomado la misma actitud que los otros, ciertamente también habría sido un problema para él. No obstante, todos se dieron cuenta de que yo era mil por ciento uno con el hermano Nee en su ministerio; esto, debido a que mi posición, mi actitud y mi espíritu eran totalmente uno con él. No existía ninguna base para que alguien dijera que yo era un problema para el hermano Nee. No existía base alguna para tal acusación.

El hecho de que alguien se les acercara para preguntar si ustedes son uno conmigo, ya es un indicio de que ustedes no son el cien por ciento uno conmigo. Si cuando llueve, el agua puede pasar a través del techo, esto significa que ciertamente hay una grieta en alguna parte del mismo. Si no la hubiese, no habría gotera alguna. Si ustedes son uno conmigo al cien por ciento, entonces somos como un techo sin grietas por el cual la lluvia no puede penetrar. Cuando llueve, el agua testifica y a la vez prueba que no hay grietas en el techo. Si hay alguna gotera, esto comprueba que existe alguna grieta. (Entrenamiento para ancianos, libro 1: El ministerio del Nuevo Testamento, págs. 27-28)

Además de esto, el hermano Lee habló del cuidado que él tuvo para evitar causar algún problema al ministerio del hermano Nee o al recobro del Señor, en general.

Cuando estuve con el hermano Nee, nunca me comporté, actué, laboré, prediqué, pensé ni hablé de una manera que pudiese ser aprovechada por el enemigo para causar problemas. (Entrenamiento para ancianos, libro 1: El ministerio del Nuevo Testamento, págs. 30-31)

No tengo el menor interés por llevar a cabo una obra superficial que se conforme a las prácticas religiosas de hoy en día. He consagrado toda mi vida y mi futuro a contribuir al cumplimiento del propósito único de Dios. Fue este mismo propósito el que yo pude ver en la vida del hermano Nee, y yo también me he dedicado a cumplirlo y lo he sacrificado todo por ello. Por tanto, yo jamás diría algo ni haría nada que pudiera ir en desmedro de dicho propósito. (Entrenamiento para ancianos, libro 1: El ministerio del Nuevo Testamento, págs. 32-33)

Siempre he comprendido que es algo muy grave tener cualquier clase de efecto negativo sobre el recobro del Señor y, con mayor razón, el causarle algún perjuicio. (Entrenamiento para ancianos, libro 1: El ministerio del Nuevo Testamento, pág. 33)

La palabra del hermano Lee con respecto a tener en el recobro del Señor una sola obra de publicación debe ser entendida de acuerdo a la luz que se encuentra en su lucha para mantener la unidad en el recobro del Señor. Fue debido a tal carga que en febrero de 1986 suplicó firmemente a los ancianos y colaboradores para que abandonaran las diferentes obras de publicación.

SIENDO RESTRINGIDOS A UNA SOLA OBRA DE PUBLICACIÓN

Algo que ha generado problemas en el recobro del Señor ha sido el hecho de que tenemos diferentes obras de publicación. Si hemos tomado en serio el recobro del Señor debemos evitar involucrarnos en cualquier clase de problema. Cuando estuvimos en China, solamente existía la obra de publicación del hermano Nee, y el Gospel Room [Casa de publicaciones evangélicas] era exclusivamente de él. Él me pidió que le ayudara en la obra de publicación, y yo escribí algunos libros, entre los cuales había uno sobre la genealogía de Cristo, así como una traducción de una parte de Earth’s Earliest Ages [Las primeras eras de la tierra] de Pember, y otros libros sobre el reino de los cielos. Yo nunca publiqué nada por mi propia cuenta, sino que siempre enviaba una copia de mi manuscrito al Gospel Room, que estaba a cargo del hermano Nee y de su ayudante. Era a juicio de ellos si mi manuscrito debía ser publicado o no. Siempre me gustaba que revisaran mis manuscritos y me hicieran saber si había alguna inexactitud en cuanto a la verdad. No es una tarea insignificante escribir un libro que explique el reino de los cielos. Así que me gustaba que mi material fuera revisado por ellos. Esto me fue de gran ayuda y me brindó protección. El hermano Yu, un hermano oculista, tradujo algunos libros de los místicos, pero no publicó nada. En aquel entonces sólo hubo una obra de publicación. Todo lo que se publicaba procedía del Gospel Room del hermano Nee, ya que entendíamos que publicar literatura equivalía a dar el sonido de trompeta al pueblo de Dios. No sólo se está tocando la trompeta cuando se dan mensajes, sino aún mucho más cuando se publica literatura. (Entrenamiento para ancianos, libro 8: El pulso vital del mover presente del Señor, págs. 176-177; pág. 10 de La obra de publicación en el recobro del Señor)

2. La práctica común a través de nuestra historia

"Análisis y respuesta" también se equivoca al tergiversar la práctica de ser restringidos a una sola obra de publicación como algo que sólo ha sido practicado por dos obreros, el hermano Lee y el hermano Nee. La verdad es que esto ha sido una práctica común de los colaboradores y las iglesias en China, Taiwán, los Estados Unidos, y a través de casi toda la tierra durante todo el tiempo que el recobro del Señor ha estado entre nosotros.

"Análisis y respuesta" afirma que Watchman Nee nunca enseñó ser restringidos a una sola obra de publicación. Es claro que a menudo la enseñanza se necesita cuando existe una desviación de cierta norma, por tanto, no es de sorprender el que no se encuentre una enseñanza específica con respecto a que haya una sola obra de publicación, ya que en ese tiempo ésa era la práctica común de las iglesias y de los servidores. Lo que sí es indiscutible es que el hermano Nee y sus colaboradores consistentemente se refirieron a "la obra de publicación", y la "obra de la literatura", en singular ambas, y así también lo practicaron 1. Además, en el entrenamiento que él condujo en las montañas de Kuling en 1948, el hermano Nee claramente afirmó que la obra de la literatura, como parte única y específica de la obra, iba a ser llevada a cabo bajo su supervisión en Shanghái, esto es, The Gospel Bookroom.

La obra de la literatura: La obra de la literatura, tal como la publicación de libros y periódicos, se considera como una unidad separada de la obra. Estas obras son llevadas a cabo por Shanghái. (The Collected Works of Watchman Nee, vol. 60, pág. 362)

El testimonio del hermano Lee con respecto a la práctica que tenían confirma que sólo se llevaba a cabo una obra de publicación y que ésta estaba bajo la supervisión de Watchman Nee.

Cuando estuvimos en China, solamente existía la obra de publicación del hermano Nee, y el Gospel Room [Casa de publicaciones evangélicas] era exclusivamente de él (Entrenamiento para ancianos, libro 8: El pulso vital del mover presente del Señor, pág. 176-177)

El recobro del Señor inició en China por medio de las enseñanzas del hermano Nee, durante un periodo exacto de treinta años, esto es, desde 1922 hasta 1952. Durante esos treinta años, no hubo nadie más que expusiera la enseñanza contenida en el Nuevo Testamento. (The Practice of the Church Life According to the God-ordained Way, pág. 34)

Antes de 1952, toda la labor de publicación era realizada por el hermano Nee. (La visión gloriosa y el camino de la cruz, pág. 29)

En los años ochentas, cuando el hermano Lee habló acerca de ser restringidos a una sola publicación, él meramente reiteró lo que durante tanto tiempo había sido la práctica en el recobro del Señor para llevar a cabo el ministerio mediante la obra de la literatura. Al partir el hermano Lee, en 1997, los colaboradores reafirmaron su intención para que Living Stream Ministry continuara publicando el ministerio de Watchman Nee y de Witness Lee como la guía y el nutrimento para todas las Iglesias. La afirmación que se encuentra en La obra de publicación en el recobro del Señor es meramente una afirmación más de los colaboradores, alrededor de todo el globo, de que ellos desean repetir los mismos pasos que han traído bendiciones incontables al recobro del Señor. En realidad, "Análisis y respuesta" invierte estos asuntos. No existe precedente, ni en la obra o la práctica del recobro del Señor entre nosotros, que avale su promoción contenciosa de obras múltiples de publicación en el ministerio de recobro del Señor.

3. Una distinción falsa

"Análisis y respuesta" afirma que los colaboradores han tomado el testimonio del hermano Lee como una base para formular una nueva "enseñanza". Tal afirmación no solamente niega la enseñanza, comunión y dirección del hermano Lee acerca de tener sólo una obra de publicación en el recobro del Señor, sino también hace una falsa distinción entre la enseñanza del hermano Lee y su práctica para llevar a cabo el ministerio. Es innegable que a través de todo el Nuevo Testamento, el Señor nos enseña no sólo con palabras directas, sino también al presentarnos modelos a seguir (1 Co. 4:16; 11:1; Fil. 3:17; 1 Ts. 1:6; 2 Ts. 3:9; 1 Ti. 4:12; 2 Ti. 3:10, 14; Tit. 2:7; 1 P. 5:3).

1 Co. 4:16 – Por tanto, os exhorto a que me imitéis.

1 Co. 11:1 – Sed imitadores de 2mí, así como yo de Cristo.

Nota 11:12– Debemos imitar a los que imitan a Cristo. Esto nos convierte también a nosotros en imitadores de Cristo. Si ése no es el caso, no debemos imitar a ningún hombre.

Fil. 3:17 – Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así andan según el modelo que tenéis en nosotros.

1 Ts. 1:6 – Y vosotros vinisteis a ser 1imitadores de nosotros y del Señor, habiendo recibido la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo.

Nota 1:61– Ya que los predicadores eran el modelo del evangelio, los creyentes llegaron a ser sus imitadores. Así que, esto guió a los creyentes a seguir al Señor y a tomarle como su modelo (Mt. 11:29).

2 Ts. 3:9 – No porque no tuviésemos derecho, sino por darnos a vosotros como ejemplo para que nos imitaseis.

1 Ti. 4:12 – Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé modelo para los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza.

2 Ti. 3:10 – Pero tú has seguido fielmente mi enseñanza, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, perseverancia.

2 Ti. 3:14 – Pero persiste tú en lo que has aprendido y de lo que estás convencido, sabiendo de quiénes has aprendido.

Tit. 2:7 – Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando incorruptibilidad, dignidad.

1 P. 5:3 – No como teniendo señorío sobre lo que se os ha asignado, sino siendo ejemplos del rebaño.

De acuerdo con el Nuevo Testamento, el Señor levanta a aquellos que no sólo son competentes ministros de la Palabra, sino también modelos de conducta particularmente relacionados a asuntos cruciales para la iglesia, esto es, el ministerio y la obra. Su expectativa es que los creyentes nutridos y edificados mediante el ministerio imiten a aquellos por los cuales Su revelación ha sido dada a la iglesia y que anden en sus mismos pasos.

Llevar a cabo únicamente la obra del recobro del Señor

Hoy, cualquiera que tiene una visión puede fácilmente ver que ni el hermano Nee ni yo llevamos a cabo nuestra obra personal; nuestra obra es la obra del recobro del Señor para la edificación del Cuerpo de Cristo. Digo esto con la esperanza de que ustedes sean influenciados por mí. Yo fui grandemente influenciado por el hermano Nee, y espero que ustedes también sean influenciados por él. (The Governing and Controlling Vision in the Bible, pág. 32)

El testimonio del hermano Lee para comprender la singularidad de la fuente divina en el ministerio del Señor, y el abandono de su propio ministerio en el norte de China para unirse a sí mismo al ministerio del hermano Nee, estableció un modelo para que nosotros sigamos. Su propósito al hablar de tales cosas no puede ser razonablemente interpretado de otra manera. El habló de ello en el mensaje "The Divine Stream" [la corriente divina], y apareció como un artículo principal el 1 de junio del 1963 en una publicación de The Stream, la cual fue la primera publicación de su ministerio en este país.

Si usted lee los Hechos y las epístolas escritas por el apóstol Pablo, verá que muchas personas de esa época que estaban predicando el evangelio y obrando por el Señor no estaban en la misma corriente. Según el relato de las Escrituras, ellos no estaban en la misma corriente. Por ejemplo, en el primer capítulo de Filipenses el apóstol nos dice que había algunos que predicaban el evangelio por envidia. Predicaban el evangelio, pero no obraban junto con el apóstol. Aunque predicaban el evangelio, no estaban en la corriente del Espíritu Santo. En el libro de Hechos se encuentra otro ejemplo. Considere a Bernabé. Al principio Bernabé obraba con el apóstol Pablo. Los dos estaban en la corriente. Pero después de cierto tiempo, por alguna razón Bernabé no quería cooperar con el apóstol Pablo. Se dividieron. ¿Se encuentra un relato en los Hechos relacionado con Bernabé después de esa división? ¡No! Él estaba fuera de la corriente. Estaba obrando por el Señor, pero estaba fuera de la corriente. ¿Ve usted esto? Si estudia con detenimiento la historia de la iglesia, descubrirá que por todas las generaciones siempre ha fluido una sola corriente del Espíritu Santo. Muchos han obrado por el Señor, pero no todos han estado en el fluir de la corriente. Si acepta la misericordia y la gracia del Señor, será introducido en la corriente que fluye hoy día.

Ahora quiero ofrecer un testimonio personal en cuanto a esto. En 1933 fui del norte de China a Shanghái por primera vez para visitar al hermano Watchman Nee. Me quedé con él por unos meses. Cuando estaba a punto de regresar a mi ciudad natal en el norte de China, el hermano Nee vino a mí y dijo: "Hermano Lee, sentimos que es la intención del Señor que usted mude a su familia a Shanghái y se quede con nosotros para la obra del Señor. ¿Está dispuesto a llevar este asunto al Señor?" Cuando acudí al Señor, recibí la luz. El Señor me mostró que en el libro de Hechos la corriente de la obra del Señor, del Espíritu Santo, es una sola. Me mostró que en Hechos había una sola línea en el mapa, la cual empezó en Jerusalén y fue a Antioquía, y de allí a Asia, y de allí a Europa. Vi que nunca han existido dos corrientes, sino una sola. Le dije al Señor: "Señor, te doy gracias. Nunca pueden existir dos corrientes de Tu obra en China. Si se ha de hacer algo por el bien de Ti, o por Ti o mediante Ti en el norte de China, debo primero ir a Shanghái para ser mezclado en una sola corriente, y que de allí algo fluya al norte de China. Así que, habrá una sola corriente". El próximo día el hermano Nee vino a verme. Le dije: "Hermano, veo claramente en cuanto a esto. Debo hacer lo que sugiere. De este día en adelante obro con usted en Shanghái". (La corriente divina, págs. 13-15)

Él repitió esta comunión en 1973 en Los Ángeles en los mensajes que llegaron a ser el libro titulado La historia de la iglesia y las iglesias locales.

En 1934, después de haber estado en Shanghái por casi cuatro meses, el hermano Nee me dijo: "Witness, nosotros los colaboradores creemos que debes traer a tu familia a Shanghái para que nosotros podamos estar juntos en la obra. Preséntale este asunto al Señor, y ve cómo el Señor te ha de dirigir''. Yo acepté sus palabras y llevé el asunto al Señor. Entonces vi que en el libro de Hechos hubo un solo fluir, una sola corriente. Empezó en el trono de gracia y descendió a Jerusalén. De Jerusalén salió el fluir y fue a Samaria y luego a Antioquía. De Antioquía siguió hacia el occidente, a Asia Menor y a Europa. El libro de Hechos muestra que sólo había un fluir del mover del Señor sobre la tierra. No hay ningún relato de ninguna obra fuera de esta corriente. Cuando Bernabé se separó de Pablo (Hch. 15:39-41), no se relató nada más de su obra en el libro de Hechos. Después de este incidente, él no aparece más en la narración divina de Hechos acerca del mover del Señor en la economía neotestamentaria de Dios.

El Señor me mostró claramente que la corriente, el fluir, de la obra del Señor en China debía ser una sola. Si el Señor iba a hacer algo en el norte, yo tendría que meterme al fluir que había en Shanghái, al sur. Luego, con el tiempo, ese fluir saldría hacia el norte desde Shanghái. Con base en esta revelación, tomé la decisión de irme a Shanghái a la obra con el hermano Nee. (La historia de la iglesia y las iglesias locales, pág. 136)

De nuevo, él repitió esto en el entrenamiento para ancianos en febrero de 1986 en su mensaje: "Al hacer sonar la trompeta en el misterio del Señor, para que el ejército salga a combatir".

Bernabé era un hermano excelente, que incluso trajo a Saulo de Tarso a su ministerio (Hch. 11:25-26). Al inicio, Bernabé tomó la iniciativa. Sin embargo, el Espíritu nos relata que, durante el primer viaje, Pablo comenzó a tomar la iniciativa y el Espíritu comenzó a referirse a él como Pablo, ya no Saulo (13:9). Este cambio de nombre quizá indique un cambio de vida. A partir de entonces, Pablo, lleno del Espíritu Santo, llevó la delantera en el ministerio apostólico, y Bernabé aceptó esto. Bernabé fue uno con Pablo respecto a ir a Jerusalén para esclarecer el problema suscitado en cuanto a la circuncisión. Inmediatamente después que se logró esclarecer tal situación mediante una declaración conjunta a todas las iglesias, se suscitó una disputa entre Bernabé y Saulo (15:35-39). Esta disputa no fue en torno a un asunto de gran importancia, sino en torno a un asunto menor. Ellos no se separaron debido a alguna diferencia de opinión con respecto a la fe o a la autoridad de Cristo. Su separación ocurrió debido a un asunto menor, un asunto personal e íntimo. Bernabé quería llevar consigo a su sobrino Marcos en el siguiente viaje, y Pablo se opuso a ello. Para nosotros, éste es un asunto menor, pero después que Bernabé, junto con Marcos, dejó a Pablo, ya no se vuelve a escuchar de él en el relato sobre el mover del Señor que encontramos en el libro de Hechos. La razón para esto fue que lo único que le importa al Señor es la corriente única.

Yo pude percibir claramente este asunto en 1933, cuando el hermano Nee me pidió que me uniera a él en la obra en Shanghái. En aquel tiempo, yo venía realizando una obra en el norte de China, la cual era muy prevaleciente y promisoria con respecto a la enseñanza de la Biblia. Pero, debido a que mis ojos fueron abiertos, yo le dije al Señor que iría a Shanghái a unirme al hermano Nee y a la obra. Me pude dar cuenta de que la corriente del Señor, Su único fluir, sobre esta tierra siempre ha sido uno solo. Si el norte de China habría de ser conquistado por el Señor, Él ciertamente habría de hacerlo mediante esta única corriente. Yo tenía que zambullirme en esta corriente, a fin de ser uno con ella para dejar que el Señor fluyera. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, págs. 87-88)

Consideremos lo siguiente: ¿Por qué el hermano Lee habló de esta manera? ¿Fue sólo para relatar su "práctica personal" sin la esperanza o expectativa de que los hermanos siguieran su ejemplo? ¿Se atreve el autor de "Análisis y respuesta" a afirmar tal cosa? ¿O estaba el hermano Lee presentándose a sí mismo como un modelo a seguir en el mismo principio en que Pablo lo hizo con los tesalonicenses?

Algunos maestros cristianos dicen que un creyente no debiera dar testimonio de sí mismo. Según estos maestros, dar testimonio de nuestra experiencia es predicarnos a nosotros mismos. Por ello aconsejan a los demás no contar cómo se arrepintieron, cómo creyeron en el Señor, cómo recibieron gracia y cómo fueron salvos. Estos maestros insisten en que debiéramos predicar solamente al Señor Jesús y enseñar la Biblia, pero nunca hablar de nosotros mismos. Sin embargo, en 1 Tesalonicenses 2, Pablo claramente habla de sí mismo. Él da un testimonio contundente de cómo vivió entre los tesalonicenses; les recuerda cómo fue la entrada de los apóstoles y cómo se comportaron entre ellos. ¿Por qué Pablo resaltó esto? Porque quería presentar a estos creyentes jóvenes el modelo de un vivir adecuado. Espero que todos los ancianos y los responsables vean, a partir del ejemplo de Pablo, que debemos ser modelos para los santos. En cada iglesia local debe de haber algunos ejemplos, modelos, que otros puedan seguir. (Estudio-vida de 1 y 2 Tesalonicenses, pág. 109)

Es evidente que la intención del hermano Lee al hablar con respecto a su relación con el hermano Nee en la obra, fue presentar la manera de estar bajo la bendición del fluir único del Señor y suplicar a los hermanos que hoy en día son líderes en la obra del Señor que sigan su ejemplo. En el mensaje presentado en: "Al hacer sonar la trompeta en el ministerio del Señor ella, no debe dar un sonido incierto" el hermano Lee dijo que debido a que él fue absolutamente uno con el hermano Nee esto causó que él fuera aquel a quien el Señor entregó el liderazgo de Su recobro.

Por la misericordia del Señor, puedo declarar que en esos dieciocho años en los que estuve involucrado en la obra en la China continental, fui sabio. Yo jamás di lugar a que cualquier persona se hinchara de orgullo prefiriéndome a mí en desmedro del hermano Nee. No había tal cosa. Todo cuanto los santos veían en mí —mi comportamiento, mi manera de vivir, mis acciones, la manera en que yo laboraba, mis mensajes y mis palabras— todo daba a conocer que yo era absolutamente uno con el hermano Watchman Nee. Jamás di cabida a que alguien pensara que yo era diferente al hermano Nee. Estoy convencido de que ello fue manifestación de la sabiduría del Señor en virtud de la misericordia que me fue concedida por Él. Nuestra historia, que se remonta a aquellos años, es verdaderamente muy significativa y nos dice mucho. Entre tantos colaboradores del hermano Nee, ¿dónde encontramos el recobro? Yo jamás pensé llegar a ser aquella persona mediante la cual el Señor llevase adelante Su obra de recobro. Incluso cuando fui a Taiwán, yo fui enviado de una manera muy definida; ésta fue la propuesta hecha por el hermano Nee a los colaboradores. Yo jamás pensé en convertirme en líder ni tuve el sentir de que debía asumir tal postura. Incluso cuando vine a los Estados Unidos, no tuve el pensamiento de llegar a ser el líder del recobro del Señor en el mundo occidental. Pero, ¿dónde encontramos al recobro del Señor hoy y bajo qué clase de liderazgo? Algunos de los que se hacen llamar colaboradores aducen de que ellos eran muy cercanos a Watchman Nee, pero, sin embargo, prácticamente ninguna iglesia ha sido levantada por ellos.

No es sabio en lo más mínimo que, por un lado, usted quiera permanecer en el recobro beneficiándose de este ministerio y, por otro, usted quiera decir algo más. Esto no es sabio en absoluto. Esto no es beneficioso para usted mismo ni con respecto a su futuro. Quizá usted diga que tiene un ministerio, pero esto no es beneficioso para su ministerio, si acaso usted tuviera uno. Al proceder de esta manera, usted jamás podrá lograr beneficio alguno con su ministerio en el futuro; más bien, usted habrá desperdiciado su futuro por bagatelas. La manera sabia de proceder consiste en permanecer, sin dar lugar a opiniones, en el recobro, el cual es uno solo y único. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, págs. 88-89)

En 1993 él aún se atrevió a declarar que fue debido a su unidad con el hermano Nee, en el principio del Cuerpo, que el recobro había sido preservado por más de siete décadas.

Por lo menos yo puedo testificar por mí y por mi hermano mayor, el hermano Watchman Nee. Siempre nos conducíamos y obrábamos en el recobro como un solo Cuerpo. Por esto el recobro del Señor ha podido existir en la tierra en los últimos setenta años. No tenemos ninguna organización para guardar nada, pero el recobro todavía está aquí. El recobro todavía existe y ha sido preservado según el principio del Cuerpo. Mientras yo ministraba la palabra, muchas veces pensaba en el hermano Nee. Tenía en mente lo que él decía; no quería hablar nada que contradijera su ministerio. Si hubiera hablado de manera contradictoria, ¿dónde estaría el recobro hoy? Tenemos que conocer el Cuerpo. (El resultado de la dispensación de la Trinidad procesada y la transmisión del Cristo que lo transciende todo, pág. 97)

Etiquetar eso como una mera "practica informal, voluntaria y personal" es un gran daño a nuestros hermanos mayores Watchman Nee y Witness Lee, cuyo ministerio es reconocido como la base y la guía en el recobro del Señor hoy en día. Aun el autor de "Análisis y respuesta", declara en la primera parte de su comunicado con los colaboradores: "Es comúnmente aceptado entre nosotros que en el recobro del Señor tomamos la enseñanza bíblica y la práctica de los hermanos Watchman Nee y Witness Lee como nuestras bases".2 De ser así, ¿cómo puede él justificar su rechazo del modelo de nuestro hermano en ser restringido a una sola obra de publicación, cuando que es tan clara la comunión de nuestro hermano Lee al decir que esto es un factor crucial para la preservación de la unidad del recobro del Señor como la base para la bendición del Señor sobre el mismo?

El hermano Lee tomando aun el riesgo de ser criticado se puso a sí mismo como un ejemplo a seguir. ¿Quién puede negar que el recobro del Señor haya cosechado tanta bendición debido a que voluntariamente él puso a un lado su ministerio personal para ser uno con el ministerio del hermano Watchman Nee? De acuerdo a su propia comprensión, esto llegó a ser el factor secreto de su subsiguiente utilidad en las manos del Señor para propagar Su recobro y para exponer las profundidades de la verdad con respecto a la economía de Dios. ¿Por qué no habremos de seguir hoy en día tal modelo?

4. No una "política pública impuesta a los santos y a las iglesias locales"

"Análisis y respuesta" utiliza con un propósito especial las palabras "insistir", "impuestas" y "política", para caracterizar La obra de publicación en el recobro del Señor. Ninguna de estas palabras se usan en La obra de publicación en el recobro del Señor, ni se encuentra en ella tal significado. La obra de publicación en el recobro del Señor en ningún sentido es una "política pública". Es la comunión de los colaboradores compenetrados a las iglesias, con respecto a su deseo de continuar en la práctica que por tanto tiempo ha existido en el recobro del Señor, de limitarse a una sola obra de publicación. El llamar a tal comunión "una política pública" implica que debe existir algún tipo de mecanismo impuesto, pero la comunión de los colaboradores no hace alusión alguna de tal cosa. De igual modo lo que es "impuesto" significa que hay alguna condición para que se continúe participando de algo con otros, pero La obra de publicación en el recobro del Señor sin ambigüedad declara que ya sea que, una iglesia local o los creyentes por individual, aprueben o no practicar tener solo una obra de publicación, no afecta su postura ni el ser recibidos en la comunión del Cuerpo.

Sin embargo, la única obra de publicación no debiera convertirse en la base que determine si aceptamos o rechazamos a persona alguna respecto a participar en la comunión de la fe o en la comunión entre las iglesias; es decir, no es un asunto sobre el cual debamos insistir como si se tratara de un artículo de la fe. Si alguien prefiere no restringirse a una sola obra de publicación, tal persona sigue siendo nuestro hermano; todavía está en las iglesias locales auténticas. (La obra de publicación en el recobro del Señor, pág. 9)

En el entrenamiento para ancianos en 1986 el hermano Lee declaró varias veces que no toleraría más a aquellos que declaraban aceptar su ministerio mas sin embargo lo usaban o aplicaban de un modo selectivo

Una esposa podría decir a su marido: "Te amo y te tomo como esposo, pero todo cuanto me digas deberé traerlo delante del Señor para ver si ello verdaderamente constituye Su dirección para mí. Tengo que orar para determinar si debo acatar tus palabras en su integridad o sólo parcialmente, así como para determinar si ello es apropiado para mi situación". Si una esposa adopta tal actitud, ¿cómo se sentirá su marido? La actitud de esta esposa refleja una especie de disensión sutil, y su esposo no podrá tolerarla para siempre. No obstante, yo he tolerado tal actitud de parte de algunos de ustedes durante los últimos quince años; pero mi paciencia se ha agotado. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, págs. 57-58)

Quisiera dejar saber a los hermanos que han estado involucrados en esta clase de conflicto con relación a optar por otra línea, otra práctica, que ello ha inquietado y turbado a algunos santos, los cuales están muy preocupados de que las personas se pregunten qué línea deberán seguir. Tenemos que tomar una decisión a manera de resolución, la cual pueda ser compartida con todas las iglesias. Debemos hacer que los santos sean fortalecidos, que se regocijen y que hallen consolación. Me resulta intolerable la enfermedad que se ha ido propagando a fin de debilitar el Cuerpo. Tenemos que resolver este problema. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 62)

Afirmar que no es que rechacemos el ministerio pero que necesitamos orar para indagar cómo el Señor ha de guiarnos, parece ser una afirmación muy espiritual. Pero en realidad, ése es el mejor pretexto para encubrir la más sutil de las disensiones. No obstante, el encargo que Pablo les hizo a los santos de Colosas y de Laodicea no daba lugar a otras opciones. Así pues, todo lo que Pablo escribió no era solamente para cierta iglesia o para cierto grupo de iglesias, sino para todas las iglesias. Ya no debemos tolerar más nada que vaya en contra de este principio. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 63)

Sin embargo, en la presente coyuntura, siento que no debo tolerar más ciertas situaciones, debido al gran perjuicio que ya se ha causado. Ya no puedo tolerar ver que se cause más daño al recobro del Señor. Queridos santos, ya no podemos pasar por alto este asunto. ¡Vayamos a combatir! (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, págs. 85-86)

En tal palabra él hizo muy clara la distinción entre las iglesias y el ministerio, e indicó que el alcance de su comunión no aplicaba a los santos en las iglesias en general, sino que estaba dirigida a aquellos que declaraban participar en el ministerio juntamente con él pero enseñaban diferente.

Algunos de los santos han llegado a ser lo que son en el Señor en un cien por ciento a causa de mi ministerio, y yo no quiero que mi ministerio haga que ellos desperdicien sus días. Tengo que hacer algo a fin de salvaguardar la inversión que ellos han hecho al entregar todo su ser al recobro del Señor. Han renunciado a un futuro promisorio en el mundo, pero ahora no pueden sentirse muy alentados por lo que encuentran en el recobro del Señor. Tengo que ser fiel al Señor, fiel a tantos de ustedes que han sido grandemente influenciados por este ministerio e, incluso, tengo que ser fiel a mí mismo. Por esta razón, este ministerio no puede permitir que algunos pretendan estar en él y, aun así, enseñen algo diferente. No estoy pidiéndoles, en manera alguna, que abandonen su iglesia local, ni tampoco quiero decir que su iglesia local no sea más una iglesia local; más bien, estoy procurando tener comunión con ustedes sobre el impacto que ejerce este ministerio en la lucha que sostiene por los intereses del Señor en Su recobro.

No estoy hablando sobre las iglesias; estoy hablando acerca del ministerio. El ministerio es una cosa y las iglesias son otra. Podemos distinguir estas dos entidades si consideramos las epístolas escritas por Pablo. El ministerio de Pablo pertenece a una categoría, mientras que las iglesias pertenecen a otra. Pablo jamás procuró obligar a todas las iglesias a seguirlo a él en su ministerio, pero Pablo ciertamente tenía un ministerio para las iglesias. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, págs. 84-85)

La misma distinción se hace firmemente al final de la comunión de los colaboradores en La obra de publicación en el recobro del Señor (véase la referencia al comienzo de esta sección), así como la palabra del hermano Lee respecto al alcance de su comunión que también es incluida como una palabra concluyente en dicha publicación. El autor de "Análisis y respuesta" es un hermano con una educación elevada que conoce el poder de las palabras. Su distorsión del contenido, el alcance, y el tenor de La obra de publicación en el recobro del Señor solo puede entenderse como algo que deliberadamente se ha llevado a cabo. Tal práctica deshonesta en sí misma es suficiente para rechazar "Análisis y respuesta" como algo que es indigno para aquellos que aprecian la verdad.

Notas:
1Tomado de The Collected Works of Watchman Nee:
Watchman Nee:The Present Testimony (1), vol. 8, p. 88.
 Conferences, Messages, and Fellowship (1), vol. 41, p. 204.
 The Resumption of Watchman Nee's Ministry, vol. 57, pp. 142, 273, 284.
Ruth Lee:The Present Testimony (1), vol. 8, p. 81.
 Collection of Newsletters (2) & Watchman Nee's Testimony, vol. 26, pp. 297, 298.
 The Open Door (2), vol. 32, p. 474.
Witness Lee:The Open Door (2), vol. 32, p. 481.
Chen Hsi-Wen:The Open Door (1), vol. 31, p. 77.

2Correo electrónico del 13 de junio del 2005 del autor de "Análisis & Response" a Kerry Robichaux y a la lista de direcciones de los colaboradores.