"Mi intención…era animarles a que escriban"—
¿qué dijo realmente Witness Lee?

Un hermano que se opone a la comunión de los colaboradores con respecto a ser restringido a una sola obra de publicación en el recobro del Señor cita parte de una frase de un relato histórico del hermano Lee con el título de Words of Training [Palabras de entrenamiento]. Allí el hermano Lee narró los arreglos que el hermano Nee hizo para continuar la obra de publicación al hacer frente a la eminente toma del poder comunista en la China. Sin embargo, si usted lee todo el pasaje, queda en claro que en base a la orientación del hermano Nee, las tres casas de publicaciones no llevaban a cabo obras de publicación separadas como el hermano disidente da a entender; mas bien el hermano Nee manifestó explícitamente justamente lo opuesto. En el párrafo a continuación, la porción en letra cursiva son las palabras citadas por el disidente para dar la impresión que el hermano Nee estableció tres casas de publicaciones separadas, y las palabras en negrilla fueron omitidas a propósito por el disidente:

Si "fuéramos restringidos a una sola publicación", ¿porqué a comienzos de los años 1980 el hermano Lee convocó una "Conferencia de escritores"? El hermano Lee hizo memoria más tarde: "Mi intención al convocar una conferencia de escritores, era animarles a que escriban algo".

El hermano disidente toma esta cita parcial de una frase de la comunión dada por el hermano Lee como base para defender obras de publicación separadas que dan el sonido de diferentes trompetas en el ministerio al publicar diferentes enseñanzas. Esto es engañoso al máximo.

La cita se encuentra en un mensaje que lleva el título "Principios básicos con respecto al ancianato y el entrenamiento de los servidores a tiempo completo" bajo el subtítulo "Restringirnos a una sola obra de publicación". Allí el hermano Lee hace una fuerte petición para que todos los que llevan la delantera entre los colaboradores y los ancianos en las iglesias vuelvan a la práctica de ser restringidos a una sola publicación. Casi al final de dicha sección él dijo:

Aunque yo escribí algunos libros en China, nunca me atreví a publicar nada por mi propia cuenta. No me gusta dar otro sonido de trompeta. Entre nosotros solamente debiera escucharse un solo sonido de trompeta; es por eso que debemos restringirnos a una sola obra de publicación. Mi intención al convocar una conferencia de escritores, era animarles a que escriban algo, pero no de la manera en que se ha venido publicando. Esta comunión nos guardará y protegerá de proceder de manera descuidada y sin restricción alguna. (Entrenamiento para ancianos, libro 8: El pulso vital del mover presente del Señor, pág. 178) [Las palabras en letra cursiva son las que han sido citadas por el hermano disidente]

La palabra del hermano Lee fue una corrección para con los hermanos que llevan la delantera en las iglesias para que estos volvieran a la práctica histórica en el recobro del Señor de ser restringidos a una sola obra de publicación. Sin embargo este hermano disidente recorta la mitad de una frase del hablar del hermano Lee acerca de ser restringido a una sola obra de publicación para así llevar a sus lectores a creer que el hermano Lee aprobaba publicaciones independientes. La carga entera de la comunión del hermano Lee en esta porción del mensaje era justo lo opuesto.

Cuando el hermano Lee dice, "Esta comunión nos guardará y protegerá de proceder de manera descuidada y sin restricción alguna", él se refiere a su comunión para con los hermanos de ser restringidos a una sola obra de publicación. Al mencionar el hermano Lee la conferencia de escritores no era para alentar a los hermanos a llevar a cabo una obra de publicación independiente, sino para recordarles los problemas que habían surgido debido a que algunos habían hecho uso de la oportunidad para publicar sus propias enseñanzas de una manera descuidada y sin restricción alguna, sin comunión y sin tener en cuenta el efecto causado por dichas enseñanzas en cuanto a la unidad entre las iglesias.

La conferencia de escritores fue convenida en mayo de 1980, al mismo tiempo que las iglesias estaban iniciando las acciones legales por difamación contra los libros The Mindbenders y The God-men. La carga de la conferencia de los escritores era que algunos surgieran para escribir artículos para defender y confirmar las verdades liberadas por medio del ministerio en contra de aquellos que distorsionaron y se opusieron a la enseñanza en el recobro del Señor. Jamás hubo el pensamiento de alentar a los hermanos a llevar a cabo obras de publicación aparte e independientes para promover sus propios comentarios o interpretaciones de las verdades bíblicas. La mayor parte de la conferencia fue una comunión abierta y mutua referente a los varios tipos de escritos que se requerían y a los temas que deberían cubrirse. Jamás tuvo el hermano Lee la intención que los hermanos hicieran uso de la oportunidad para fomentar sus propios ministerios, pero debido a la ambición desenfrenada de parte de algunos hermanos, eso fue lo que surgió. Su palabra en 1986 era una corrección para con esos hermanos. Su carga es claramente evidente en las siguientes palabras que dieron comienzo a esta sección de su comunión con los que llevan la delantera:

Algo que ha generado problemas en el recobro del Señor ha sido el hecho de que tenemos diferentes obras de publicación. Si realmente hemos tomado en serio el recobro del Señor, debemos evitar involucrarnos en cualquier clase de problema. Cuando estuvimos en China, solamente existía la obra de publicación del hermano Nee, y el Gospel Room [Casa de publicaciones evangélicas] era de él exclusivamente. Él me pidió que le ayudara en la obra de publicación, y yo escribí algunos libros, entre los cuales había uno sobre la genealogía de Cristo, así como una traducción de una parte de Earth’s Earliest Ages [Las primeras eras de la tierra] de Pember, y otros libros sobre el reino de los cielos. Yo nunca publiqué nada por mi propia cuenta, sino que siempre enviaba una copia de mi manuscrito al Gospel Room, que estaba a cargo del hermano Nee y de su ayudante. Era a juicio de ellos si mi manuscrito debía ser publicado o no. Siempre me gustaba que revisaran mis manuscritos, y me hicieran saber si había alguna inexactitud en cuanto a la verdad. No es una tarea insignificante escribir un libro que explique el reino de los cielos. Así que, me gustaba que mi material fuera revisado por ellos. Esto me fue de gran ayuda y me brindó protección. El hermano Yu, el oculista, tradujo algunos libros de los místicos, pero no publicó nada. En aquel entonces sólo hubo una sola obra de publicación. Todo lo que se publicaba procedía del Gospel Room del hermano Nee, ya que entendíamos que publicar literatura equivalía a dar el sonido de trompeta al pueblo de Dios. No sólo se está tocando la trompeta cuando se dan mensajes, sino aun mucho más cuando se publica literatura. (Entrenamiento para ancianos, libro 8: El pulso vital del mover presente del Señor, págs. 176-177)

Los siguientes puntos críticos en esta palabra son reflejados en la comunión de los colaboradores de título La obra de publicación en el recobro del Señor:

Estos puntos están basados en el fuerte deseo de evitar crear confusión y división entre los santos en el recobro del Señor. Ellos dan evidencia de una clara comprensión de la unicidad del recobro del Señor y del deseo del Señor de mantener un testimonio de la unidad del Cuerpo de Cristo.

Tal cuidado no es evidente en los escritos del hermano disidente. En vez de presentar la carga expresada explícitamente que encontramos en la comunión del hermano Lee, este hermano disidente optó por tergiversar la palabra del hermano Lee por medio de seleccionar palabras para poder dar apoyo a su punto de vista prejuiciado. El hermano Lee dio conclusión a su hablar sobre este tema al proponer a los hermanos que llevan la delantera que hicieran "los cambios que sean necesarios con relación al ancianato" basados en la oración y la consideración de ellos con respecto a su comunión de ser restringidos a una sola obra de publicación (Entrenamiento para ancianos, libro 8: El pulso vital del mover presente del Señor, pág. 179). El hacer uso de un fragmento de una frase fuera de contexto para justificar su propio argumento, no es el actuar de una persona de principios. Todo aquel que distorsiona de esta manera las palabras de los hermanos que llevan la delantera en el ministerio entre nosotros no es de fiar y no se le debe seguir.