Saltar a la siguient sección de este artículo:

La afirmación de Witness Lee a los ancianos en Canadá en 1993

Parte 3

Las iglesias en California, el oeste de Malasia, y Taiwán también enviaron una carta abierta para poner en cuarentena a estos. En este asunto, estamos tocando una gran verdad, la verdad del Cuerpo. ¿Será que honramos el Cuerpo? Las iglesias en California, en el oeste de Malasia, y en Taiwán son partes del Cuerpo. ¿No deberíamos honrarlas y respetar su sentir? (The Problems Causing the Turmoils in the Church Life, págs. 18-19, del hablar de Witness Lee en una reunión con los ancianos de las iglesias en Canadá el 14 de agosto de 1993)

Estar firmes con las iglesias que ponen en cuarentena a los divisivos

El 1 de febrero de 19931, los ancianos de las iglesias en el área metropolitana de Toronto escribieron a los que tomaban la delantera en Vancouver, criticándolos por haber recibido a hermanos que habían sido puestos en cuarentena por otras iglesias. En la carta de los hermanos de las iglesias en el área metropolitana de Toronto, ellos citaron las razones por las que cuatro hermanos habían sido puestos en cuarentena por las iglesias. Ellos dijeron:

Esos cuatro hermanos :

1) han negado la posición de las iglesias en el recobro del Señor;

2) han producido reuniones divisivas;

3) han intentado sacar a los santos de las iglesias locales para que los sigan a ellos; y

4) han adelantado ataques infundados y maliciosos sobre algunos de los hermanos que toman la delantera en el recobro y en especial en contra del hermano Lee y su ministerio.

Actualmente, Titus Chu y los obreros divisivos que están al lado de él han negado la posición de todas aquellas iglesias locales que reconocen el liderazgo de los colaboradores en el ministerio, llamándolas "iglesias ministeriales". Esta fue la misma acusación que hicieron los divisivos que habían sido puestos en cuarentena en 1980, en contra de aquellas iglesias que reconocieron el liderazgo del hermano Lee en el ministerio (véase The Practice of the Church Life according to the God-ordained Way, págs. 15-16 y págs. 28-29; y The Ministry of the New Testament and the Teaching and Fellowship of the Apostles, págs. 13-14). La naturaleza divisiva de la obra de Titus Chu se ha incrementado en su manifestación, a medida que los ancianos que han sido designados por él han actuado para cortar a sus iglesias de la comunión del Cuerpo y, en algunos casos, han efectuado excomuniones masivas de miembros que han estado durante mucho tiempo en las iglesias de sus localidades, para consolidar su control. Aún más, nadie puede negar el tono malicioso de los ataques infundados hechos por Titus Chu y Nigel Tomes, en contra de los colaboradores que toman la delantera en el recobro del Señor, quienes están laborando para continuar en la línea del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee.

Los ancianos de las iglesias en el área metropolitana de Toronto declararon:

La carta abierta de las iglesias no solo es una indicación de la posición de esas iglesias, sino también de la posición del Cuerpo de Cristo, que incluye a las iglesias en Canadá, y la posición de muchos santos de la iglesia en Vancouver. Hermanos, ¿por qué se oponen a la posición que es para mantener la unidad del Cuerpo y el avance del recobro del Señor? Fervorosamente les pedimos que reconsideren su posición en este asunto por causa del recobro del Señor y de la unidad del Cuerpo de Cristo. ¿Por qué no deberíamos poner en cuarentena a aquellos que han dañado espiritualmente a muchos queridos santos y han traído confusión y un daño serio a tantas iglesias? ¿No es esto una ofensa muy seria contra el Señor y un daño tremendo a Su Cuerpo y Sus iglesias?

Con respecto a Joseph Fung y [el hermano "X"], ustedes claramente han violado la enseñanza de las Escrituras en Romanos 16:17 y Tito 3:10. Estos versículos son cruciales para proteger el Cuerpo de Cristo de los gérmenes que son esparcidos por aquellos que causan divisiones. Sin embargo, para poder justificar su posición ustedes han enseñado de manera diferente el significado y el uso de estos versículos, al que le dan tanto el Nuevo Testamento, como el hermano Nee y el hermano Lee.

Aquí los ancianos de las iglesias en el área metropolitana de Toronto igualaron la posición de las iglesias en California, con la posición del Cuerpo de Cristo. Ellos reconocieron que al no ser uno con la cuarentena impuesta por un grupo de iglesias a algunos hermanos que habían "dañado espiritualmente a muchos queridos santos y habían traído confusión y un serio daño a tantas iglesias", eso era "una ofensa muy seria contra el Señor y un daño tremendo a Su Cuerpo y Sus iglesias". Todo parece indicar que los ancianos del área metropolitana de Toronto, que se oponen a la cuarentena impuesta a Titus Chu hoy día, han perdido completamente tal comprensión del Cuerpo.

La seria preocupación de la iglesia respecto a la posición de los ancianos

El 5 de febrero de 1993, tres hermanos escribieron a las iglesias en Canadá, en nombre de los ancianos del área metropolitana de Toronto, acerca de su mutua preocupación respecto a la posición de los que tomaban la delantera en Vancouver: "… nosotros, así como ustedes, estamos muy preocupados respecto a la posición de los ancianos de la iglesia en Vancouver". Ellos adjuntaron a esta carta copias de la correspondencia entre ellos y los que tomaban la delantera en Vancouver, desde abril de 19922. En su carta, los hermanos del área metropolitana de Toronto dijeron que los que tomaban la delantera en Vancouver:

Habían llegado a conclusiones impropias respecto a la situación en el área metropolitana de Toronto, basados en rumores y habían participado en actividades que habían menoscabado la unidad del Cuerpo de Cristo. No decimos esto de una manera liviana.

Al separar de manera efectiva a las iglesias que reciben su ministerio, de la comunión completa y abierta con el resto de las iglesias locales, Titus Chu y aquellos que laboran con él han creado una atmósfera en la cual los santos de aquellas iglesias no conocen en su totalidad, la situación verdadera en el recobro del Señor. En esta condición de aislamiento, aún los ancianos pueden fácilmente llegar a conclusiones impropias, basados en los rumores y falsos reportes propagados por Titus Chu, Nigel Tomes y otros. Igual que en 1993, aquellos que propagan rumores y falsos reportes han guiado a muchos a participar "en actividades que han menoscabado la unidad del Cuerpo de Cristo". Igual que antes, no debemos tomar esto livianamente.

La comunión del hermano Lee con los que toman la delantera en Canadá

En el verano de 1993, algunos hermanos de Canadá solicitaron un tiempo de comunión con el hermano Lee para revisar lo que había ocurrido en Vancouver y para buscar la manera de que las iglesias en Canadá pudieran avanzar en unanimidad. En agosto 13 al 15 cerca de treinta hermanos de toda Canadá, incluyendo a los hermanos del área metropolitana de Toronto, se reunieron con el hermano Lee en su casa. La comunión del hermano Lee en ese momento se convirtió en The Problems Causing the Turmoils in the Church Life. Animamos a todos los santos a que lean la totalidad del libro, ya que es bastante aplicable a la situación presente en el recobro del Señor. He aquí unos pocos extractos (el énfasis ha sido añadido):

El quinto problema es que no nos preocupa la disciplina. La disciplina consiste en apartarnos de los que causan problemas. Aparte de la oposición que está fuera de nosotros, ahora hay un disturbio entre nosotros. Puesto que algunos están tratando de crear divisiones entre nosotros y tratando de hacer que otros tropiecen, ¿qué debemos hacer? Según la enseñanza de los apóstoles, nosotros deberíamos apartarnos de ellos y no tolerarlos más.(pág. 18)

Les mencioné sólo cuatro nombres de unos que deberían ser puestos en cuarentena. Las iglesias en California, el oeste de Malasia y Taiwán también enviaron una carta abierta para poner en cuarentena a estos. En este respecto estamos tocando una gran verdad, la verdad del Cuerpo. ¿Será que honramos el Cuerpo? Las iglesias en California, el oeste de Malasia, y Taiwán son partes del Cuerpo. ¿No deberíamos honrarlas y respetar su sentir? Pero algunos no estaban claros ni fortalecidos para guardar la verdad y mantener el sentir del Cuerpo, el cual incluye a todas las iglesias. (págs. 18-19)

Ha ocurrido disturbio tras disturbio debido a que no conocemos el Cuerpo. El único remedio que puede curarnos de esta clase de enfermedad es ver el Cuerpo. Cuando el hermano Nee enseñó acerca del Cuerpo, él dijo que en cualquier cosa que hagamos, necesitamos considerar cómo se van a sentir las demás iglesias. Cuando hagamos algo, no debemos olvidarnos que somos miembros del Cuerpo y el Cuerpo no es solamente una iglesia local. La iglesia local no es el "Cuerpo local"; si lo es, habrá llegado a convertirse en una secta local. El Cuerpo es el Cuerpo de Cristo, que está constituido por el Dios Triuno con todos los creyentes en la tierra, con todas las iglesias locales.

Tanto el ministerio como muchas iglesias en el recobro tomaron la decisión de poner en cuarentena a ciertos divisivos. Algunos no aceptaron esta decisión y aún se han unido a estos divisivos. Ellos han menospreciado el sentir del Cuerpo. La manera en que nos comportemos depende del grado en que hayamos visto el Cuerpo. (págs. 28-29)

[R]ecibir a una persona que haya causado problemas en el recobro y que todavía los cause, involucra al Cuerpo grandemente. Si nos comportamos apropiadamente, estamos bien en el Cuerpo. Pero si hacemos algo que el Nuevo Testamento condena, el Cuerpo tiene derecho de decir algo. Sin duda, el Cuerpo revisará con una iglesia local si existe alguno entre ellos que sea causante de división y que no haya sido disciplinado aún. Si ellos no disciplinan a tal persona, están mal y están ofendiendo el Cuerpo. (pág. 31)

Sin importar qué tanta ayuda hayamos recibido de alguno en el pasado, si él hace algo que ofende al Cuerpo, debemos practicar la verdad. Debemos conocer el Cuerpo y confiar en el Cuerpo. Las iglesias en California escribieron una carta abierta porque sentían la carga y se sentían responsables de que las iglesias alrededor del globo pudieran conocer el daño que algunos causaron en California y la pérdida que han sufrido. En esa carta abierta ellos dijeron que habían tomado la decisión de ponerlos en cuarentena. ¿Será que debemos escuchar a las iglesias o tomar cuidado de nuestra propia observación acerca de la situación? Si hacemos a un lado la notificación de tantas iglesias y nos ponemos a investigar la situación personalmente, esto es una ofensa para el Cuerpo. ¿Será que respetamos el Cuerpo o nos respetamos a nosotros mismos? (pág. 32)

Tristemente, algunos de los ancianos del área metropolitana de Toronto se han apartado de la comunión del hermano Lee y de la comprensión apropiada del Cuerpo. Mediante su rechazo a la carta de advertencia de los colaboradores, que ponía en cuarentena a Titus Chu y a algunos de sus colaboradores, y el rechazo a la afirmación de muchas iglesias a seguir tales acciones, ellos están ofendiendo el Cuerpo de la misma manera en que lo hicieron los que tomaban delantera en Vancouver, cuando rechazaron la cuarentena impuesta por Toronto al hermano "X" y la cuarentena de las iglesias a Joseph Fung

"¡Su posición es nuestra posición!"

El 23 de agosto de 1993 después de reunirse con el hermano Lee, los ancianos en representación de las iglesias en Canadá, incluyendo los ancianos y colaboradores del área metropolitana de Toronto, escribieron una carta abierta a los que estaban causando divisiones en Vancouver y en Toronto. (El 30 de agosto de 1993, ellos adjuntaron esa carta a una carta abierta a todas las iglesias en el recobro del Señor.) En ella decían:

Esta carta es para dar a conocer nuestra objeción a su sectarismo. ¡Ustedes se han separado de la comunión universal del Cuerpo de Cristo y más específicamente de la comunión de las iglesias locales, que son la expresión de único Cuerpo! Como representantes de las iglesias en Canadá, declaramos que no podemos sancionar el camino de división que han tomado. Ustedes han demostrado que se han separado de la comunión al rechazar la disciplina de tantas iglesias a Joseph Fung y otros hermanos como él, y han ignorado descuidadamente el daño que estos hermanos han causado al Cuerpo de Cristo. Como iglesias en el Canadá, ¡somos uno con las decisiones delas otras iglesias de la tierra! ¡Su posición es nuestra posición!

Es imposible conciliar estas declaraciones con la posición actual de aquellos en la iglesia en Toronto, quienes públicamente rechazan "la disciplina de tantas iglesias". En un artículo reciente que ha sido colocado en la Internet, Nigel Tomes descalifica las cartas de las iglesias que apoyan la acción tomada por los colaboradores al poner en cuarentena a Titus Chu, diciendo: "Las federaciones de iglesias locales, a través de sus líderes, han prometido alianzas a los ‘colaboradores compenetrados’". No podemos conciliar la manera como han torcido las cartas de las iglesias, al compararlas con la declaración conjunta que hicieron las iglesias en Canadá, cuando el propio Nigel firmó en unanimidad apoyando la decisión de las demás iglesias en la tierra. Tal parece que la norma de la verdad de Nigel es que tales afirmaciones son apropiadas cuando apoyan su posición e impropias cuando no lo hacen.

Conclusión

Después de una lectura cuidadosa de este artículo y de todas las cartas en las cuales se basa, es evidente que algunos de los que toman la delantera en Toronto actualmente, han abandonado su posición previa de practicar la unanimidad en el Cuerpo de Cristo en el recobro del Señor. Estos hermanos continúan recibiendo y apoyando a Titus Chu y Nigel Tomes. Al hacerlo, están actuando en contra de la comunión personal que el hermano Lee tuvo con los ancianos de Canadá en 1993, en la cual él les hizo una advertencia referente a que no ser fieles para tratar con "aquellos que causan divisiones entre nosotros", es una ofensa en contra del Cuerpo y un daño para el Cuerpo (The Problems Causing the Turmoils in the Church Life, pág. 31). Ellos también están actuando en contra de la posición que tenían hace catorce años.

Tristemente, los disidentes de Toronto ya no pueden declarar: "¡Somos uno con las decisiones de las demás iglesias de la tierra!" La posición de las iglesias ya no es su posición. Su posición actual es realmente la misma que criticaron hace años de los que tomaban la delantera en Vancouver. Ellos se ha separado de "¡la comunión universal del Cuerpo de Cristo y más específicamente de la comunión de las iglesias locales, las cuales son la expresión del único Cuerpo!" La verdad jamás cambia; los hermanos de Toronto sí lo han hecho. ¡Qué pérdida tan trágica para ellos y para los santos en Toronto que los siguen!

Regresar a la parte 2 Continuar a la sección de cartas

Cartas de referencias de éste artículo1


Notas:

1Todas las cartas son en inglés solamente.

2La mayoria de las cartas en este sitio de la controversia entre Toronto y Vancouver forman parte de este grupo.