Saltar a la siguiente sección de éste artículo:

La base utilizada por los ancianos del área metropolitana de Toronto para poner en cuarentena a un hermano en 1992

Parte 1

Puesto que hay algunos que están tratando de crear divisiones entre nosotros y haciendo que otros tropiecen, ¿qué debemos hacer? Deberíamos, conforme a la enseñanza de los apóstoles, apartarnos de ellos y no tolerarlos. (The Problems Causing the Turmoils in the Church Life, pág. 18, del hablar de Witness Lee en una reunión con los ancianos de las iglesias en Canadá en agosto de 1993)

Poner en cuarentena a un hermano por hacer actividades divisivas

El 24 de julio de 19921, los ancianos de las iglesias en el área metropolitana de Toronto enviaron una carta al hermano X2 para decirle que debido a sus actividades divisivas, ya no sería recibido más en la comunión del recobro del Señor. El paralelo que existe entre las razones para poner en cuarentena al hermano X y las razones expuestas en la carta de los colaboradores advirtiendo respecto a Titus Chu y algunos de sus colaboradores, son sorprendentes. Los ancianos en Toronto dieron tres razones para efectuar su acción:

(1) "Ustedes tienen sus propias reuniones semanales sin tener la comunión y la coordinación apropiadas con los ancianos. Ustedes están usando estas reuniones para llevar a cabo su obra divisiva". Si en 1992 los ancianos de Toronto pusieron en cuarentena a un hermano por llevar a cabo sus propias reuniones que rivalizaban con las reuniones de la iglesia en Toronto, ¿por qué ahora buscar justificar las actividades divisivas de Titus Chu? Él ahora conduce sus propios entrenamientos, conferencias, y otras obras que rivalizan con aquellas que adelantan los colaboradores en el recobro del Señor, sin tener "la comunión y la coordinación apropiadas" con ellos y, de hecho, desafiando las advertencias y contrariando los acuerdos previos a los que había llegado.

(2) "Usted está involucrado en escribir y distribuir publicaciones semanales que atacanla iglesia, el recobro del Señor, los ancianos y el ministerio, tanto abierta como soterradamente. Estos materiales no solo no edifican, sino que menoscaban muchas de las verdades y las prácticas que hemos seguido durante décadas". Si en 1992 los ancianos de Toronto pusieron en cuarentena a un hermano por llevar a cabo su propia obra de publicación, ¿por qué ahora condenan la afirmación que los colaboradores hacen, respecto a la comunión del hermano Lee acerca de restringirnos a una sola obra de publicación para llevar a cabo el ministerio en el recobro del Señor? ¿Por qué ahora apoyan a aquellos, incluyendo a Titus Chu y a Nigel Tomes, quienes han "atacado tanto abierta como soterradamente" tanto el principio que ha preservado la unidad de las iglesias en el recobro del Señor durante décadas, como a los colaboradores que laboran en el ministerio en el recobro del Señor conforme a dicho principio? ¿Por qué ahora defienden los escritos de Titus Chu y de aquellos tales como Nigel Tomes? ¿Será que no reconocen que estos escritos "menoscaban muchas de las verdades y las prácticas que hemos seguido durante décadas", incluyendo aquellas expuestas en su propia correspondencia con Vancouver?

(3) "Recientemente usted ha tenido un contacto cercano con John So y también ha llevado a cabo una reunión donde Joseph Fung habló a algunos de los santos locales. Estos dos habían sido puestos en cuarentena por muchas iglesias en el recobro del Señor porque han causado divisiones.En Romanos16:17 el apóstol Pablo nos exhorta a que nos fijemos en los que causan divisiones y que nos apartemos de ellos". El hecho de que el hermano "X" haya tenido contacto con hermanos que habían sido puestos en cuarentena, produjo una gran preocupación entre los hermanos del área metropolitana de Toronto. A pesar de que las actividades del hermano X habían sido llevadas a cabo, en gran parte, en un área pequeña, aún así los hermanos del área metropolitana de Toronto lo vieron como uno que "… causaba división en el Cuerpo de Cristo". Si en 1992 los ancianos de Toronto disciplinaron a un hermano debido a que "había tenido contacto cercano y se había involucrado abiertamente… con hermanos que habían sido puestos en cuarentena por muchas iglesias en el recobro del Señor, porque habían causado divisiones", ¿por qué ahora ellos mismos están practicando las misma cosas? Aún más, en su reciente "Determinación y Recomendación", dada por la iglesia en Toronto, se asegura que no existe una base bíblica para poner en cuarentena al hermano Titus Chu, porque él no ha negado ningún punto esencial de la fe. Sin embargo, aquí los ancianos de Toronto no citan ningún punto específico que el hermano "X" haya negado; ellos simplemente dicen que sus actividades eran divisivas y por lo tanto dañinas para la iglesia.3

Los ancianos de Toronto indican que esta acción fue necesaria porque:

El año pasado, en muchas ocasiones, colectiva e individualmente, les hemos llamado la atención referente a nuestra profunda preocupación referente a las actividades divisivas en medio de nosotros. Desde octubre de 1991, cuando ustedes cesaron abruptamente de asistir a las reuniones de ancianos y colaboradores, hemos buscado continuamente poder tener comunión personal con ustedes para poder explicarles nuestra profunda preocupación, para que la unidad del Cuerpo de Cristo pueda ser preservada.

Los colaboradores, al tratar con Titus Chu, trataron de tener comunión personal para explicarle los problemas causados por su ministerio durante muchos años. Cuando él y aquellos que laboran con él dejaron de participar en las reuniones de oración y comunión, y su rechazo desafiante hacia la comunión de los colaboradores se hizo manifiesto, ellos le escribieron para expresarle su profunda preocupación respecto a su ministerio en tres oportunidades: el 4 de junio del 2005, 25 de agosto del 2005 y 27 de junio del 2006. En cada caso, él continuó menospreciando sus súplicas para que ajustara su rumbo.

Primero, Nigel Tomes escribió a los colaboradores manifestando su preocupación acerca de la publicación de la afirmación que los colaboradores hicieron de la comunión del hermano Lee referente a restringirnos a una sola obra de publicación. Él recibió múltiples respuestas, que él mismo calificó como "útiles". No obstante, cuando se publicó el documento La obra de publicación en el recobro del Señor, lanzó un ataque público contra el principio articulado allí y finalmente en contra de los propios colaboradores. Su retórica siempre ha sido estridente y divisiva. Él ha tratado de torcer tanto los enunciados de los colaboradores, como los de los hermanos Nee y Lee, para hacer que los buscadores que desean continuar en la misma línea ministerial establecida por los hermanos Nee y Lee, acumulen desdeño. Igualmente se ha rehusado a ser corregido y no se ha arrepentido.

"Arrepentirse y cesar las actividades divisivas"

Los ancianos en Toronto concluyeron su carta al hermano "X" diciendo:

Therefore, for the sake of keeping the genuine oneness of the Body, you force us to make the decision that until you repent of and stop your involvement in these divisive activities, we can no longer receive you in the fellowship of the Lord's recovery. As such a brother, you are no longer allowed to attend any church meetings. This decision will be made known to the saints in the three churches in Metro Toronto.

El 27 de junio del 2006, los colaboradores le escribieron una carta privada a Titus, instándole a arrepentirse. Su respuesta fue lanzar un vasto ataque público a los colaboradores en la Internet, lleno de auto-justificación y alardeando orgullosamente respecto a su obra. En su respuesta, Titus distorsionó muchas de las declaraciones de los colaboradores y atacó el entendimiento de la verdad que ha preservado la unidad en el recobro del Señor durante décadas. Si los ancianos de Toronto tenían justificación para poner en cuarentena a un hermano que se rehusó a "arrepentirse y detenerse", en cuanto a su participación en actividades divisivas que se limitaban al área metropolitana de Toronto, cuánto más tienen justificación los colaboradores para poner en cuarentena a unos hermanos que públicamente han colocado ataques en la Internet, en contra de los que lideran en el ministerio en el recobro del Señor, con la intención de diseminarlos mundialmente.

Una cuarentena mundial

También es muy significativo que los ancianos en Toronto no pusieron en cuarentena al hermano "X" con respecto a la iglesia en Toronto o las iglesias en el área metropolitana de Toronto, sino con respecto a "la comunión en el recobro del Señor"; es decir, con respecto a todas las iglesias en el recobro del Señor en la tierra. Según su punto de vista en aquel entonces, ejercitar la cuarentena hacia un hermano en una iglesia significaba ponerlo en cuarentena en todas las iglesias.

Explicando a las iglesias las razones para poner en cuarentena a un hermano

En una carta con fecha del 5 de agosto del 19921, los ancianos y los colaboradores del área metropolitana de Toronto informaron a los ancianos de todas las iglesias en Canadá acerca de la cuarentena del hermano "X". Dicha carta enumeraba las mismas tres razones para ponerlo en cuarentena:

  1. "Organizar sus propias reuniones semanales… sin tener la comunión y la coordinación apropiadas con los ancianos locales, para poder llevar a cabo su propia obra divisiva".
  2. "Por estar involucrado en escribir y distribuir publicaciones semanales que atacan la iglesia, el recobro del Señor, los ancianos locales y el ministerio, tanto abierta como soterradamente".
  3. Por tener un contacto cercano y estar involucrado abiertamente con… hermanos que han sido puestos en cuarentena por muchas iglesias en el recobro del Señor, debido a que causaron divisiones".

Los hermanos del área metropolitana de Toronto afirman que ellos "tuvieron comunión con él [el hermano "X"] en privado, para exigirle que suspendiera su obra y aprendiera a ser un hermano más entre nosotros." Pero el hermano "X" no hizo caso a la exigencia. En lugar de ello él "…continuó involucrándose en las reuniones divisivas y en las publicaciones". De manera similar, los colaboradores exhortaron a Titus Chu a que abandonara su obra independiente y que la trajera a la comunión compenetrada de todos los colaboradores. Titus rechazó esa comunión. En la apertura de la carta a las iglesias en Canadá, los hermanos del área metropolitana de Toronto afirman:

Durante los últimos años, ha habido indicaciones de la intención [del hermano "X"] de establecer su propia obra y por causa de ello ha conducido a los santos a la división. Nosotros, como ancianos, hemos tolerado muchas de estas actividades, con la esperanza de que por medio de la comunión y el paso del tiempo, nuestro hermano pudiera arrepentirse y ser restaurado en la unidad práctica que disfrutamos en el recobro del Señor. Las iglesias aquí han venido pasando por un gran disturbio, especialmente en los dos últimos años, primordialmente debido a esta obra [del hermano "X"] entre los santos.

Aparentemente, los ancianos en Toronto hicieron lo más apropiado para tratar de rescatar a este hermano. Ellos soportaron las actividades del hermano "X" durante un tiempo, con la esperanza de que el hermano pudiera ser rescatado mediante el pastoreo. Los ancianos decidieron actuar para disciplinarlo, sólo hasta que se hizo manifiesta su falta de voluntad para arrepentirse y el disturbio en la iglesia causado por sus actividades divisivas había llegado a un nivel que demandaba algún tipo de acción. Esto concuerda con los pasos tomados por los colaboradores en su intento por rescatar a Titus Chu de convertirse en un factor de división en el recobro del Señor. Durante muchos años trataron de pastorearlo, tanto personalmente como en la comunión compenetrada de los colaboradores. Debido a la confusión causada en el recobro por la diseminación y el contenido mismo de sus propias publicaciones, los colaboradores se sintieron obligados a clarificar su posición referente a la obra de publicación en La obra de publicación en el recobro del Señor. Los colaboradores tomaron la firme decisión de emitir una carta de advertencia respecto a él, solo hasta tanto la oposición de Titus Chu y de aquellos que lo apoyan agresivamente se hizo pública y después que se hizo manifiesto el incremento del efecto divisivo de su obra en las iglesias.

A medida que leen esta carta del 5 de agosto de 1992, por favor consideren todo lo que han leído y escuchado de los ancianos disidentes de Toronto y de otros que han rechazado la cuarentena impuesta a Titus Chu. Es irónico que las tres cosas llevadas a cabo por un hermano de la localidad hace catorce años, haya causado que los hermanos del área metropolitana de Toronto dijeran: "…ya no podemos recibirlo como un hermano", mientras que ahora defienden a Titus Chu por hacer las mismas cosas a una escala mucho más global.

Esperando que las iglesias tomen en cuenta su cuarentena

Casi al final de esta carta ellos le piden a los ancianos a quienes les están escribiendo, que "se rehúsen a recibir al hermano "X" en la comunión de las iglesias donde ellos llevan la responsabilidad, y que vigilen atentamente para advertir a los santos de la localidad que pudiesen tener contacto con él [el hermano ‘X’]." Ellos no le piden a la iglesia allí que establezcan un "Comité de Revisión" o que publiquen una "Determinación y Recomendación" con respecto a si se justificaba o no ejercer la cuarentena impuesta por las iglesias del área metropolitana de Toronto. Ellos dicen rotundamente: "rechacen a ese hermano".

La base bíblica para la cuarentena

En su carta a las demás iglesias, los hermanos del área metropolitana de Toronto no presentan una base bíblica para poner en cuarentena al hermano "X". Esto pudo haber sucedido porque ellos sabían que los que tomaban la delantera en las iglesias, entendían que la división es el terreno bíblico para la cuarentena. Hoy día, algunos alegan la falta de bases bíblicas como una razón para que la iglesia en Toronto y otras iglesias no hayan honrado la carta de advertencia de los colaboradores compenetrados, respecto a Titus Chu. Algunos han argumentado, según su punto de vista, que puesto que Titus no se ha desviado hacia las herejías en ningún punto esencial de la fe, no hay terreno para ponerlo en cuarentena. No obstante, los hermanos del área metropolitana de Toronto no citaron los puntos esenciales que el hermano "X" había repudiado; ellos simplemente hicieron alusión a su división, como un terreno suficiente para ponerlo en cuarentena. Ellos demostraron un claro entendimiento tanto de Romanos 16:71 como de Tito 3:10, lo cual ahora es una carencia en los escritos de los disidentes.

Conclusión

En 1992 al 1993 los hermanos del área metropolitana de Toronto pusieron en cuarentena a un hermano por participar en actividades divisivas. Dicha cuarentena se basó en tres factores concernientes a las acciones del hermano:

  1. Llevar a cabo sus propias reuniones,
  2. Producir y diseminar sus propias publicaciones divisivas, y
  3. Asociarse con hermanos que habían sido puestos en cuarentena por el Cuerpo.

Hoy día, muchos de los mismos hermanos del área metropolitana de Toronto defienden y mantienen la comunión con un hermano, Titus Chu, quien ha sido puesto en cuarentena por el Cuerpo debido a sus actividades divisivas. Este hermano tiene su propia obra de publicación y lleva a cabo sus propios entrenamientos, conferencias, y otra obra aparte de la comunión del Cuerpo que rivaliza con el ministerio general en el recobro del Señor. Titus Chu y Nigel Tomes han atacado a los colaboradores y a las iglesias en el recobro del Señor tanto directa como soterradamente. El resultado ha sido la división, así como sucedió en 1992.

En la conclusión de "Determinación y Recomendación", algunos hermanos de Toronto, exceptuando uno que firmó las cartas en 1992-93, afirman que la cuarentena de Titus Chu es impropia porque él no ha negado los asuntos esenciales de la fe. Les preguntamos a los hermanos de Toronto: ¿Será que el hermano "X" había negado los asuntos esenciales de la fe? Si la división que se produjo localmente en las iglesias del área metropolitana de Toronto fue razón suficiente para poner en cuarentena a ese hermano en todas las iglesias en el Cuerpo, ¿no se justifica más poner en cuarentena a un hermano cuya obra ha causado disturbios y división entre las iglesias alrededor del globo?

  Continuar con la parte 2

Cartas de referencias de éste artículo


Notas:

1 En inglés solamente.

2 La identidad del hermano " X" y de los demás hermanos que participaron en sus actividades divisivas han sido protegidas en estos artículos y  en  la  correspondencia que figura en la página Web http://www.afaithfulword.org/spanish/articles/TorontoCorrList.html.

3 La carta de advertencia de los colaboradores hace referencia a 15 pasajes de la Escritura, en comparación con la única referencia en esta carta. Cuando los hermanos del área metropolitana de Toronto escribieron a todas las iglesias en Canadá, en diciembre 14 de 1992, explicando la cuarentena impuesta al hermano "X", los dos versículos que ellos citaron como justificación fueron Romanos 16:17 y Tito 3:10, los cuales hablan de una persona divisiva o sectaria y ambos versículos fueron citados al principio de la carta de advertencia de los colaboradores, respecto a Titus Chu y aquellos que promueven y diseminan sus enseñanzas divisivas, sus publicaciones, sus prácticas y sus puntos de vista. Por tanto, el reclamo de algunos de los hermanos del área metropolitana de Toronto de que no existe una base bíblica para poner en cuarentena a Titus Chu por sus actividades divisivas, no tiene ningún mérito en absoluto según su propio criterio.