Saltar a la siguiente porción de este artículo:

Hablando a todo el Cuerpo de Cristo

Un hermano disidente, quien se esfuerza en desacreditar por cualquier medio a los hermanos que ministran como colaboradores entre las iglesias, ataca al hermano Ron Kangas por una declaración que hizo en el siguiente párrafo de la reunión ministerial del miércoles por la noche en el entrenamiento de tiempo completo de Anaheim durante la primavera del 2001:

No podemos disfrutar a Cristo como la buena tierra sin el Cuerpo; debemos ser uno con el Cuerpo para pelear por la tierra, para poseer la tierra y para compartir nuestra porción de la tierra (Nm. 32:1-32; Jos. 22:1-9). Debemos ser uno con el Cuerpo —esto es con toda la iglesia en la tierra— para pelear por la tierra, para poseer la tierra y para compartir nuestra porción de la tierra. Una iglesia local en particular, como iglesia local, no puede poseer al Cristo todo-inclusivo. Las más de cincuenta iglesias en el sur de California no son suficientes para poseer al Cristo todo-inclusivo. Necesitamos a todo el Cuerpo, la iglesia universal completa en unidad. Esto es un hecho. Debemos aprender a tener la vida de iglesia en dos niveles simultáneamente: el nivel de seguir la dirección del Señor en nuestra localidad para tomar cuidado de la situación local y el nivel de seguir la dirección del Señor en el Cuerpo universalmente. Las siete veces al año que nos reunimos son para el Cuerpo universal, para el hablar a todo el Cuerpo y para el guiar del Señor a todo el Cuerpo. Cualquier lugar que devalúe estas reuniones lo hace bajo su propio riesgo espiritual e indica que no conoce los dos niveles de la edificación de Dios de acuerdo con Efesios 2. Ellos se preocupan por su lugar, pero no se preocupan por la iglesia universal. (Ron Kangas, "Possessing the Good Land," The Ministry Magazine, tomo 7, núm. 9, pág. 169) [Las palabras en cursivas son aquellas citadas por el hermano disidente]

De acuerdo con este disidente, el hermano Ron cometió un serio error al decir que el hablar en los entrenamientos internacionales y conferencias es para todo el Cuerpo. De acuerdo con las palabras de este disidente, hablar a todo el Cuerpo es imposible, ya que el Cuerpo de Cristo incluye a todos los creyentes sin importar tiempo y espacio. Entonces él cita como prueba la siguiente declaración del hermano Nee: "Nadie puede hablar en una ocasión a todos los hijos de Dios en todo el universo. Es solo posible hablar en una ocasión a los creyentes que viven en un lugar". Entonces él declara en tono indignante: "Aún este ‘Colaborador Compenetrado’ proclama hacer lo que el hermano Nee dijo que era imposible: ¡hablar a todo el Cuerpo universal de Cristo!". El disidente no les dice a sus lectores que el contexto del hablar del hermano Nee no era la liberación del ministerio del Nuevo Testamento, sino de un creyente contándole a su iglesia local las "dificultades" que él estaba teniendo con otro creyente en su misma iglesia local:

"Si rehusa oírlos a ellos, dilo a la iglesia" (Mt. 18:17). El vocablo "iglesia" es utilizado aquí en un sentido muy diferente al uso dado en Mateo 16:18. Claramente vemos que la esfera de la iglesia a la que aquí se hace referencia no es tan amplia como la esfera de la iglesia mencionada en el pasaje anterior. La iglesia allí es una iglesia que nada sabe de tiempo o espacio, pero la iglesia aquí obviamente está limitada tanto en tiempo como en espacio, porque es una que puede escucharlo a uno. La iglesia mencionada en el capítulo dieciséis incluye a todos los hijos de Dios en toda localidad, mientras que la iglesia mencionada en el capítulo dieciocho incluye solamente a los hijos de Dios que viven en una localidad; y es debido a que está limitada a un solo lugar que es posible que uno cuente sus dificultades a los creyentes que la componen. Obviamente la iglesia aquí es local, no universal, porque nadie puede hablar al mismo tiempo a todos los hijos de Dios en todas partes del universo. Solamente es posible hablar al mismo tiempo a los creyentes que viven en un solo lugar. (La vida cristiana normal de la iglesia, págs. 77-78) [Las palabras en cursivas son aquellas citadas por el hermano disidente]

El hablar de Dios es para todo el Cuerpo

Este hermano disidente desprecia inexplicablemente una palabra más aplicable del hermano Nee, en la que explícitamente declara que el hablar de Dios es "hacia todo el Cuerpo":

La Cabeza es uno con los miembros, y los miembros son uno entre sí. Pablo aprendió estas dos lecciones desde el principio. Él vio la vida del Cuerpo desde el primer día. Por eso fue capaz de abandonarse a sí mismo y aceptar la comisión que le fue dada en la obra, y por eso fue más tarde capaz de comisionar a otros en la obra. Esto nos muestra que el hablar de Dios no está dirigido a individuos, sino a todo el Cuerpo. (The Collected Works of Watchman Nee, tomo 57, pág. 108)

En un tono similar el hermano Lee frecuentemente habló de las reuniones ministeriales en general y de los entrenamientos en particular como puntos de inyección de vida y verdad para todo el Cuerpo. Su visión era que cualquier riqueza de Cristo que una iglesia local experimentara no era solo para esa iglesia, sino para todo el Cuerpo, que en el aspecto práctico quiere decir para todas las otras iglesias locales.

Supongamos que las iglesias en cierto lugar adoptan la actitud de que, como iglesias locales independientes, ellas desean avanzar por su cuenta y no quieren tener ninguna relación con las demás iglesias. Ante Dios, es posible que ellas se conviertan en sectas locales. Todas las iglesias deben asirse a Cristo, acoplarse y crecer juntas para ser un templo santo en el Señor. Cuando las iglesias sean acopladas, todas las riquezas que experimente una iglesia se trasmitirá espontáneamente a todas las demás iglesias. Por ejemplo, es posible que un médico inyecte una sustancia en el brazo de una persona, pero el elemento que se inyectó se esparce pronto a todo el cuerpo. De esta manera, todo el cuerpo recibe el beneficio de la inyección. ¡Qué insensatez sería que algunos miembros del cuerpo pensasen que la inyección es sólo para ellos! Todo lo que una iglesia recibe es para todo el Cuerpo. Por consiguiente, no debemos confinar las experiencias que tengamos de Cristo a nuestra localidad. Debemos darnos cuenta de que todo lo que recibamos de Él debe ser infundido al resto del Cuerpo. (Estudio-vida de Efesios, pág. 739)

Tanto el hermano Nee como el hermano Lee hablaron muchas veces de todo el Cuerpo en términos que solo pueden ser aplicados en un sentido práctico a todas las iglesias locales en el único Cuerpo de Cristo en toda la tierra hoy. Si seguimos el análisis defectuoso del disidente, deberíamos aún rechazar este hablar y aún el lenguaje con el cual la Biblia misma habla de la edificación del Cuerpo universal de Cristo.

El hermano Nee

En la última fase de su ministerio, el hermano Nee habló repetidas veces sobre la necesidad que hay para el servicio de "todo el Cuerpo". El contexto que utilizó al decir "todo el Cuerpo" en este pasaje se aplica tanto a todos los miembros de una iglesia local especifica como una manifestación local del único Cuerpo de Cristo, o para todos los santos en todas las iglesias locales:

Que todos tengamos un corazón para servir dos o tres horas en la iglesia cuidando de los asuntos de Dios, sirviendo a Dios y sirviendo a Su pueblo para que todo el Cuerpo siga adelante. Nunca haga de la obra su propia obra. Necesitamos a todo el Cuerpo para laborar ahí y aprender ahí. Por lo tanto, necesitamos hermanos y hermanas que vengan y laboren para tomar cuidado de los asuntos. (The Collected Works of Watchman Nee, tomo 51, pág. 114)

Todo el Cuerpo sirviendo es el mayor recobro hoy

Necesitamos ver que si los de un talento no se levantan a servir, no hay manera para que la iglesia siga adelante. El sacerdocio es un sacerdocio universal. Este es el mayor recobro de este siglo. Mucha gente piensa que el asunto del servicio es la obra de unos pocos, pero el servicio verdadero involucra a todo el Cuerpo. Mientras este asunto no sea recobrado por completo, necesitamos seguir hablándolo. (The Collected Works of Watchman Nee, tomo 57, pág. 114)

Que el Señor bendiga la iglesia en Hong Kong y nos conceda a todos gracia para aprender la sumisión. Que todos aprendamos los principios espirituales para que todo el Cuerpo aprenda a servir en coordinación. (The Collected Works of Watchman Nee, tomo 62, pág. 439)1

Si este hermano disidente realmente creyera su propio razonamiento retorcido, también condenaría al hermano Nee. ¿Cómo podría "todo el Cuerpo" levantarse a funcionar, cuando muchos han muerto ya? ¿Cómo podría "todo el Cuerpo" "aprender a servir en coordinación" si algunos están vivos y otros muertos? ¿Realmente esperaba el hermano Nee que todos los cristianos, incluyendo a aquellos en el Catolicismo Romano y las denominaciones y grupos libres, se levantaran para funcionar? ¿O estaba el hermano Nee negando que el Cuerpo místico de Cristo incluye a los creyentes en el catolicismo y en el protestantismo? Todas estas proposiciones son absurdas, pero son el resultado lógico del intento artificial del hermano disidente de forzar una definición de "todo el Cuerpo" como "todos los creyentes sin importar tiempo y espacio" en todas las ocasiones que el término es usado.

El hermano Lee

La última frase del ministerio del hermano Lee fue resaltada por su énfasis de entrar en la realidad del Cuerpo de Cristo como la meta de la práctica de las iglesias locales. En su última conferencia pública, la conferencia de habla China en febrero de 1997, él equiparó el mezclar de todo el Cuerpo de Cristo con la comunión mutua entre las iglesias.

Debemos tener la realidad de la comunión y de la compenetración del Cuerpo de Cristo. De otro modo, no importa cuánto le sigamos ni cuán sencillos y humildes seamos, tarde o temprano habrá problemas, e incluso divisiones, entre nosotros. Por tanto, debemos ser dirigidos por la visión del Cuerpo y seguir en las huellas del apóstol al introducir a todos los santos de todas las iglesias en la vida de la compenetración de todo el Cuerpo de Cristo. (La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, pág. 73)

Esto concuerda con su hablar en el entrenamiento de ancianos llevado a cabo a mediados de los años 1980s, en el cual expresó la necesidad de que las iglesias locales consideraran el efecto de recibir un ministerio diferente del "ministerio general" entre las iglesias como un asunto que afecta a todo el Cuerpo:

Permítanme citarles otro ejemplo para mostrarles que algo realizado por una iglesia local podría no ser únicamente un asunto que atañe a la iglesia local, sino que atañe por completo a todo el Cuerpo. Que una iglesia local reciba un ministerio que difiere del ministerio general que ha producido a las iglesias, las ha establecido y las viene edificando, ciertamente afecta a todo el Cuerpo. (Entrenamiento para ancianos, libro 4: Otros asuntos cruciales con respecto a la práctica del recobro del Señor, pág. 37)

Cuando el hermano disidente condena a Ron Kangas, también condena al hermano Nee y al hermano Lee. Basado en el contexto del hablar del hermano Lee citado arriba, se tendría que decir que "todo el Cuerpo" se refiere a todas las iglesias locales genuinas en la tierra hoy como la expresión práctica del Cuerpo de Cristo. Esto es aún más evidente en el próximo extracto:

Que su iglesia local quiera diferenciarse de todas las otras iglesias locales, aunque sea sólo un poco, constituye un grave problema. Podemos ver un ejemplo de esto al considerar nuestro propio cuerpo. Si un médico solamente se preocupara por el brazo de un paciente, tal cuidado podría causar perjuicios al cuerpo del paciente. Un buen doctor o un buen cirujano jamás actuaría de esta manera; todo cuanto él hace, lo hace regido por el cuidado o atención que se debe dar al cuerpo en su totalidad. Esto es lo que haría un doctor debidamente calificado. De otro modo, usted podría pensar que está sanando a cierta persona, pero dos horas después de haber recibido sus "cuidados", tal persona muere debido a que usted intentó "sanarla". Del mismo modo, en todo cuanto emprendamos, es imprescindible que tengamos en cuenta al Cuerpo en su totalidad. Además, debemos tener en cuenta qué clase de impresión habremos de causar en los otros cristianos con miras a su futuro. (Entrenamiento para ancianos, libro 4: Otros asuntos cruciales con respecto a la práctica del recobro del Señor, pág. 65)

Aquí el hermano Lee comienza hablando acerca de "todas las otras iglesias" y concluye diciendo que debemos "considerar al Cuerpo en su totalidad". De acuerdo con el contexto, considerar al Cuerpo en su totalidad es considerar el efecto de hacer que "su iglesia local sea diferente de todas las otras iglesias".

En este pasaje el hermano Lee también dice que además de considerar al Cuerpo en su totalidad, debemos considerar a "los cristianos con miras a su futuro". De acuerdo con la verdad de que el único Cuerpo universal de Cristo incluye a todos los creyentes sin importar tiempo y espacio, ¿no son los cristianos del futuro también parte del "Cuerpo en su totalidad"? Es claro que, en este contexto, lo que el hermano Lee quería decir con la frase "el Cuerpo en su totalidad", incluye todas las iglesias locales en la tierra hoy, y que el término "el Cuerpo en su totalidad" no es usado de manera exclusiva sino simplemente para referirse a aquellos que buscan experimentar el aspecto práctico de la vida del Cuerpo en las iglesias locales.

La Biblia

Las expresiones utilizadas por Watchman Nee, Witness Lee y Ron Kangas son también consistentes con el lenguaje de la Biblia, particularmente de las epístolas del apóstol Pablo.

Ef. 4:11-12 - [11] Y Él mismo dio a unos como apóstoles, a otros como profetas, a otros como evangelistas, a otros como pastores y maestros, [12] a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo.

Ef. 4:16 - De quien todo el Cuerpo, bien unido y entrelazado por todas las coyunturas del rico suministro y por la función de cada miembro en su medida, causa el crecimiento del Cuerpo para la edificación de sí mismo en amor.

Col. 2:19 - Y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el Cuerpo, recibiendo el rico suministro y siendo entrelazado por medio de las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento de Dios.

Ef. 2:21-22 - [21] En quien todo el edificio, bien acoplado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor, [22] en quien vosotros 2también sois juntamente edificados para morada de Dios en el espíritu.

Nota 2:222 - La palabra también indica que el edificio mencionado en el v. 21 es universal y que el edificio que se ve en este versículo es local. En el aspecto universal, la iglesia es singularmente una y va creciendo universalmente; en el aspecto local, la iglesia en una localidad específica también es una, y los santos locales son edificados en su localidad específica.

En Efesios 4:16 el apóstol Pablo escribió que "todo el Cuerpo" crece de la Cabeza por todas las coyunturas del rico suministro y por la función de cada miembro en su medida. Este crecimiento es para la edificación del Cuerpo en amor. "Todas las coyunturas del rico suministro" aquí se refiere a los miembros dotados del Cuerpo que tienen una función más sustancial en el ministerio. En este contexto "todas las coyunturas del rico suministro" se refiere a los miembros dotados (v. 11) que perfeccionan "a los santos para la obra del ministerio" (v. 12) para que puedan funcionar en su medida como "cada miembro" (v. 16) para la edificación del Cuerpo. El punto principal es este: Aunque "las coyunturas del rico suministro" y "cada miembro" existan dentro de las limitaciones de tiempo y espacio, su función causa que "todo el Cuerpo" se edifique a sí mismo.

El versículo 16 indica que la meta del crecimiento no es el individuo, sino el Cuerpo. Todo crecimiento que no beneficie al Cuerpo, no es genuino. Las palabras "cada miembro" se refieren a cada uno de los miembros del Cuerpo. Cada miembro del Cuerpo tiene su propia medida, que actúa para el crecimiento del Cuerpo. El Cuerpo produce el crecimiento de sí mismo mediante las coyunturas que suministran y de los miembros que funcionan. Tanto las coyunturas del suministro como cada miembro en su medida son necesarios para que la iglesia se edifique a sí misma. El crecimiento del Cuerpo es el aumento de Cristo en la iglesia. Esto da como resultado que el Cuerpo se edifique a sí mismo.

A. Todas las coyunturas del rico suministro

En este versículo Pablo habla de "todas las coyunturas del rico suministro". Esto alude a las personas especialmente dotadas, tales como las que se mencionan en el versículo 11. El artículo que antecede a la palabra griega traducida "suministro" es enfático, lo cual indica que el rico suministro debe ser un suministro particular, el suministro de Cristo. Como miembros que presiden, los apóstoles, profetas, evangelistas, y pastores y maestros tienen un suministro particular. (Estudio-vida de Efesios, pág. 396)

En Efesios 2:21-22 Pablo habla de ambos aspectos de la edificación de la iglesia, el universal y el local.

Al experimentar los creyentes el dispensar de la Trinidad divina corporativamente al vivir en la iglesia, son edificados en la iglesia. Refiriéndose a Cristo, la piedra angular, Pablo dice en Efesios 2:22: "En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el espíritu". La palabra "vosotros" se refiere a los santos locales. Más aún, la palabra "también" indica que la edificación en este versículo es local. De acuerdo con el contexto, la morada de Dios en 2:22 es local, mientras el templo santo en el versículo precedente es universal. En el versículo 22, Pablo dice que los santos locales, los santos en Éfeso, estaban siendo juntamente edificados en Cristo como morada de Dios. Por lo tanto, en el versículo 21 y 22 Pablo cubre ambos aspectos de la iglesia: el universal y el local. Todo el edificio está creciendo (esto se refiere al aspecto universal). Los creyentes en una localidad en particular están  siendo edificados juntos (este es el aspecto local. (The Conclusion of the New Testament, Mensajes 157-171, p. 1773)

El versículo 22 dice: "En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el espíritu". La palabra "vosotros", que se refiere a los santos locales, denota que el edificio mencionado en el versículo 21 es universal, y que el del versículo 22 es local. En este versículo Pablo dice que los santos locales, los santos de Éfeso, eran juntamente edificados en Cristo para morada de Dios. De esta manera, en estos versículos Pablo abarca tanto el aspecto universal como el aspecto local de la iglesia. Cuando dice que todo el edificio va creciendo, se refiere al aspecto universal; y cuando expresa que los creyentes que viven en determinada localidad son juntamente edificados, se refiere al aspecto local.

Aparte del templo universal, no existe ningún templo que se llame templo local. El templo y la morada se refieren a dos aspectos de una misma cosa. (Estudio-vida de Efesios, pág. 243)

Aunque el pueblo de Dios está limitado en tiempo y espacio, tanto su función en la edificación del Cuerpo de Cristo como la edificación de sí mismo son para la edificación de una realidad mística que no está limitada en tiempo y espacio. Es para "todo el Cuerpo" (Ef. 4:16) y "todo el edificio" (Ef. 2:21). Por lo tanto, el ministerio del Espíritu y el hablar de Dios a través del ministerio de la Palabra no son algo que está simplemente limitado a los oidores directos en un tiempo y lugar particulares. ¿Argumentarían los disidentes que el hablar de Dios en el recobro de la verdad de la justificación en el tiempo de Martín Lutero fue sólo para ese tiempo y lugar? ¿Cómo, entonces, es algo diferente en principio, el recobro de las verdades referente a la economía de Dios para la edificación del Cuerpo de Cristo a través de Su dispensar divino para consumar la Nueva Jerusalén?

Más aún, el ministerio en el recobro del Señor ha enseñado siempre que las verdades que disfrutamos y la vida de iglesia que practicamos no son sólo para nosotros, sino para todos los creyentes y que debemos buscar ser fieles en manejar lo que el Señor nos ha confiado a nosotros para la edificación de todo Su Cuerpo. El argumento de los disidentes de que el hablar en los entrenamientos y conferencias internacionales es sólo para aquellos que asisten a esos eventos, es aún más absurdo cuando consideramos que el hablar es grabado y diseminado a través de todas las iglesias alrededor de la tierra.

Las iglesias locales son colectivamente la iglesia universal

La crítica del disidente al hermano Ron Kangas viene en un artículo en el cual el disidente ataca a otro colaborador por equiparar la iglesia universal como el Cuerpo de Cristo con las iglesias locales. Él sostiene que "tal divergencia de la verdad bíblica referente al Cuerpo, como ha sido traída a nosotros por los hermanos Nee y Lee, puede tener serias consecuencias." Como hemos señalado en el artículo "¿Fue Minoru Chen ‘más allá de lo que ha sido escrito’?" el hermano Lee utilizó los términos "el Cuerpo" y "el recobro" de manera intercambiable cuando habló del aspecto práctico del Cuerpo de Cristo hecho real en todas las iglesias locales. Él también declaró directamente muchas veces que la iglesia universal está compuesta de todas las iglesias locales. Por ejemplo:

Ro. 16:4 - Que arriesgaron su vida por mí; a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las 3iglesias de los gentiles.

Nota 16:43 - Como iglesia universal, el Cuerpo de Cristo es único (Ef. 1:23; 4:3). Cuando esta iglesia universal aparece en muchas localidades en la tierra, viene a ser las muchas iglesias. Por lo tanto, este versículo se refiere a las iglesias. Las iglesias existen en varias localidades para que todos los santos puedan vivir la vida de la iglesia y tener la práctica de la iglesia en la localidad donde están.

Ap. 1:4 - Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros de parte de Aquel que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de Su trono.

Nota 1:42 - Asia era una provincia del antiguo Imperio Romano, y en esa provincia estaban las siete ciudades mencionadas en el v. 11. Las siete iglesias se encontraban en esas siete ciudades, respectivamente; no estaban todas en una misma ciudad. Este libro no trata de la iglesia universal, sino de las iglesias locales en muchas ciudades. Primero, en Mt. 16:18 la iglesia es revelada en su aspecto universal, y luego en Mt. 18:17 es revelada en su aspecto local. En Hechos la iglesia se practica en forma de iglesias locales, tales como la iglesia en Jerusalén (Hch. 8:1), la iglesia en Antioquía (Hch. 13:1), la iglesia en Éfeso (Hch. 20:17), y las iglesias en las provincias de Siria y Cilicia (Hch. 15:41). Las epístolas fueron dirigidas a las iglesias locales, con excepción de algunas dirigidas a individuos. Ninguna fue dirigida a la iglesia universal. Sin las iglesias locales, la iglesia universal no es práctica ni real. La iglesia universal es experimentada en las iglesias locales. Para conocer plenamente la iglesia en su aspecto universal, es necesario conocerla en su aspecto local. Es un gran avance que nosotros conozcamos y tengamos la práctica de las iglesias locales. En lo que concierne a la iglesia, el libro de Apocalipsis se encuentra en la etapa avanzada. Para conocer este libro, tenemos que pasar del mero entendimiento de la iglesia universal a la realidad y práctica de las iglesias locales, porque este libro está dirigido a las iglesias locales. Sólo los que están en las iglesias locales tienen la posición correcta, el enfoque correcto y la perspectiva apropiada para recibir las visiones contenidas en este libro.

El Dios Triuno se expresa en Cristo (Jn. 1:1, 14; 1 Ti. 3:16; Col. 2:9); Cristo es hecho real en nosotros y   experimentado como el Espíritu (Jn. 14:16-18; 1 Co. 15:45; 2 Co. 3:17; Ro. 8:9; Fil. 1:19) y es expresado en Su Cuerpo, la iglesia universal (Ef. 1:22-23; 1 Co. 12:12; Ef. 4:4); y la iglesia universal es expresada en las iglesias locales. Por consiguiente, para conocer y experimentar a Dios, necesitamos conocer y experimentar a Cristo; para conocer y experimentar a Cristo, necesitamos tener parte en la iglesia universal por medio del Espíritu; y para tener parte en la iglesia universal, necesitamos participar en las iglesias locales.

Todas las iglesias locales conforman la única iglesia universal

Simplemente porque un grupo de creyentes ha decidido reunirse en una determinada ciudad, ello no implica que en dicha localidad el Cuerpo esté presente. Hoy en día, en esta tierra hay muchos grupos cristianos. Quizás usted piense que su iglesia local no tiene nada que ver con otras iglesias ni debe estar vinculada a otras iglesias. Pensar de este modo hace que su iglesia local se aísle y no forme parte integral del Cuerpo de Cristo. En todo el universo, el Cuerpo es único. Existen miles de iglesias locales; no obstante, hay un solo Cuerpo. Todas las iglesias locales conforman la iglesia universal, la cual es única, el único Cuerpo de Cristo. (Entrenamiento para ancianos, libro 11: El ancianato y la manera ordenada por Dios (3), pág. 130)

No piensen que las iglesias locales son un lado y que el Cuerpo de Cristo es otro lado distinto. Estos dos lados son una sola entidad; se refieren a la misma cosa. El Cuerpo de Cristo es único en el universo, pero necesita una expresión en la tierra. Las iglesias locales son estas expresiones en la tierra. Las iglesias locales son el Cuerpo de Cristo, y el Cuerpo de Cristo es las iglesias locales. (La cristalización de la epístola a los romanos, mensaje 1-17, pág. 5)

Todas las iglesias locales conforman el único Cuerpo de Cristo en el universo

Todas las iglesias locales son el único Cuerpo de Cristo en el universo (Ef. 4:4). Cada iglesia local es una parte de este Cuerpo universal, una expresión local del único Cuerpo. Puede que haya miles de iglesias locales, pero juntas constituyen una sola iglesia universal. La iglesia universal es el único Cuerpo de Cristo, y todas las iglesias locales son simplemente la expresión local de este único Cuerpo. (The Conclusion of the New Testament, Mensaje 189-204, pág. 2156)

La iglesia de Dios, como Cuerpo viviente de Cristo, necesita las iglesias locales para su existencia y función. Sin las iglesias locales, el Cuerpo de Cristo no tiene manera de existir ni de llevar a cabo su función en el aspecto práctico. En realidad, las iglesias locales son el Cuerpo de Cristo, y el Cuerpo de Cristo es todas las iglesias locales. (Una presentación breve de lo que es el recobro del Señor, pág. 32)3

Las iglesias locales son parte de la iglesia universal, no algo agregado a ella o distinto de ella. La iglesia universal es la totalidad de las iglesias locales, lo cual indica que la iglesia universal no puede existir sin las iglesias locales. Por consiguiente, edificar la iglesia local equivale a edificar la iglesia universal. Todas las iglesias locales son parte de la misma edificación. La edificación de la iglesia en Anaheim no es diferente de la que se lleva a cabo en la iglesia en Chicago, ni en la iglesia en Nueva York. Sin embargo, según nuestro concepto natural, en cada localidad existe una edificación diferente. Pero la realidad es que en este universo existe una sola edificación, la cual tiene un aspecto universal y un aspecto local. No importa cuántas iglesias puedan existir en la tierra, hay una sola edificación, la cual tiene estos dos aspectos. (Estudio-vida de Efesios, pág. 244)

En este sentido, "el Cuerpo de Cristo" se refiere a todas las iglesias locales como representantes del Cuerpo místico de Cristo manifestado en localidades en toda la tierra en la actualidad. Tanto el Cuerpo universal de Cristo como las iglesias locales son inclusivos. El Cuerpo universal de Cristo incluye a todos los creyentes. Una iglesia local incluye a todos los creyentes en una localidad. Sin embargo, existe la necesidad de que algunos tomen la postura de practicar tanto la iglesia local como la comunión universal del Cuerpo de Cristo. Desde el comienzo del recobro del Señor entre nosotros en los años veinte, una meta central ha sido recobrar la realidad y el aspecto práctico del Cuerpo de Cristo conforme al modelo bíblico de una iglesia en cada ciudad con cada iglesia local relacionada apropiadamente con las otras iglesias locales en la comunión del único Cuerpo.

El principio del remanente

En una conferencia llevada a cabo en Cleveland en 1977, el hermano Lee se refirió al regreso de las iglesias locales al terreno de unidad para practicar la vida del Cuerpo conforme al modelo del Nuevo Testamento como "el Cuerpo recobrado," basado en el principio del remanente:

Dt. 12:5 - Sino que el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis.

Esd. 1:2-3 - [2] Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. [3] Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén.

Nota 1:21 - El motivo especial del recobro de Israel de su cautividad fue reedificar el templo como la casa de Dios en la tierra entre Sus elegidos y volver a restablecer el reino de Dios en la tierra para llevar a cabo la economía de Dios. De la misma manera, el motivo especial del recobro del Señor de la iglesia en esta era es tener a todos los santos reunidos juntos en sus respectivas localidades para ser edificados juntos como la casa de Dios en muchas ciudades (Ef. 2:22 y las notas 1 a 4; Ap. 1:11 y la nota 1). Mediante esa casa Dios tendrá Su reino para llevar a cabo Su economía.

El Cuerpo es uno. Algunos cristianos pueden discutir con nosotros y decir: "Ustedes dicen que el Cuerpo es uno. Pero el Cuerpo está dividido. ¿Cómo pueden ser ustedes el único Cuerpo?". Nosotros no decimos que somos el único Cuerpo. Pero somos el Cuerpo recobrado. Por lo menos, somos la parte recobrada del Cuerpo.

Considere la ilustración de los hijos de Israel en el Antiguo Testamento. En Deuteronomio 12, 14, 15 y 16 el Señor les mandó una y otra vez que lo adoraran a Él en el único centro, el cual conservaba la unidad del pueblo de Dios. Eventualmente, muchos fueron capturados, y algunos fueron llevados a Siria, otros a Egipto y el resto a Babilonia. Por lo tanto, ellos fueron capturados y divididos. Ser dividido significa ser capturado. Hoy día casi todos los cristianos han sido capturados, algunos a la denominación Presbiteriana, algunos a la denominación Bautista y muchos otros a la Iglesia Católica. Cuando los hijos de Israel fueros dispersados y aislados, su unidad se perdió. Después de setenta años, Dios les ordenó que regresaran a Jerusalén. Pero de acuerdo con la historia, sólo un pequeño remanente regresó bajo el liderazgo de Esdras, Zorobabel y Nehemias. Eran un grupo de Israelitas recobrados. Después del regreso de Babilonia, había cuatro grupos: uno en Siria, uno en Egipto, uno en Babilonia y uno en la tierra santa. Aparente-mente, cada grupo era una división. Pero aunque los grupos de Egipto, Siria y Babilonia eran divisiones, el grupo de los recobrados en Jerusalén no era una división. Sí, era un grupo, sin embargo, no era una división. Más bien, ellos eran el Israel recobrado. De la misma manera, nosotros en el recobro del Señor somos el Cuerpo recobrado. (The Spirit and the Body, págs. 182-183)

El hermano Lee continua diciendo en este pasaje que sólo aquellos que regresaron a la posición apropiada podían ser considerados la nación de Israel, aunque ellos eran una pequeña minoría de todos los judíos en la tierra en aquel tiempo. En la Biblia se encuentra el principio del remanente del pueblo del Señor que regresa a la posición apropiada para que Dios pueda cumplir Su propósito en una era en particular. Cuando Watchman Nee, Witness Lee y Ron Kangas utilizan el término todo el Cuerpo refiriéndose a las iglesias en el recobro del Señor, lo hacen en ese sentido.

Conducirnos como miembros de un Cuerpo

Entender que todas las iglesias locales constituyen un Cuerpo no es negar que todos los creyentes en Cristo sean miembros del único Cuerpo místico de Cristo, pero sí quiere decir que todos los santos y todas las iglesias en el recobro del Señor deben conducirse como un Cuerpo.

El registro completo del libro de los Hechos también nos muestra un grupo de personas que siempre se comportaron como el Cuerpo. Desde el primer capítulo ni Pedro, ni Juan, ni alguno de los ciento veinte actuaron individualmente. Más bien, todas las acciones de este grupo de personas eran las acciones del único Cuerpo. Los ciento veinte oraron juntos en unanimidad, y recibieron el bautismo en el Espíritu Santo, predicaron el evangelio, llevaron el testimonio de Jesús y siempre se movieron y actuaron como un Cuerpo (1:14; 2:1, 4, 14, 46-47). Desde el capítulo 1 hasta el 28, las acciones de este grupo de personas fueron las acciones del único Cuerpo. (A General Sketch of the New Testament in the Light of Christ and the Church, Parte 1, pág. 90)

Por lo menos yo puedo testificar por mí y por mi hermano mayor, el hermano Watchman Nee. Siempre nos conducíamos y obrábamos en el recobro como un solo Cuerpo. Por esto el recobro del Señor ha podido existir en la tierra en los últimos setenta años. No tenemos ninguna organización para guardar nada, pero el recobro todavía está aquí. El recobro todavía existe y ha sido preservado según el principio del Cuerpo. Mientras yo ministraba la palabra, muchas veces pensaba en el hermano Nee. Tenía en mente lo que él decía; no quería hablar nada que contradijera su ministerio. Si hubiera hablado de manera contradictoria, ¿dónde estaría el recobro hoy? Tenemos que conocer el Cuerpo. (El resultado de la dispensación de la Trinidad procesada y la transmisión del Cristo que lo transciende todo, pág. 97)

El resultado verdadero

Este hermano disidente no les dice a sus lectores que él está asociado con un grupo de obreros que llevan a cabo sus propios entrenamientos y conferencias al mismo tiempo y en rivalidad con los entrenamientos y conferencias internacionales en el recobro del Señor. De esta manera, muchos de los santos en las iglesias en las que ellos laboran son privados de recibir el hablar del Señor en las reuniones internacionales y de mezclarse con otras iglesias y santos. A través de esta práctica, el pequeño grupo de obreros disidentes busca poner a sus iglesias en sus propios bolsillos. ¡Y aún este hermano disidente tiene la temeridad de acusar a otros de no conducirse en una manera transparente!

Aún si adoptáramos la premisa del disidente de que hablar a todo el Cuerpo de Cristo es imposible, el hablar del Señor a través de Su ministerio en las reuniones internacionales de las iglesias aún serían para todas las iglesias de la tierra hoy, incluso la iglesia donde se reúne este disidente. El disidente espera desalentar a los santos y a las iglesias de esta comunión y socavar los corazones de los santos por estas reuniones, mediante sus continuos ataques en contra de los colaboradores. ¡Qué vergüenza que trate de disimular su verdadera intención con el pretexto de defender la verdad! ¡Qué pérdida para aquellos que escuchen sus mentiras concebidas ingeniosamente!

Este hermano disidente se ha apartado obviamente del entendimiento básico de nuestra postura en el recobro del Señor. Al argumentar que el ministerio no puede hablar a todo el Cuerpo, niega la visión intrínseca de nuestra postura como la expresión apropiada del Cuerpo. Las iglesias locales están en el terreno de la unidad genuina del Cuerpo de Cristo. Su declaración es que ellas son las muchas manifestaciones locales prácticas del único Cuerpo místico universal de Cristo. De igual forma, el ministerio entre nosotros es un ministerio llevado a cabo en el principio del Cuerpo, por el Cuerpo y para todo el Cuerpo de Cristo, incluyendo a todas las iglesias locales. Al escribir que el hablar de los que ministran entre nosotros es sólo para los que están físicamente presentes para escucharlos, expone la carencia de visión o la pérdida de visión de ese escritor disidente.

La agenda verdadera del disidente es vindicar la salida del grupo de obreros con los que está asociado de la comunión común de los colaboradores de toda la tierra. Los artículos del disidente no son, como el pretende, un intento por defender la verdad, sino que son parte de un esfuerzo concertado por desacreditar a los colaboradores que buscan ser compenetrados, coordinados y limitados en la comunión del Cuerpo. Al descartar el modelo del hermano Nee y del hermano Lee, quienes "siempre se comportaron, actuaron, y tomaron acción en el recobro como un Cuerpo", los disidentes son libres de hacer "lo que bien les parezca" (Jueces 21:25). Pueden ir por su propio camino sin respetar la comunión de los colaboradores o el sentir de las otras iglesias en el Cuerpo. Esto en sí mismo es una gran desviación de la enseñanza y comunión de los apóstoles y del ministerio y práctica neotestamentarios de Watchman Nee y Witness Lee.


Notas:

1 Otros ejemplos del ministerio del hermano Nee incluyen:

2Otreos ejemples incluyen:

3 Para la comunión del hermano Lee acerca de este punto, véase :