Saltar a la siguiente sección de este artículo:

Arrepentirse por ofender al cuerpo de Cristo:
¿qué dijo realmente Witness Lee?

Un artículo publicado recientemente por un grupo anónimo de "Concerned Brothers" (CBs) ["hermanos preocupados"] tuerce una declaración breve del hermano Witness Lee pronunciada en la Conferencia de habla China en 1997 con el objeto de respaldar su crítica al presente litigio en contra de la casa editorial "Harvest House Publishers" y sus autores John Ankerberg y John Weldon. Los CBs sacan de su contexto original la declaración del hermano Lee, llegando a conjeturas infundadas acerca del alcance de su aplicación, dándole un significado muy alejado de su intención original. Además, niegan y aún se oponen a la principal carga de la comunión dada por el hermano Lee en ese mensaje, que era animar la comunión entre todas las iglesias locales y traer a todos los santos a la realidad del Cuerpo de Cristo a través de practicar la compenetración.

El título del mensaje era "Reinar en vida (3): imitar a los apóstoles al introducir las iglesias locales en la comunión del Cuerpo de Cristo; seguir las pisadas de los apóstoles al introducir a todos los santos en la vida de compenetración de todo el Cuerpo de Cristo". En este mensaje se habló de recibir a otros creyentes como Dios los recibe y como Cristo los recibe:

Debemos recibir a las personas como Dios las recibió, sin ser más estrictos que Él, demostrando y manteniendo así la unidad del Cuerpo de Cristo; debemos recibirlas conforme al Hijo de Dios, conforme a Dios y no conforme a doctrinas ni prácticas, manteniendo así una condición completamente pacífica, apacible y apropiada, sin desviarnos ni estar en desacuerdo, en la comunión del Cuerpo de Cristo para la gloria de Dios (14:3; 15:7).

Romanos 14:3 nos dice que debemos recibir a las personas conforme a Dios; esto significa recibir a todos los que Dios recibió. Romanos 15:7 dice que debemos recibirnos unos a otros, así como Cristo nos recibió. Los que Dios recibió y los que Cristo recibió en realidad son el mismo grupo de personas. No es el caso que Dios recibe a un grupo de personas y que Cristo recibe a otro. Dios es muy amplio, y no estrecho. Cuando recibimos a las personas conforme a Dios y conforme a Su Hijo, Cristo, demostramos, exhibimos y mantenemos la unidad del Cuerpo de Cristo. Si recibimos a las personas conforme a la doctrina y la práctica, no se podrá mantener ni demostrar la unidad del Cuerpo de Cristo. (La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, págs. 70-71)

La generalidad expresada en Romanos 14:3 y 15:7 de recibir a los creyentes ha sido desde hace mucho el estándar de la práctica de las iglesias locales.

Ro. 14:3 – El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque 2Dios le ha recibido.

Nota 14:32– La base sobre la cual recibimos a los creyentes es que Dios los ha recibido. Dios recibe a la gente conforme a Su Hijo. Cuando una persona recibe al Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, como su Salvador, inmediatamente Dios recibe a tal persona y la introduce en el disfrute del Dios Triuno y de todo lo que Él ha preparado y realizado en Cristo para nosotros. Debemos recibir a otros de la misma manera y no debemos ser más estrictos que Dios. No importa cuánto difieran de nosotros en cuanto a conceptos doctrinales o prácticas religiosas, los debemos recibir. Cuando recibimos a otros conforme a Dios y no conforme a la doctrina o la práctica, mostramos y mantenemos la unidad del Cuerpo de Cristo.

Ro. 15:7 – Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también 1Cristo os recibió, para gloria de Dios.

Nota 15:71– El v. 3 del cap. 14 dice que debemos recibir a otros como Dios los recibe, pero aquí se nos dice que debemos recibir a otros como Cristo los recibe. El recibir de Cristo es el recibir de Dios. Lo que Cristo ha recibido, Dios lo ha recibido. Nosotros debemos recibir a quienes Dios y Cristo han recibido, sin importar cuánto difieran de nosotros en cuanto a doctrina o a la práctica. Esto será para la gloria de Dios.

Lo que Witness Lee dijo

Lo que el hermano Lee dijo en la conferencia de habla China fue lo que había observado y comprendido ante el Señor de que las iglesias que estaban recibiendo su ministerio habían fallado algunas veces en el pasado al vivir este estándar:

Tenemos mucho que aprender en cuanto a recibir a las personas conforme a Dios y conforme a Su Hijo. Debido a nuestra negligencia en este asunto, hemos ofendido al Cuerpo de Cristo y a muchos hermanos y hermanas en el Señor. Por esta razón, me arrepentí profundamente delante del Señor. Hermanos y hermanas, espero que al profundizar en este mensaje orando-leyendo, estudiando, recitando y profetizando, podamos ver nuestras equivocaciones pasadas. Por supuesto, el sectarismo de las denominaciones no está bien; es absolutamente condenado por Dios. No obstante, los que están en las denominaciones y son genuinamente salvos son hijos de Dios, y Él los ha recibido. Por consiguiente, nosotros también los debemos recibir, pero nunca debemos participar en la división en la cual están ellos. (La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, pág. 70)

Las especulaciones infundadas de los CBs

Los "hermanos preocupados" (CBs) extrapolan de manera muy especulativa esta breve declaración argumentando que el hermano Lee se arrepintió de manera general de cualquier cosa que hubiera ofendido a otros cristianos, incluyendo las demandas legales. Esta es una burda distorsión de las palabras del hermano Lee sacándolas de contexto, como lo avalan las siguientes observaciones:

  1. La exposición del hermano Lee acerca de Romanos 14 y 15 en La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo no fue diferente de lo que ha hablado a lo largo de todo su ministerio. Por lo tanto, no representa un cambio en su actitud. Más bien, compartió con los santos su lamento al ver que las iglesias bajo su ministerio habían sido causa de ofensas al estar cortas en la práctica de estas verdades (cf. Dn. 9:3-19; Neh. 1:4-11).
  2. El hermano Lee nunca se retractó de su crítica hacia el sistema del cristianismo, un sistema caracterizado por: (1) remplazar a Cristo con muchos substitutos, (2) anular la función de los miembros del Cuerpo de Cristo a través del sistema clero-laico y (3) la división del Cuerpo de Cristo en miles de partes1. De hecho, en el mismo párrafo del cual los CBs tomaron su cita, el hermano Lee específicamente declaró: "El sectarismo de las denominaciones está errado; es algo muy condenado por Dios".
  3. El hermano Lee nunca dio el menor indicio de haberse retractado de haber iniciado la demanda legal contra "The Mindbenders" [Los torcedores de mentes] y The God-Men [Los Dios-hombres]. Por el contrario, el hermano Lee específicamente dejó instrucciones de invitar a los hermanos y abogados que laboraron en estos dos litigios a su funeral.
  4. El argumento de los CBs es extrañamente contradictorio. Ellos justifican los juicios llevados a cabo en los años 80s, pero condenan el litigio actual. Las acciones legales llevadas a cabo en los años 80s fueron llevadas a cabo bajo conocimiento de que algunos cristianos lo iban a malentender y por lo tanto a ofenderse. Si, de hecho, las palabras del hermano Lee de arrepentimiento fueran aplicadas a los cristianos ofendidos por haber apelado a la corte por defender la reputación del ministerio del Señor en Su recobro, ¿por qué los CBs no las aplican también a las acciones de los años 80s? La razón es simple: los CBs quieren mantener la apariencia de ser uno con el liderazgo del hermano Lee mientras estuvo vivo, pero al mismo tiempo atacan a los colaboradores de seguir su patrón.
  5. La cita del "arrepentimiento" de Witness Lee no proviene de los mensajes escritos, ni de una traducción precisa de su hablar. Su "traducción" privada, derivada de una "transcripción" privada, coincide palabra por palabra con una interpretación prejuiciosa del hablar del hermano Lee que apareció por primera vez en una larga diatriba que buscaba justificar a aquellos que causaron una gran tormenta en los años 1980s entre las iglesias. Ese escrito hace muchas acusaciones infundadas contra el liderazgo en el recobro del Señor, incluyendo al hermano Lee y sus colaboradores, remontándose hasta muchas décadas atrás. Los CBs no presentan un fundamento sobre el cual dicha fuente pueda ser aceptada como algo digno de confianza.
  6. Los CBs exhiben una predisposición por comprometer la verdad para evitar ofender a otros creyentes. El hermano Lee jamás haría esto.

    Gá. 1:10 – Pues, ¿1busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía tratara de agradar a los hombres, no sería esclavo de Cristo.

    Nota 1:101– O, persuado a los hombres o a Dios; esto es, procurar conciliar o satisfacer a los hombres o a Dios.

    1 Ts. 2:4 – Sino que según fuimos 1aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.

    Nota 2:41– Dios sólo confía una responsabilidad a alguien después de que éste ha pasado la prueba y ha sido aprobado. Los apóstoles primeramente fueron puestos a prueba y aprobados por Dios, y luego Él les confió el evangelio. Por lo tanto, el hablar de ellos, la predicación del evangelio, no provenía de ellos mismos con el fin de agradar a los hombres, sino de Dios para agradarle a Él. Él probaba, examinaba y ponía a prueba el corazón de ellos todo el tiempo (Sal. 26:2; 139:23-24).

    Jamás quisiera perder el favor de Cristo a cambio de ganar el favor de los hombres. Al igual que Pablo en Filipenses 3, estoy dispuesto a estimar todo como pérdida por amor de Cristo. Asimismo, estoy dispuesto a sufrir la pérdida de todas las cosas a fin de disfrutar de la gracia. No fui comisionado por el Señor para complacer a los hombres. Además, cuando se trate de la economía de Dios, debemos ser inflexibles. La verdad de Dios debe acabar con todo lo que se oponga a Su economía. Por tanto, al igual que Pablo, no tenemos otro camino. (Estudio vida de Filipenses, pág. 24)

    Lo primero que enfrentamos en esta senda es el rechazo. Ya que Cristo fue rechazado, nosotros debemos ser rechazados también. No tenemos opción alguna. No esperemos recibir la bienvenida porque nadie nos recibirá sino hasta que llegue la gloria. Por el contrario, debemos estar dispuestos a ser rechazados. De Mateo 13:53 a 14:13 vemos la intensificación del rechazo. Muchos de nosotros hemos experimentado cierta cantidad de rechazo de parte de aquellos que se nos opusieron cuando empezamos a reunirnos en la iglesia. Pero debo advertirles que ese rechazo no se disminuirá, sino que se aumentará. Vendrá rechazo tras rechazo, y debemos estar preparados para esto. (Estudio vida de Mateo, pág. 505)

    Después de que el enemigo lo ha perseguido, su estrategia puede cambiar. En vez de persecución, puede que haya apoyo. No considere este apoyo como algo bueno. Al contrario, debe temer más al recibimiento que a la ponzoña de un escorpión. Nos viene bien sufrir persecución, oposición y ataques. Pero cuando la gente nos extienda una calurosa bienvenida, es cuando estamos en más peligro. Cuando usted sea atacado y perseguido, no se desaliente, porque ésa es una clara señal de que va por buen camino, y que no ha dejado de seguir los pasos del Señor. Pero esté alerta frente a las calurosas bienvenidas. (Estudio vida de Apocalipsis, págs. 136-137)

  7. Los "hermanos preocupados" (CBs) distorsionan la enseñanza del hermano Lee en cuanto a la generalidad, usándola para justificar sus desviaciones de la enseñanza del hermano Lee. Al mismo tiempo ignoran la palabra de balance del hermano Lee acerca de los límites de la generalidad que se ven en lo estricto del apóstol Pablo al tratar con comportamientos divisivos en la iglesia .

    Toda iglesia local debe recibir a toda clase de creyentes genuinos en Cristo (Ro. 14:1-6; 15:1-7). No tenemos derecho de rechazar a ningún creyente, a menos que sea divisivo. Cuando un creyente se hace divisivo, él ya está dividido de la iglesia. Pero mientras el creyente no sea divisivo, no le debemos rechazar. Si un creyente prefiere guardar el sábado mientras que nosotros guardamos el día del Señor, o si él come sólo legumbres mientras que nosotros comemos todo tipo de comida, de todos modos debemos recibirle. Lo tenemos que recibir porque Dios lo ha recibido (Ro. 14:3) y porque Cristo lo ha recibido (Ro. 15:7). Debemos recibir a todos los creyentes en Cristo conforme a Cristo (Ro. 15:5). (Una presentación breve de lo que es el recobro del Señor, pág. 48)

    En Romanos 14 y 15 Pablo es generoso, de mente abierta y todo-inclusivo, pero en Romanos 16:17 es muy estrecho y estricto. "Os exhorto, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la enseñanza que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos". Por un lado, debemos recibir a todo tipo de creyente genuino; por otro, necesitamos ser estrechos y estrictos al tratar con los divisivos. En 16:17 Pablo no dice: "Estos divisivos son hermanos. Necesitamos recibirlos y amarlos." No, él nos dice que nos fijemos en ellos y que nos apartemos de ellos. Apartarse de aquellos que causan divisiones y tropiezos es ponerlos en cuarentena.

    En Romanos 16:20ª Pablo dice: "El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies". Es notable que esta palabra venga después de la palabra acerca del trato estricto hacia los divisivos. Si no tuviéramos discernimiento sino que amaramos ciegamente, y si no pusiéramos en cuarentena a aquellos que causan divisiones y tropiezos, Satanás estaría por encima de nosotros, no bajo nosotros. Pero si ponemos en cuarentena a los divisivos, Satanás será aplastado bajo nuestros pies. (Life-study of Deuteronomy, págs. 83-84))

De hecho, la definición del hermano Lee de ser general (dada tan sólo siete páginas antes de la cita que los CBs distorsionan) es bastante diferente de la que dan los CBs:

Necesitamos tener una actitud especialmente amplia al recibir a los creyentes para vivir la vida de iglesia. Tener una actitud amplia significa que todos hablan y cada hogar hace lo mismo; nadie es particularmente diferente. ( La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo , pág. 64]

La aplicación tendenciosa de los CBs del hablar del hermano Lee

Los últimos tres mensajes de la conferencia "La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a Reinar en la vida de Cristo" tienen el mismo tema general en su título: "Reinar en vida". Si usted lee estos capítulos, se hace obvio que los "hermanos preocupados" (CBs) rechazan el contenido y dirección de la enseñanza y comunión del hermano Lee, al escoger sólo algunas declaraciones y usarlas en forma indebida para sus propósitos personales.

  1. Los CBs ignoran las palabras claras del hermano Lee de que todos los santos en el recobro del Señor deben hablar las mismas cosas para preservar la unidad y la unanimidad:

    Hermanos y hermanas, espero que no sólo reciban estas palabras sino que las repitan como grabadoras. Muchas veces oro por ustedes en mi casa. He sido esclavo del Señor al hablar por Él durante más de sesenta años. Soy como una grabadora que habla por el Señor una y otra vez. Verdaderamente espero que cuando yo hable, otros sean grabadoras. Esta es mi oración. El Señor respondió mi oración diciendo: "Con los hombres es imposible, pero para Mí todo es posible. Con todos los creyentes que están bajo su guía, puedo hacer de cada uno de ellos una grabadora". Espero que todos los hermanos y las hermanas puedan entrar en estas palabras, ser constituidos de ellas y hablarlas claramente. (La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, pág. 53)

    En nuestra obra en el recobro del Señor recalcamos firmemente que "la gracia es la manifestación del Dios Triuno en Su corporificación en tres aspectos, que son: el Padre, el Hijo y el Espíritu". Esto representa lo que hemos dicho en el recobro del Señor. Espero que todos ustedes puedan ser como "grabadoras" y graben esto en lo profundo de su ser. Luego cuando salgan a hablar con los demás, podrán hablarlo espontáneamente y esto será lo único que hablen. (pág. 57)

    Tal vez algunos pregunten: "¿Significa esto que entre nosotros no debemos enseñar otra cosa?" No es asunto de si debemos enseñar otras cosas. En realidad, el caso es que no tenemos tiempo para enseñar nada que no sea la revelación central de la Biblia. En el pasado recibimos la dirección del hermano Nee para reunirnos según 1 Corintios 14, donde no habla un solo hombre mientras los demás escuchan, sino que todos profetizan. En 1933 el hermano Nee empezó a promover esta práctica firmemente, pero no tuvo éxito. No fue sino hasta años recientes cuando estudiamos de nuevo 1 Corintios 14 que descubrimos que la intención del Señor no es simplemente que todos los miembros hablen en turnos, sino que todos los miembros sean compenetrados para formar un solo Cuerpo a fin de hablar. Antes no nos atrevíamos a hablar en las reuniones porque no sabíamos qué decir. Pero ahora la situación entera ha cambiado; todos tratan de ser el primero en hablar en cuanto a la revelación única y central de la Biblia. Este es nuestro énfasis y jactancia particulares. (págs. 59-60)

    Debemos tener el mismo sentir los unos para con los otros según Cristo Jesús para que unánimes, glorifiquemos a Dios al recibir a los creyentes para llevar la vida de iglesia (15:5-7). Cuando estamos unánimes, hablamos la misma cosa, hablamos con una sola boca. La única manera de ser unánimes y de hablar con una sola boca es dejar que Cristo lo sea todo en nuestro corazón y en nuestras palabras, a fin de que Dios sea glorificado. Hemos dicho que Dios es la Nueva Jerusalén. Cuando glorificamos a Dios, le tomamos como la Nueva Jerusalén y le damos toda la gloria. (pág. 66)

    A diferencia de los "hermanos preocupados" (CBs), quienes promueven controversias y exaltan diferencias, el hermano Lee habló de tener una vida de iglesia pacífica, tranquila y ordenada, en la que todos los santos hablen acerca de la revelación central de la Biblia y se reciban unos a otros como Dios y Cristo los reciben:

    Necesitamos mostrarnos extremadamente apacibles y apropiados al recibir a los creyentes para vivir la vida de iglesia. Mostrarse apacible y apropiado no es ser argumentativo, sino pacífico y tranquilo. Hasta cierto punto, podemos ver esto hoy en el recobro del Señor. No hay argumentos entre nosotros; todo es pacífico, apacible y apropiado. Cuando no tenemos una actitud amplia, no hay paz, apacibilidad ni lo apropiado, y como resultado se produce algo particular y sectario. Si recibimos a los demás como Dios y Cristo los reciben, la vida de iglesia será apacible y apropiada, y toda la iglesia tendrá armonía (pág. 65)

  2. Los CBs también tratan de negar la clara carga de la comunión del hermano Lee en este mensaje. El tema general del mensaje se expresa en dos puntos: (1) imitar al apóstol al introducir las iglesias locales en la comunión del Cuerpo de Cristo y (2) seguir las pisadas del apóstol al introducir a todos los santos en la vida de compenetración de todo el Cuerpo de Cristo. Todas las declaraciones malintencionadas de los "hermanos preocupados" (CBs) socavan estas dos metas.

    Para reinar en vida, primero debemos imitar al apóstol al introducir las iglesias locales en la comunión del Cuerpo de Cristo. Podremos reinar genuinamente en vida sólo al entrar, en la práctica, en la comunión del Cuerpo de Cristo. (pág. 69)

    Los CBs quisieran que creyéramos que lo que quiso decir el hermano Lee con "entrar en la práctica de la comunión del Cuerpo de Cristo" era algún tipo de reconciliación con el sistema degradado y caído del cristianismo. Sin embargo, es claro en el hablar del hermano Lee que lo que quiso decir es que debe haber comunión mutua entre todas las iglesias en el recobro del Señor:

    Tales recomendaciones y salutaciones revelan tanto la preocupación entre los santos como la comunión entre las iglesias. Por la comunión de las iglesias en el Cuerpo, el Dios de paz aplastará a Satanás bajo nuestros pies y podremos disfrutar de la rica gracia de Cristo. Esta gracia es la manifestación del Dios Triuno en Su corporificación en tres aspectos, que son: el Padre, el Hijo y el Espíritu. (pág. 72)

    Debemos tener la realidad de la comunión y de la compenetración del Cuerpo de Cristo. De otro modo, no importa cuánto le sigamos ni cuán sencillos y humildes seamos, tarde o temprano habrá problemas, e incluso divisiones, entre nosotros. Por tanto, debemos ser dirigidos por la visión del Cuerpo y seguir en las huellas del apóstol al introducir a todos los santos de todas las iglesias en la vida de la compenetración de todo el Cuerpo de Cristo. En esto consiste reinar en vida , y al reinar así le damos gloria a Dios. Esta gloria es la Nueva Jerusalén, la incorporación universal de la unión y la mezcla de lo divino con lo humano, en que Dios será completamente glorificado y Su economía será plenamente llevada a cabo. (pág. 73)

    Mientras el hermano Lee hace hincapié fuertemente sobre la necesidad de recibir a los creyentes en Cristo como Dios y Cristo los reciben, nunca cambió su enseñanza sobre la necesidad de permanecer apartados del sistema organizado de la cristianismo en el terreno apropiado de la unidad. Sus palabras aquí indican que el solo estar en el terreno local no es adecuado. Debe darse la práctica de la mezcla y comunión mutua entre todas las iglesias locales.

    Solo de esta manera podrán conocer la realidad del Cuerpo de Cristo los que están en las iglesias locales. Sin embargo los "hermanos preocupados" (CBs) mismos se oponen a la práctica de compenetrarse en comunión y oración, prefiriendo lanzar ataques públicos a los colaboradores que buscan liderar a las iglesias hacia la práctica de la comunión y compenetración mutua.

Conclusion

El punto principal es que los CBs tuercen porciones seleccionadas del ministerio del hermano Lee para respaldar sus intereses personales y privados y pasan por alto la carga principal de su comunión. Para ser fieles al ministerio presentado a nosotros por nuestros hermanos Watchman Nee y Witness Lee, no debemos escoger y seleccionar aquellas porciones que van con nuestro gusto y disposición. Más aún, no debemos usar en forma indebida las palabras del ministerio al sacarlas de contexto para construir argumentos engañosos que solo reflejen nuestras propias tendencias. Los "hermanos preocupados" (CBs) buscan socavar el liderazgo del recobro del Señor. Al perseguir este objetivo se han vuelto temerarios al manipular y abusar del hablar de nuestros hermanos, ignorando su hablar claro y dedicarse a especulaciones imaginarias. Nuestra esperanza es que al exponer su temeridad, los santos en el recobro del Señor puedan ser guardados de sus palabras perniciosas.


Nota:

1Para mas información sobre la postura de las iglesias locales con relación al Cristianismos organizado vea la página 4, de "A Brief Response to An Open Letter to the Leadership of Living Stream Ministry and the 'Local Churches'" en www.lctestimony.org.