Saltar a la siguiente sección de este articulo:

"Una iglesia local es el cuerpo de cristo":
Una receta para la división en el nombre de la unidad local

1 Co. 12:27 – Ahora bien, vosotros sois el Cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.

Nigel Tomes, un obrero divisivo (Ro. 16:17; Tit. 3:10-11), publicó recientemente un artículo en el cual:

Nigel elige cuidadosamente pasajes del ministerio de Watchman Nee y de Witness Lee para dar respaldo a sus argumentos, mientras que ignora aquellos pasajes que lo contradicen directamente. Trata de escoger cuidadosamente sus palabras para no dar la impresión de que se desvía del ministerio de los hermanos Nee y Lee; pero en realidad, deplorablemente distorsiona la enseñanza de ellos. Separa 1 Corintios 12:27 de su contexto y al hacerlo construye a partir del mismo un significado que va mucho más allá de lo que está en el texto. Su interpretación es parcializada para justificar las acciones que él y otros tomaron para separar la iglesia de los Torontonianos de la común comunión de las iglesias que se hallan en el Cuerpo universal de Cristo.

La definición del ministerio con respecto a la iglesia local ¿es una definición "intrincada"?

Nigel critica la declaración de que la iglesia en una ciudad es la "expresión práctica del Cuerpo universal en su ciudad", diciendo que este tipo de expresión es "intrincada". Implica que esta definición tiene su origen en los colaboradores que llevan la delantera en el ministerio en el recobro del Señor hoy. En realidad, se trata de la definición utilizada por los hermanos Nee y Lee:

En cuanto a contenido, no existe diferencia alguna entre la iglesia universal y la iglesia local, excepto que esta última es una miniatura de la iglesia universal. Pablo dijo que los creyentes corintios eran el Cuerpo de Cristo (1 Co. 12:27). Esto significa que la iglesia local representa el Cuerpo de Cristo. La iglesia local debe representar la iglesia universal. (The Collected Works of Watchman Nee, tomo 43, pág. 572)

Todas las iglesias locales son el Cuerpo único de Cristo en el universo (Ef. 4:4). Cada iglesia local es parte de este Cuerpo universal, es una expresión local de este único Cuerpo. Esta iglesia universal única, el único Cuerpo, comprende a todas las iglesias locales. Puede que haya miles de iglesias locales, pero juntas constituyen una sola iglesia universal. La iglesia universal es el Cuerpo único de Cristo, y todas las iglesias locales son simplemente las expresiones locales de este único Cuerpo. (The Conclusion of the New Testament, Messages 189-204, pág. 2156)

Este entendimiento ha regido la práctica de las iglesias en el recobro del Señor desde la década de los años 1920 y las ha preservado en unidad desde entonces.

¿"Una iglesia local es el Cuerpo de Cristo"?

Nigel asevera que en 1 Corintios 12:27 dice que la iglesia en Corinto es el Cuerpo de Cristo localmente como una entidad. La exposición que hace de este versículo se halla diametralmente opuesta al claro hablar del hermano Lee en su ministerio.

Debemos ser impresionados con el hecho de que las iglesias locales son las expresiones locales del Cuerpo de Cristo (1 Co. 12:27; Ef. 2:22). Hay solo un Cuerpo, pero hay muchas expresiones. Universalmente, todas las iglesias conforman un solo Cuerpo, y localmente, cada iglesia local es una expresión local de aquel Cuerpo universal. Por lo tanto, una iglesia local no es el Cuerpo, sino tan solo una parte del Cuerpo, una expresión del Cuerpo. (The Conclusion of the New Testament, Messages 189-204, pág. 2156)

Sin lugar a dudas, toda iglesia local posee su propia jurisdicción. Pero, hemos enseñado enfáticamente que ninguna iglesia local es el Cuerpo de Cristo; todas las iglesias locales en conjunto conforman el único Cuerpo. (Entrenamiento para ancianos, libro 3: La manera de llevar a cabo la visión, pág. 145)

Nigel critica a Benson Phillips porque dice:

Ninguna iglesia local es el Cuerpo; cada iglesia local es una parte del Cuerpo; hay muchas iglesias locales pero nunca hay muchos cuerpos. (The Ministry Magazine, tomo 9, no. 2, feb. 2005, pág. 113)

Nigel asevera que es incorrecto decir que "cada iglesia local es una parte del Cuerpo":

Sin embargo, esta aseveración de los "hermanos compenetrados", de que "cada iglesia local es una parte del Cuerpo", no es un corolario. Tal declaración es una inferencia que contiene una conclusión ilógica (lat. non sequitur). Parece contradecir las Escrituras en las que dice: "Vosotros sois el Cuerpo de Cristo" (1 Co. 12:27).

Es evidente que la comunión de Benson se trataba simplemente de un rehablar del ministerio del hermano Lee, siendo completamente consistente con las Escrituras.

Las iglesias locales son las expresiones locales del Cuerpo de Cristo (1 Co. 12:27; Ef. 2:22). Hay un solo Cuerpo, pero hay muchas expresiones. Universalmente, todas las iglesias conforman un solo Cuerpo, y localmente, cada iglesia local es la expresión local de aquel Cuerpo universal. Una iglesia local no es el Cuerpo; es solamente una parte del Cuerpo. Es una expresión local del Cuerpo. La iglesia en Seúl no es todo el Cuerpo; es una parte de todo el Cuerpo como la expresión local del Cuerpo. (Vital Factors for the Recovery of the Church Life, págs. 48-49)

Nigel hace referencia al hermano Lee, al decir: "la iglesia local… es el Cuerpo de Cristo y la morada de Dios… Toda iglesia local es el Cuerpo de Cristo para expresar a Cristo" [las omisiones antes y después del texto son de Nigel]. Nigel tuerce esta cita de The Testimony and the Ground of the Church [El testimonio y el terreno de la iglesia], colocándola totalmente fuera de contexto. El punto que el hermano Lee señala en este capítulo es que el testimonio que lleva la iglesia universal debe ser llevado en cada localidad por la iglesia que está en esa ciudad. Previamente en el mismo capítulo, el hermano Lee recalca el mismo punto que Nigel utiliza para acusar a Benson Phillips:

El deseo de Dios es que cada iglesia local represente al Cuerpo de Cristo a fin de testificar acerca de Cristo en su respectiva localidad. Por ende, cada iglesia local es la expresión de la iglesia universal en aquella localidad. Entonces, la iglesia en Jerusalén (Hch. 8:1), la iglesia en Antioquía (13:1), la iglesia en Corinto (1 Co. 1:2), y la iglesia en cualquier otra localidad son parte de la iglesia universal. La iglesia que está en la localidad es una expresión pequeña de la iglesia universal en una localidad en particular. No solamente representa la iglesia universal, sino que es parte de la iglesia universal. Es la iglesia universal expresada’ en una localidad en un momento en particular. (The Testimony and the Ground of the Church, pág. 172)

Entonces, el hermano Lee, en una sección que lleva por título "La naturaleza y el principio de la iglesia universal son la naturaleza y el principio de la iglesia local", procede a hablar acerca del testimonio que debe llevar la iglesia en ambos aspectos, universal y local.

La iglesia local es una miniatura de la iglesia universal. La situación de la iglesia universal es la misma que la de la iglesia local porque la iglesia local es una miniatura de la iglesia universal. La iglesia universal expresa a Cristo, y la iglesia local también expresa a Cristo, pero en menor escala. Cada iglesia local es un representante de la iglesia universal, y representa a ésta en su localidad al vivir la vida apropiada del Cuerpo de Cristo, expresando de esta manera a Cristo.

La iglesia universal es el Cuerpo de Cristo para la expresión de Cristo y la morada de Dios para la expresión de Dios (Ef. 1:22-23; 2:20-22). Tal como la iglesia universal tiene estos dos aspectos, la iglesia local también los tiene: es el Cuerpo de Cristo y la morada de Dios (Ro. 12:4-5; 1 Ti. 3:15). (The Testimony and the Ground of the Church, pág. 173)

En forma clara, el hermano Lee no está hablando de la iglesia local como cierta clase de entidad que posee su propio testimonio o su propia unidad aparte de ser una manifestación del Cuerpo único de Cristo, juntamente con todas las otras iglesias. Antes bien, su punto consiste en que lo que es la iglesia universal al llevar el testimonio de Cristo para expresarle universalmente, debe ser también la iglesia local en su propia localidad. La palabra del hermano Lee no respalda el sentido de que la iglesia local tiene su propia unidad o de que es auto suficiente. En verdad, esto significa que la iglesia local debe hallarse en la realidad de lo que el Cuerpo de Cristo es. Lo irónico es que Titus Chu, un obrero con quien Nigel se relaciona muy de cerca, acusa a los colaboradores de elitismo por enseñar esto (ver en este libro "¿Se puede estar en la iglesia local pero no en el Cuerpo?").

La interpretación que Nigel realiza de 1 Corintios 12:27 separa las palabras de Pablo de su contexto apropiado. Para comprender aquello a lo que Pablo se refirió cuando dijo a los creyentes corintios: "Vosotros sois el Cuerpo de Cristo", debemos considerar la situación imperante en Corinto y el contexto de la palabra de Pablo mencionada en el capítulo 12. Entre los creyentes que estaban en la iglesia en Corinto había divisiones.

La manera en que los corintios practicaban la mesa del Señor (1 Co. 11:17-22) y el hablar en lenguas (14:4) estaba centrada en ellos mismos y demostraba una carencia de cuidado mutuo. Al parecer, no se daban cuenta que eran miembros cuya relación era orgánica en un solo Cuerpo. Por la manera en que se conducían en su vida de iglesia, no dieron ninguna señal de cuidado por las otras iglesias en el Cuerpo de Cristo. En repetidas ocasiones, Pablo corrigió a la iglesia en Corinto por desviarse ésta de la común enseñanza y práctica de todas las iglesias locales en cuanto a seguir a los apóstoles (1 Co. 4:16-17), permanecer en el estado de llamamiento (7:17), encabezamiento y cubrimiento de la cabeza (11:4-6, 16), la enseñanza de las mujeres en la iglesia (14:33b-35), y la colecta del suministro financiero y ofrenda en coordinación con otras iglesias locales (16:1). Parecía que no se daban cuenta de que no eran una entidad independiente sino que debían seguir a las iglesias (1 Ts. 2:14) y ser iguales a las otras iglesias en un solo testimonio (Ap. 1:9, 20).

Cuando Pablo dice: "Ahora vosotros sois el Cuerpo de Cristo y miembros cada uno en particular", no está hablando de la iglesia en corinto como una unidad administrativa. Ciertamente no está implicando que la iglesia local sea el Cuerpo de Cristo como una entidad en sí misma. Tampoco está hablando de una unidad local que exista aparte del Cuerpo universal. Antes bien, está señalando la mutua dependencia que existe entre los creyentes como miembros de un Cuerpo orgánico.

Para Pablo, decir a los santos en Corinto: "Vosotros sois el Cuerpo de Cristo", es decir que la práctica de la vida de iglesia en Corinto debe llevar todas las características del Cuerpo universal de Cristo. Es por esta razón que tanto el hermano Nee como el hermano Lee hablaron de la iglesia como una miniatura que expresa a la iglesia universal como el Cuerpo de Cristo manifestado en una localidad.

La exposición de Nigel, con su énfasis en la unidad local, ignora el hecho de que Pablo dirige el libro "a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, los santos llamados, con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro" (1 Co. 1:2). Hay únicamente una comunión (1 Co. 1:9; 2 Co. 13:14) que es común a todos los creyentes en "cualquier lugar".

La crítica que hace Nigel con respecto a la compenetración

1 Co. 12:24b – Pero Dios concertó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba.

Nigel dice: "En el Nuevo Testamento, la norma usual es que los apóstoles (obreros) viajen y no así los santos. En vano vemos exhortaciones que se hacen a los santos para que se reúnan en el ámbito nacional, internacional o globalmente para ‘fiestas’, ‘compenetración’, conferencias o entrenamientos". Este es un ataque directo contra las instancias de Pablo y Juan para que las iglesias se compenetren (Ro. 16:1-23; Col. 4:15-16; 1 Co. 16:1-9; Ap. 1—3; 2 Co. 8—9; Gá. 1:2)2 así como contra la carga que el hermano Lee tenía con respecto a que todas las iglesias de sobre toda la tierra se compenetren y lleven un solo testimonio corporativo como el un solo y nuevo hombre (1 Co. 12:24; Ef. 2:15; Col. 3:10).3

Aprendan a tener comunión. Aprendan a compenetrarse. De ahora en adelante, las iglesias se deben reunir frecuentemente para compenetrarse. Tal vez no estemos acostumbrados a esto, pero después de empezar a practicar la compenetración unas cuantas veces, nos gustará. Esto es lo que más ayuda para guardar la unidad del Cuerpo universal de Cristo. (La esfera divina y mística, págs. 91-92)

Debemos darnos cuenta de que cuando desparece la comunión, también desaparece Dios. Dios viene a nosotros como la comunión. Hoy día, nuestras reuniones, nuestra vida matrimonial, la coordinación entre los colaboradores, así como la comunión entre las iglesias locales son anormales debido a que carecen de esta comunión. Hoy día no hay suficiente comunión entre las iglesias locales, y las iglesias no son absolutamente uno en la comunión. (The Triune God to be Life to the Tripartite Man, edición 1996, pág. 155)

Debemos tener la realidad de la comunión y de la compenetración del Cuerpo de Cristo. De otro modo, no importa cuánto le sigamos ni cuán sencillos y humildes seamos, tarde o temprano habrá problemas, e incluso divisiones, entre nosotros. Por tanto, debemos ser dirigidos por la visión del Cuerpo y seguir en las huellas del apóstol al introducir a todos los santos de todas las iglesias en la vida de la compenetración de todo el Cuerpo de Cristo. (La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, pág. 73)

El hermano Lee, específicamente comisionó a los hermanos que continúen anualmente con las siete reuniones internacionales (The Ministry Magazine, tomo 5, No. 9, octubre del 2001, págs. 17-18), no solamente para liberar el ministerio, sino también para la compenetración de todos los santos de todas las iglesias de la tierra.4 La práctica de llevar a cabo entrenamientos y conferencias para reunir a los santos tiene una larga historia de haberse constituido de gran beneficio para los santos y las iglesias en el recobro del Señor. El hermano Lee señaló que bajo el arreglo soberano del Señor, el transporte y las comunicaciones modernas han hecho posible que el Cuerpo se compenetre a fin de que el nuevo hombre se produzca a una escala que no tiene precedentes:

Todas las iglesias locales de todo el mundo hoy en día deben ser uno. Hoy en día, a diferencia de la época de Pablo, es muy fácil viajar y comunicarse casi con cualquier lugar de la tierra. Debido a esto, las iglesias hoy en día deben mezclarse mucho más que en la época de Pablo. No sólo en conformidad con la revelación de la Biblia, sino también conforme a las facilidades modernas, nosotros debemos ser uno, y debemos estar compenetrados juntos hasta donde sea viable. (Un solo Cuerpo y un solo espíritu, pág. 20)

La compenetración del Cuerpo de Cristo es posible por medio de los medios modernos de transporte. Por lo tanto, todas las iglesias deben vivir en vida y en el espíritu y compenetrarse unas con otras para que se manifieste la realidad del Cuerpo de Cristo. (A General Outline of God’s Economy and the Proper Living of a God-man, pág. 68)

La compenetración hace más difícil que los ancianos que controlan y obreros regionales que dominan se enseñoreen sobre los creyentes (1 P. 5:3; 2 Co. 1:24). Esta clase de control se ha ejercido en las iglesias que han tenido relación con Titus Chu, incluyendo a Toronto por Nigel Tomes y otros.5 Tal ejercicio irrestricto de poder ha llegado a negarle la participación en la mesa del Señor, a excomulgar gran número de creyentes y ha obligado a muchos santos a apartarse de los liderazgos sectarios existentes en Toronto, Columbus y Mansfield.

El propio Nigel Tomes es un cercano colaborador de Titus Chu. La práctica de este último ha sido excluir del círculo de comunión de las iglesias que se hallan bajo su obra a algunas iglesias que no puede controlar, incluso iglesias en cercana vecindad a Cleveland. Esto es llevar a cabo una obra divisiva. Titus Chu y sus colaboradores se oponen a la compenetración porque ésta expondría la equivocada manipulación que ellos realizan con los santos y las iglesias que están bajo su obra.

Más aun, la crítica de Nigel respecto a la compenetración es hipócrita, pues en efecto, Titus y Nigel sí respaldan el tráfico entre las iglesias que controlan. En el 2004 Titus envió a algunos jóvenes a Taiwan para que pasen un tiempo con una iglesia que en ese tiempo estaba muy abierta a él. Esto sucedió inmediatamente después de la conferencia de habla china celebrada en Taiwán, a la cual aquellos enviados procedentes del área de Titus intencionalmente eludieron. De la misma manera, Nigel evita cuidadosamente criticar las conferencias y entrenamientos regionales que conduce Titus y en las cuales él mismo participa. Tal ambigüedad expone una carencia de rectitud en asuntos de la verdad y la práctica (Gá. 2:14).

La expresión de Cristo está en el mover único de Dios para el cumplimiento de Su economía única (Ef. 1:10; 1 Ti. 1:4b) y en la compenetración única en la vida de Cristo con miras a Su testimonio único en el universo (1 Co. 12:24). Todo debe ser uno solo. Si solamente las iglesias del distrito de usted se compenetran, esto no es la compenetración única, sino una compenetración selectiva, o sea, una secta. (Los diez "unos" extremadamente cruciales para la edificación del Cuerpo de Cristo, pág. 58)

¿Se puede atribuir la división al hecho de enfatizar demasiado el Cuerpo universal?

Nigel se queja de que "enfatizar demasiado el Cuerpo universal y menospreciar el aspecto local de la iglesia conlleva las actividades divisivas que vemos actualmente en el recobro". Argumenta que la unidad empieza a nivel de la iglesia local. Esto es contrario a la verdad. La unidad de la iglesia como el Cuerpo de Cristo es la unidad agrandada del Dios Triuno (Jn. 17:21-23). Esta unidad comienza con el Dios Triuno y continúa por medio de la impartición de Sí mismo como Espíritu vivificante en Sus creyentes a fin de que se produzca el Cuerpo de Cristo. Así, la unidad del Cuerpo es la unidad del Espíritu (Ef. 4:3-4). El Espíritu es la esencia misma de la unidad del Cuerpo de Cristo. Todas las iglesias tienen parte en esta vida única y en la comunión única de vida (Hch. 2:42; 1 Jn. 1:3).

En una situación normal, la iglesia debe estar en la unidad localmente así como ser una con todas las iglesias universalmente. No obstante, cuando un liderazgo local separa a sus seguidores de la común comunión de las iglesias, se opone al ministerio común para las iglesias y excluye de la comunión a los santos que reciben el ministerio, aquella unidad queda anulada: aquel liderazgo local ya causó división en el Cuerpo. La unidad de la iglesia local es la unidad de la iglesia universal manifestada localmente. La unidad local que propone Nigel es una unidad sectaria, separada de la común comunión de todas las iglesias y separada de lo que es recibir a todos los santos en aquella comunión. Esta unidad no es la unidad del Cuerpo de Cristo. Si un liderazgo local separa a la iglesia de la común comunión de los santos y las iglesias, aquel grupo ya no es una iglesia local sino una secta local.

En razón a la falta de conocimiento que se tiene del Cuerpo, ha surgido disturbio tras disturbio. El único remedio que puede curar esta clase de enfermedad es ver el Cuerpo. Cuando el hermano Nee enseñó acerca del Cuerpo, dijo que en cualquier cosa que hagamos, debemos considerar cómo se sentirían las iglesias acerca de ello. Cuando hacemos algo, no debemos olvidar de que somos miembros del Cuerpo y que el Cuerpo no es solamente una iglesia local. La iglesia local no es un "cuerpo local"; si lo es, se torna en una secta local. El Cuerpo es el Cuerpo de Cristo, constituido por el Dios Triuno junto con todos los creyentes de la tierra, con todas iglesias locales. (The Problems Causing the Turmoils in the Church Life, págs. 28-29)

Las iglesias locales deben tener comunión con todas las iglesias locales genuinas de toda la tierra, a fin de guardar la comunión universal del Cuerpo de Cristo. Cualquier iglesia local que no guarde esta comunión universal del Cuerpo de Cristo, es divisiva y se constituye en una secta local. Algunas llamadas iglesias locales no son genuinas y se han convertido en divisiones; no es necesario tener comunión con tales "iglesias". Pero sí debemos tener comunión con todas las iglesias locales genuinas de toda la tierra a fin de guardar la comunión universal del Cuerpo de Cristo. Si no lo hacemos, dejamos de ser la iglesia y nos convertimos en una secta. Una iglesia es una que permanece en el Cuerpo; una secta es un grupo de creyentes que se dividen del Cuerpo. Cuando mi brazo permanece unido a mi cuerpo, es parte de mi cuerpo vivo. Si lo cortan y lo separan del cuerpo, se convierte en algo muerto. (Entrenamiento para ancianos, libro 10: El ancianato y la manera ordenada por Dios (2), pág. 137)

Si los ancianos hacen de la obediencia a su supuesta autoridad una condición para tener comunión, han excluido a la iglesia de su posición apropiada como manifestación del único Cuerpo de Cristo, lo cual quiere decir que han hecho de la unidad de los ancianos y su autoridad el terreno real y práctico de la iglesia. En tal caso, la posición de este grupo se ha transmutado al de una secta. En el caso de Nigel, la aplicación de este tipo de "unidad" local requeriría que los santos sean uno con la posición divisiva de un obrero que ya ha sido puesto en cuarentena por el Cuerpo a raíz de su enseñanza y práctica divisivas. En este caso, la "unidad" local es una división del Cuerpo.

Conclusión

Los escritos de Nigel tienen la pretensión de estar en favor de la unidad con todos los creyentes de toda la tierra como el Cuerpo universal y la unidad de los creyentes localmente. Pero en realidad, él no está a favor de la unidad ni tampoco práctica la unidad. En forma más reveladora, él no afirma la unidad de todas las iglesias locales como expresiones prácticas del Cuerpo de Cristo sobre la tierra hoy. De esta manera, él niega el aspecto práctico del Cuerpo de Cristo y evita confrontar la naturaleza divisiva de sus propias actividades así como las de Titus Chu y la cuarentena que las iglesias, como el Cuerpo de Cristo, les han aplicado. Él llega a decir que la cuarentena prescrita no representa al Cuerpo porque hay muchos creyentes que están fuera de las iglesias en el recobro del Señor. Esto es por sí mismo contrario a una declaración que firmó previamente:

Francamente, ustedes tres hermanos [en Vancouver] ¡han causado una seria ofensa al Cuerpo! Por el hábito que tienen de recibir a hermanos que están bajo la disciplina del Cuerpo, v.g. el hermano X y Joseph Fung, ustedes ofenden a las iglesias locales y por tanto dañan la unidad de Cuerpo único de Cristo. (De una carta dirigida a los que llevan la delantera en Vancouver por parte de los ancianos y colaboradores de Toronto metropolitano, 18 de diciembre de 1992, firmada por Nigel Tomes, entre otros).

Nigel redefine la unidad acomodándola a sus propios intereses, esto es, mientras ésta le permita continuar con sus actividades divisivas y ejercer control junto con el liderazgo sectario en Toronto. Mediante su interpretación que sirve a sus propios intereses, él únicamente confirma la advertencia hecha por los colaboradores respecto a que él es una persona facciosa, divisiva, de la cual los santos tienen que apartarse (Tit. 3:10; Ro. 16:17).


Notes:

1 En estos dos primeros puntos, Nigel repite aseveraciones hechas por Titus Chu en una carta enviada a los colaboradores el 22 de julio del 2006.

2 Ver Un solo Cuerpo y un solo espíritu, págs. 22-23.

3 Este asunto es abarcado de manera más extensa en "La manera de compenetrarse y el liderazgo del ministerio en el recobro del Señor."

4 Ver:
  El secreto de la salvación orgánica que Dios efectúa: "El Espíritu mismo con nuestro espíritu", pág. 10;
  Puntos prácticos en cuanto a la compenetración , pág. 40;
  The Governing and Controlling Vision in the Bible, pág. 32; and
  1993 Blending Conference Messages concerning the Lord’s Recovery and Our Present Need , pág. 141.

5 Ver los documentos contenidos en el libro Respecto al sectarismo y el abuso de autoridad en Toronto.

6 La postura de Nigel refleja la acusación de Titus Chu respecto a que los colaboradores "dejan de enfatizar" la iglesia local y por ende, menosprecian el "compromiso fundamental" del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee. Estas falsas acusaciones son examinadas en "¿Dejan de enfatizar los colaboradores la iglesia local?"