La manera ordenada por Dios para obtener
el incremento en la iglesia
esta en contraposición al proceder mundano
propio del cristianismo degradado

Puesto que somos pámpanos de Cristo, la vid universal en la economía de Dios (Jn. 15:1), cada creyente tiene la responsabilidad de llevar fruto (Jn. 15:16, 4-6). Además, es la naturaleza de la vida divina dentro de nosotros la que busca el incremento para la glorificación del Padre (Jn. 15:8). En el recobro del Señor hemos reconocido que el campo más fructífero son los jóvenes, incluyendo a los universitarios y nuestros propios hijos.

Jn. 15:1 - Yo soy la vid verdadera, y Mi Padre es el labrador.

Jn. 15:16 - No me elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en Mi nombre, El os lo dé.

Jn. 15:4-6 - [4] Permaneced en Mí, y Yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en Mí. [5] Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de Mí nada podéis hacer. [6] El que en Mí no permanece, es echado fuera como pámpano, y se seca; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

Jn. 15:8 - En esto es glorificado Mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así Mis discípulos.

Por otro lado también tenemos la responsabilidad delante del Señor de llevar Su testimonio (Hch. 1:8; 26:16; Ap. 1:2. 9). Para hacer esto, tenemos que andar en el camino angosto de la vida (Mt. 7:14), no sea que el Señor desapruebe nuestras labores en Su tribunal (Mt. 7:21-23; 1 Co. 3:12-15). Esto significa que nos restringimos en los métodos que usamos para llevar fruto. No podemos usar métodos mundanos. En cambio, nos restringimos a la manera ordenada por Señor revelada en la Biblia de llevar fruto como el rebosar de la vida divina mediante la oración, el Espíritu y la Palabra (Hch. 1:18; 4:31; 6:4; 8:4).

Hch. 1:8 - Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y seréis Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hch. 26:16 - Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto de Mí, y de aquellas en que me apareceré a ti.

Ap. 1:2 - Que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, de todas las cosas que ha visto.

Ap. 1:9 - Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la perseverancia en Jesús, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesús.

Mt. 7:14 - Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Mt. 7:21-23 - [21] No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos. [22] Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchas obras poderosas? [23] Y entonces les declararé: Nunca os 1conocí; apartaos de Mí, hacedores de iniquidad.

Nota 7:231 - Aquí conocer significa aprobar. La misma palabra se traduce admitir en Ro. 7:15. El Señor nunca aprobó a los que profetizaron, echaron fuera demonios e hicieron muchas obras poderosas en Su nombre (v. 22) pero no según la voluntad del Padre celestial (v. 21). El Señor no negó que hubieran hecho esas cosas, pero sí consideró que habían obrado ilícitamente porque no habían obrado según la voluntad del Padre celestial, de acuerdo con la voluntad divina. Por eso, los que hacen tales cosas, aun en el nombre del Señor, no entrarán en el reino de los cielos, sino que tendrán que apartarse del Señor, o sea que serán excluidos de la manifestación del reino en la era venidera.

1 Co. 3:12-15 - [12] Y si sobre este fundamento alguno edifica 2oro, plata, piedras preciosas, madera, hierba, hojarasca, [13] la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el 2fuego es revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego mismo la probará. [14] Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. [15] Si la obra de alguno es consumida, él sufrirá pérdida, pero él mismo será salvo, aunque así como pasado por fuego.

Nota 3:122 - El oro, la plata y las piedras preciosas representan las varias experiencias de Cristo en las virtudes y los atributos del Dios Triuno. Con estos materiales los apóstoles y todos los creyentes espirituales edifican la iglesia sobre el único fundamento, Cristo. El oro puede representar la naturaleza divina del Padre con todos los atributos de ésta, la plata puede representar al Cristo redentor con todas las virtudes y atributos de Su persona y obra, y las piedras preciosas, la obra transformadora del Espíritu con todos los atributos de dicha obra. Todos estos materiales preciosos son producto de nuestra participación de Cristo y de nuestro disfrute de Él en nuestro espíritu por medio del Espíritu Santo. Sólo éstos sirven para el edificio de Dios...

Nota 3:132 - El fuego del juicio del Señor (Mal. 3:2; 4:1; 2 Ts. 1:7b, 8; He. 6:8), que pondrá de manifiesto la obra de cada creyente y la probará y juzgará. Ninguna obra de madera, hierba y hojarasca podrá resistir aquella prueba, sino que será consumida.

Hch. 1:8 - Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y seréis Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hch. 4:31 - Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía.

Hch. 6:4 - Y nosotros perseveraremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

Hch. 8:4 - Así que, los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando la palabra de Dios como evangelio.

El hermano Lee explicó esto muy claramente:

¿Cuál es nuestra carga? ¿Cuáles son nuestras responsabilidades? No sólo debemos predicar el evangelio. Debemos llevar el testimonio de Jesús, como dice Apocalipsis (1:2, 9). Debemos ser Sus testigos, como nos dice Hechos 1:8. Debemos llevar fruto por medio de permanecer en Él, como Juan 15:5 y 16 nos dice. Esta es la predicación del evangelio apropiada. No hay necesidad de utilizar ninguna artimaña. Debemos dejar a un lado las artimañas, así como Pablo determinó no usar la  elocuencia en su hablar... Nuestra responsabilidad es vivir a Cristo, llevar un testimonio vivo de Él en nuestro diario vivir, conocer nada más que a Cristo, Aquel quien es todo-inclusivo revelado en el ministerio completado de Pablo y en el ministerio remendador de Juan. (The World Situation and God's Move [La situación mundial y el mover del Señor], pág. 82)

Nuestro ministerio en el evangelio está gobernado por el modelo establecido en el Nuevo Testamento específicamente por el apóstol Pablo. En 2 Corintios 4 Pablo testificó que él y sus colaboradores se conducían de manera que el evangelio de la gloria de Cristo resplandecía de ellos (2 Co. 4:6) mediante la manifestación de la verdad (2 Co. 4:2), que es simplemente el mismo Cristo como la corporificación del Dios Triuno quien ha sido forjado en ellos. Al hacer esto, ellos vivieron una vida bajo la aniquilación de la cruz de Cristo para la manifestación de la vida de resurrección (2 Co. 4:10-12).

2 Co. 4:2 - Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la 2verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.

Nota 4:22- La verdad es otra manera de denominar la palabra de Dios (Jn. 17:17 y las notas). Significa la realidad, lo cual denota todas las cosas verdaderas reveladas en la palabra de Dios, las cuales son principalmente Cristo como la realidad de todas las cosas de Dios. La expresión manifestación de la verdad se refiere a la manera en que los apóstoles vivían a Cristo. Cuando ellos vivían a Cristo, quien es la verdad (Jn. 14:6), manifestaban la verdad. Mientras Cristo vivía a través de ellos, la verdad era manifestada en ellos. De esta manera ellos se recomendaban a toda conciencia humana delante de Dios. Los apóstoles no adulteraban la palabra de Dios, sino que manifestaban la verdad para que resplandeciera el evangelio de la gloria de Cristo, por medio del poder excelente del tesoro inestimable, el mismo Cristo que había entrado en ellos y llegado a ser su contenido (v. 7) mediante la iluminación del resplandor de Dios (v. 6).

2 Co. 4:10-12 - [10] Llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. [11] Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de 1Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. [12] De manera que la muerte actúa en nosotros, mas en vosotros la 1vida.

Nota 4:111 - En estos dos versículos, el título Jesús implica que los apóstoles vivieron una vida como la que el Señor Jesús vivió en la tierra. La vida del Señor era una vida bajo el aniquilamiento efectuado por la cruz para la manifestación de la vida de resurrección, una vida que Él vivió de tal manera que Su persona era uno con Su ministerio y Su vida era Su ministerio (Jn. 6:14-15; 12:13, 19, 23-24).

Nota 4:121 - Cuando estamos bajo la operación de la muerte del Señor, Su vida de resurrección es impartida a otros por medio de nosotros. Impartir vida a otros siempre es el resultado de sufrir el aniquilamiento efectuado por la cruz.

Recientemente algunos entre las iglesias han promovido una manera muy diferente. En vez de depender simple y puramente en el Señor por medio de cooperar con Él para ser constituidos con la Palabra de Dios y mediante la oración para ser llenos del Espíritu esencial y económicamente, ellos han recurrido a artimañas mundanas para atraer a los jóvenes, artimañas que incluyen el uso de bandas de rock, dramas, oradores famosos y otras formas de entretenimiento. Esta mixtura es absolutamente contraria al modelo de cómo los apóstoles laboraban para propagar el evangelio en el Nuevo Testamento y al modelo presentado a nosotros a través del ministerio y la obra de los hermanos Watchman Nee y Witness Lee. Como tal, es absolutamente extraño al recobro del Señor. Aún más seriamente, introducir mundanalidad en la iglesia es ofender la naturaleza santa de nuestro Padre (1 Jn. 2:15) y aleja a los jóvenes de la naturaleza intrínseca del recobro del Señor. Hacer esto es amenazar con cambiar la naturaleza de las iglesias que practican estas cosas a una cuya naturaleza llega a ser como cualquier otra obra de la cristiandad. Esto también es inmensamente dañino para los jóvenes de los santos en el recobro del Señor que están siendo contaminados con tales cosas (Ver también, "Una súplica a los jóvenes en el recobro del Señor- ¡No sean engañados dejando que los despojen de su herencia!").

1 Jn. 2:15 - No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

No hay mucha necesidad para que escribamos sobre este tema, puesto que tanto la manera bíblica ordenada por Dios de predicar el evangelio como el daño que causa el uso de artimañas tales como música rock y dramas para llevar a cabo el servicio de evangelio en la iglesia han sido minuciosamente presentados en el hablar del hermano Lee. Por esta razón, les presentamos los siguientes extractos para que los consideren:

La oración, el Espíritu y la Palabra son la única manera de predicar el evangelio

En Hechos los tres factores principales para propagar el evangelio con un impacto significativo fueron la oración, el Espíritu y la Palabra. De acuerdo con la Biblia y según la historia, estos tres elementos conforman el único camino mediante el cual el evangelio llega a ser prevaleciente. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 11)

El libro de Hechos comienza con el tema de la unanimidad y recalca mucho la unanimidad. Sin embargo, los primeros discípulos no hubieran podido mantener o guardar esta unanimidad si ellos hubieran escogido diferentes métodos, medios, agentes o sustancias para llevar a cabo el mover del Señor en la tierra. Si leemos todo el libro de Hechos, veremos que el camino que los primeros discípulos tomaron al llevar a cabo el mover de Dios en la tierra a fin de cumplir Su economía neotestamentaria, estuvo compuesto exclusivamente por tres sustancias: la oración, el Espíritu y la Palabra. No solamente en Hechos sino también en todo el Nuevo Testamento, la oración, el Espíritu y la Palabra fueron usados para llevar a cabo la economía de Dios.... Si adoptáramos diferentes maneras de hacer las cosas, sería difícil guardar la unanimidad. Para guardar la unanimidad, todos tenemos que aprender a hacer lo mismo de la misma manera. Las sustancias que constituyen el único camino en el mover del Señor son la oración y el Espíritu, lo cual tiene por resultado la Palabra. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 23)

No debemos confiar en nada más que en la oración, en la Palabra y en el Espíritu. Es posible que un profesor sea capaz de dar un mensaje sobre ciencia y convencer a sus estudiantes de que deben creer en Dios. Aunque no hay nada malo con ello, no debemos confiar en esta habilidad. Únicamente debemos confiar en la oración, la Palabra y la unción, que es el propio Dios Triuno.

PABLO ÚNICAMENTE HABLABA LA PALABRA

En el libro de Hechos, vemos que el apóstol Pablo no empleó métodos para atraer la atención de las personas, sino que "enseguida comenzó a proclamar a Jesús... diciendo que Él era el Hijo de Dios" (9:20). Cuando estaba en Damasco, "mucho más se fortalecía, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo" (9:22). En un mensaje anterior, mencionamos que cuando Pablo estuvo en Tesalónica, discutió acerca de Cristo con los que estaban en la sinagoga, y les dijo basándose en las Escrituras: "Jesús, a quien yo os anuncio,... es el Cristo" (17:2‑3). Asimismo vimos que en Corinto, Pablo testificaba solemnemente a los judíos diciendo que Jesús era el Cristo (18:5). Así, vemos que en lugar de usar métodos, el apóstol siempre hablaba directamente la palabra.

LOS CREYENTES JÓVENES PUEDEN PREDICAR CON PODER

Quizás usted diga: "Pero hermano Lee, usted ha estado dedicado al ministerio de la Palabra por más de cincuenta años. Pero, ¿cómo podemos nosotros tener tal poder al predicar el evangelio, siendo aún tan jóvenes en el Señor?" Permítanme testificarles de que aun en mi juventud tenía poder al hablar, debido a estas tres cosas: la oración, la Palabra y la unción del Espíritu. Esto quiere decir que hasta los santos más jóvenes pueden predicar el evangelio con poder e impacto, siempre y cuando confíen en la oración, la Palabra y el Espíritu. (Estudio-vida de Hechos, pág. 424)

...Al procurar obtener poder e impacto en nuestra predicación del evangelio, no debemos hacer nada extraño ni peculiar. Simplemente debemos tomar el camino de la oración, la Palabra y el Espíritu.

Tenemos la certeza de que hoy en día el Señor es el Espíritu procesado que mora en nosotros y que está sobre nosotros. No importa si sentimos o no al Espíritu. Creemos que Él nos acompaña mientras le servimos y hablamos por Él, y en particular, cuando lo proclamamos. La presencia del Señor en nosotros es la unción. Y es por medio de la oración, la Palabra y el Espíritu que podemos obtener el poder y el impacto genuinos. (Estudio-vida de Hechos, pág. 422)

Si la manera bíblica de reunirse y el sonido de la enseñanza de la Biblia han sido rechazados, ¿qué nos queda? Sólo la predicación del evangelio. Todavía mucha de la predicación del evangelio de hoy está en el nivel más bajo. Sin duda muchos de ustedes han leído biografías de grandes evangelistas del pasado, tales como C. H. Spurgeon, D. L. Moody, Charles Finney y George Whitefield. Ellos no usaron artimañas en sus predicaciones. Su manera era la oración. Una vez leí que Charles Finney fue a una fábrica y observó a los trabajadores de allí. Sólo vasto con mirarlos para que varios de los obreros lloraran y se arrepintieran. ¿Cuál era el poder detrás de esto predicadores? Era la oración. Fue el pasar tiempo en la Palabra de Dios, aprendiendo las Escrituras y luego seleccionar el tema para predicar el evangelio. Esta es la manera apropiada.

Incluso los que tocan las guitarras en las reuniones deben ser cuidadosos no sea que ofendan al Señor. El Señor Jesús no prometió que si tacamos bien la guitarra, la gente sería salva. Él dijo que seríamos investidos con poder de lo alto (Lc. 24:49). La predicación apropiada resulta de este poder. Aquellos quienes estén preocupados por el evangelio necesitan ayunar y orar desesperadamente. (The World Situation and God's Move [La situación mundial y el mover del Señor], pág. 36)

Debemos predicar el evangelio en el espíritu, mediante la oración y con ahínco

...La predicación del evangelio depende de nuestro espíritu. Pablo dijo que servía a Dios en su espíritu en el evangelio de Su Hijo. Cuando prediquemos el evangelio, no debemos usar artimañas, sino ejercitar nuestro espíritu. (Estudio-vida de Romanos, pág. 24)

Si estamos en serio con el Señor respecto a la predicación del evangelio, debemos hacerlo ejercitándonos en nuestro espíritu y con mucha oración y fervor. Las técnicas y artimañas no producirán resultados. Todos debemos ejercitar nuestro espíritu para tocar a otros, orar y estar preparado con ahínco. Si usted mismo no es inspirado por el evangelio, jamás podrá inspirar a otros; si el evangelio no puede convencerle ni siquiera a usted, no espere convencer a nadie; si usted mismo no llora con el evangelio, no espere que otros se arrepientan. Pero si nosotros lloramos, otros llorarán de arrepentimiento. (Estudio-vida de Romanos, pág. 24-25)

Llevar fruto en los recintos universitarios requiere de oración, de la Palabra y de nuestros hogares

Si tenemos la carga de predicar el evangelio, debemos cuidar de tres cosas. Primero, tenemos que orar; segundo, tenemos que hablar la palabra; y tercero, tenemos que usar nuestros hogares. Debemos ser dinámicos y activos en el Espíritu para la propagación del evangelio. Podemos llenar cada ciudad con tratados y el hablar del evangelio. Podemos también llenar nuestros hogares con jóvenes. No necesitamos ningunas artimañas, sino que debemos tener dos cosas básicas: la oración y la palabra, con la ayuda adicional de nuestros hogares. Debemos seguir a los primeros apóstoles y discípulos tomando la manera de la oración, de la palabra y de los hogares para la predicación del evangelio. (Preaching the Gospel on the College Campuses [Predicar el evangelio en los recintos universitarios], pág. 28)

El poder en la predicación del evangelio depende del ejercicio de fe

Algunos de ustedes puede que sean salvos por menos de un año. Usted puede pensar que usted es demasiado joven, que no sabe mucho y que no tiene mucha experiencia en vida. No escuche esos pensamientos. Usted tiene que rechazarlos. He visto a muchos recién salvos que eran  valientes, fuertes y poderosos en la predicación del evangelio. También he visto a unos que se hicieron viejos en su experiencia del Señor. Cuando predicaron el evangelio, no tenían ningún poder. Después se volvieron a las artimañas y ejercitaron su astucia para convencer a gente. Usted no necesita utilizar palabras con astucia. Mientras usted esté en el Espíritu, usted debe ser franco y estricto con sus palabras.

Una vez en mi ciudad natal, alguien vino a mí y dijo: "Hermano Lee, su predicación del evangelio es muy buena, pero usted no debe ser tan franco y estricto en su mensaje". Le dije que aunque él era agradable en su predicación del evangelio, él no había traído mucha gente al Señor. ¿Debí haber aprendido de él? Puede que no haya sido agradable en mi predicación del evangelio, pero traje a mucha gente al Señor. La eficacia del evangelio no es una cuestión de ser agradable y astuto, o franca y dinámica. Es una cuestión de poder. Los que ejercitan su fe para predicar el evangelio en el bautismo en el Espíritu tienen poder. El poder está hoy en su fe y su fe tiene una base, una tierra y una posición. La base es la Biblia. Primera de Corintios 12:13 dice: "En un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un solo Cuerpo". No necesitamos utilizar ninguna artimaña cuando predicamos el evangelio. Sólo debemos ejercitar nuestra fe para aplicar la palabra de la verdad que dice que hemos sido bautizados en el Espíritu. (Preaching the Gospel on the College Campus [Predicar el evangelio en los recintos universitarios], págs. 12-13)

Todos tenemos que ser rescatados del concepto que necesitamos artimañas. Este pensamiento tiene que irse. No necesitamos ninguna artimaña como música rock, películas, o dramas. A los demonios no les asusta las artimañas. A los demonios les asusta nuestra fe. Si ejercitamos nuestra fe, tendremos el poder de predicar el evangelio. (Preaching the Gospel on the College Campuses [Predicar el evangelio en los recintos universitarios], pág. 13)

El testimonio del Señor es llevado por nuestra humanidad transformada

Hoy en día para el testimonio de Cristo necesitamos también varas hechas de madera de acacia. No obstante, algunos cristianos recurren al uso de la música rock o del teatro para predicar el evangelio. Pero el testimonio del Señor no es llevado por estos medios. Por el contrario, es llevado por nuestra humanidad transformada con un carácter y norma elevado. Esta humanidad es la fuerza para el mover de Cristo como la corporificación del testimonio de Dios. (Estudio-vida de Éxodo, pág. 975)

Debemos tener mucho cuidado y usar el medio apropiado para llevar el testimonio de Dios hoy en día. Si usted lee ciertas publicaciones cristianas populares, usted verá que todavía se usan "carros" movidos por "ganado", para llevar el testimonio del Señor. De hecho, se usan medios aún peores. ¿El recobro del Señor debe ser llevado por estas cosas? ¡Seguro que no! La manera adecuada es tener una conexión directa con el Señor Jesús. Debemos llevar a Cristo sobre nuestros hombros. Esto significa que no debe haber ninguna distancia entre nosotros y Él. Si queremos llevarlo a Él como el testimonio de Dios, debemos ser uno con Él.

Pablo propagó el testimonio de Jesús al hablar y al escribir. Él no usó ningún artefacto. Él llevó el testimonio en su vivir. Del mismo modo, el testimonio del Señor Jesús debe ser uno con nosotros hoy en día. Esto significa que nuestro vivir debe ser un testimonio. Al vivir a Cristo, lo llevamos adondequiera que vamos. (Estudio-vida de Éxodo, pág. 977)

Utilizar diferentes métodos causa daño a la unanimidad

Para mantener la unanimidad tenemos que conducir por un solo camino. Si conducimos por diversos caminos, ciertamente nuestra unanimidad será menoscabada. En el Nuevo Testamento solamente vemos un único camino, el cual está constituido de tres sustancias: la oración, el Espíritu y la Palabra. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 30)

Supongamos que un hermano nos propone hacer uso de cierta clase de música para predicar el evangelio. Puede ser que algunos estén de acuerdo con esto, y que otros no lo estén. No obstante, nadie disentiría si se emplea la oración, el Espíritu y la Palabra, y si se predica la Palabra. Éste es el camino único que todos conocen, puesto que es el camino que Dios ha ordenado que tomemos. No es un camino ideado o enseñado por mí, sino que es el camino que Dios ideó y ordenó, tal como es revelado en la Biblia. Debemos implementar este principio en todo lo que practiquemos. En lo que se refiere a nuestras prácticas, debemos esforzarnos siempre por dejarnos limitar y restringir por la Palabra. Si la Palabra no lo dice, es mejor no hacerlo. Si predicamos el evangelio valiéndonos de cualquier otro medio que no sea la oración, el Espíritu y la Palabra, esto podría dar lugar a opiniones divergentes.

Habrá personas que tomen un camino distinto debido a que no quieren dedicar mucho tiempo al estudio de la Palabra. Optar por otro camino que no sea el de la oración, la Palabra y el Espíritu equivale a tomar atajos que resultan más convenientes. Jamás podremos ser enteramente exitosos si tomamos un atajo. El camino genuino que debemos tomar, el camino apropiado, el camino más beneficioso, es el camino único. El único camino que podemos tomar para hacer cualquier cosa debe estar en conformidad con el principio prescrito por Dios. El universo entero está repleto de principios establecidos por Dios, el Creador. Si usted ha de casarse, tiene que tomar el camino dispuesto por Dios, es decir, deberá ceñirse al principio matrimonial de un esposo y una esposa (Mt. 19:3-9). Si usted toma algún atajo, se meterá en problemas. En el mundo en el que vivimos y en el universo hay muchos principios establecidos por Dios. En realidad, la ciencia se encarga de simplemente descubrir todos estos principios establecidos por Dios.

Valerse de otros medios para predicar el evangelio o llevar adelante la iglesia, podría reportar algunos beneficios, pero tal proceder representa un atajo. Todo atajo siempre traerá consigo algunos problemas. Únicamente optar por el camino apropiado estará libre de cualquier efecto negativo. Los mejores médicos son aquellos lo suficientemente cuidadosos como para no recetar medicina alguna que pudiera tener algún efecto negativo en el paciente. Por consiguiente, al predicar el evangelio o al practicar la vida de iglesia, no debemos valernos de ninguna otra cosa que no sea la oración, la Palabra y el Espíritu. De lo contrario, sólo nos esperarán problemas, tal como la disensión, lo cual dañará la unanimidad verdadera.

DEBEMOS TRABAJAR ARDUAMENTE EN LA PALABRA, LABORAR EN LA ORACIÓN Y SER DILIGENTES EN COOPERAR CON EL ESPÍRITU SANTO

Tomar el camino genuino puede parecernos muy inconveniente, puesto que exige de nosotros mucho tiempo y paciencia; exige que laboremos, incluso hasta el cansancio. Trabajemos arduamente en la Palabra, laboremos en la oración y seamos diligentes en cooperar con el Espíritu Santo. Vale la pena que hagamos esto. Necesitamos dedicar mucho tiempo para profundizar en la Palabra; es preciso que la Palabra santa nos sature, llegue a ser nuestro elemento constitutivo e incluso nos empape completamente. También debemos experimentar un cambio en nuestra constitución intrínseca mediante nuestro contacto con el Señor. Tenemos que tener contacto con Él día tras día y hora tras hora; esto hará que seamos personas apropiadas. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, págs. 30-32)

...Antes bien, lo animo a que profundice en la Palabra. Tome el camino único de la oración, el Espíritu y la Palabra. No recurra a ninguna otra cosa ni intente valerse de ardid alguno. Haga que la Palabra llegue a formar parte de su constitución intrínseca, capacítese y equípese. Luego salga a presentar la Palabra con mucha oración y con el respaldo del Espíritu... No consideremos otro camino que no sea el de la oración, el Espíritu y la Palabra. Cualquier otro camino causará disensión y división. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 33)

Nuestra manera es predicar la palabra pura de Dios

Otros grupos de cristianos usan métodos mundanos y naturales para atraer a la gente. Usan los métodos de ser sociables, de música rock y de coros con túnicas vistosas. Ellos usan estos métodos para ganar gente, pero nosotros no podemos usarlos. Cuando las personas son salvas y vienen a nuestras reuniones, oyen la palabra pura de Dios. (The Christian Life [La vida cristiana], pág. 58)

Utilizar artimañas en nuestras reuniones está en contra de la manera del Señor

El Señor también recobrará la manera apropiada de reunirnos. ¿Cómo podremos determinar si nuestra manera de reunirnos es bíblica? Mientras que nadie puede decir que nuestras reuniones no son bíblicas, es duro decir cuál es la manera bíblica de reunirse. Hemos publicado un libro titulado How to Meet [Como reunirse]. Sin embargo, si usted lo lee,  todavía estará desconcertado en cuanto a la manera apropiada de reunirse. Pero una cosa sé, que el bailar o la música rock o el drama en las reuniones es incorrecto. Tener solistas es incorrecto. Estas cosas no sólo son incorrectas, ellas están en contra de la manera del Señor. El Señor todavía está recobrando la manera apropiada de reunirse. (The World Situation and God's Move [La situación mundial y el mover del Señor], pág. 38)

El uso de la música rock no iguala el camino angosto de la vida divina

Todos estamos contentos de estar en el recobro del Señor y apreciamos mucho el recobro. Pero le hago a usted esta pregunta: Como una persona que está en recobro del Señor, ¿está usted andando por el camino angosto? Todos debemos decir que no andamos por el camino del cristianismo, sino por el camino de restricción. Estamos limitados en todo aspecto por todos lados. Los que están en el cristianismo usan la música de rock u otros métodos mundanos en sus reuniones, pero nosotros no podemos hacer lo mismo porque nuestro camino es angosto... (Estudio-vida de Mateo, pág. 300)

Conforme a la naturaleza divina dentro de nosotros, no podemos usar música rock en nuestras reuniones. Aun si usted prueba varios métodos mundanos, la naturaleza divina no estará de acuerdo con ninguno de ellos y le indicará que usted está sobrepasando los límites. Todos aquellos que integran el pueblo del reino, o sea todos aquellos que han sido regenerados por el Padre, tienen Su vida y Su naturaleza dentro de ellos. La vida y la naturaleza del Padre nos dicen si estamos en el camino angosto o no. Corramos la carrera conforme a la naturaleza del Padre. (Estudio-vida de Mateo, pág. 308)

Usar medios mundanos es impuro y es levadura

...Amados santos, esto es un grupo vital. Esto es lo que he visto del Señor y esto es lo que espero ver, a saber, que todos ustedes queridos quienes están en el recobro, sean esta clase de personas. Vamos a ganar a las personas, no por la música rock ni por algún otro método impuro. Vamos a ganar a las personas hablando puramente Cristo, hablando gracia y proclamando a Dios a todos. En cierto sentido, no debemos preocuparnos si alguien nos entiende o no, o si percibe lo que estamos diciendo. Solamente debemos preocuparnos por hablar, por el fluir de ríos de agua de vida todo el tiempo. (El entrenamiento y la práctica de los grupos vitales, pág. 119)

...Muchas cosas del cristianismo son levadura, incluyendo la Navidad, Semana Santa, los ídolos, los cuadros e imágenes, la música rock, las obras teatrales y el mismo sistema Y.M.C.A. Debemos ser cuidadosos de no tener ninguna otra cosa aparte de Cristo para el propósito de Dios, porque cualquier otra cosa es levadura. ¡Oh, el sutil anda rondando cerca esperando a su presa! Podemos llegar a ser una presa fácil para él, porque en nuestra naturaleza humana se halla el deseo de hacer que la gente lo encuentre fácil experimentar las cosas espirituales. Sin embargo, cualquier cosa que usted utilice para ayudar a la gente a tocar las cosas espirituales es un tipo de levadura. La manera pura y santa de predicar el evangelio y traer a la gente a Cristo es la oración y el ministerio de la Palabra. No siga ningún otro camino. Si después de que usted ora y ministra la Palabra, la gente no está dispuesta a recibir el evangelio, sepa que eso depende del Señor. Si la gente recibe o no nuestra palabra es algo que depende de la voluntad del Padre. No debemos usar ningún truco para ayudar a nuestra predicación. Todo truco es levadura. No nos interesa ninguna obra o movimiento, sino el testimonio de Jesús.

...No obstante, debemos estar alerta para no permitir que otra clase de levadura se introduzca, y tener cuidado de no tomar ninguna otra cosa que no sea Cristo. La única manera de llevar a cabo la edificación de la iglesia y el esparcimiento del testimonio del Señor es orar y ministrar la Palabra pura. Todo truco y cualquier cosa aparte de Cristo, la Palabra, la oración y el Espíritu, es levadura ante los ojos de Dios. Debemos orar hasta que nuestra predicación tenga el poder del Espíritu, y hasta que nuestra experiencia esté llena de las riquezas de Cristo. Esta es la harina pura como el alimento para Dios y el hombre. Esto es lo que el Señor quiere lograr hoy. (Estudio-vida de Mateo, págs. 469-470)

Usar artimañas pone al descubierto nuestra escasez

...En las reuniones carismáticas, utilizan a veces música rock, dramas y toda clase de espectáculos para atraer a las personas. Todos estos son artimañas. El uso de estos trucos demuestra que están carentes del poder del Espíritu. Si tenemos el verdadero poder del Espíritu, no necesitaremos ninguna artimaña. Los primeros discípulos no utilizaron artimañas, sino que tenían poder (Hch. 1:8; 4:33; 6:8, 10). En la isla de Taiwán, ninguna obra cristiana puede compararse o competir con la obra del recobro del Señor en cuanto a la predicación del evangelio. No se usan artimañas, pero el poder del Espíritu está allí. (Preaching the Gospel on the College Campuses [Predicar el evangelio en los recintos universitarios], pág. 12)

Cualquier propuesta para utilizar artimañas para predicar el evangelio es una prueba fuerte que no hemos ejercitado nuestra fe. Si ejercitara solamente mi mentalidad al hablar mis mensajes, mi hablar sería pobre. Debo ejercitar mi espíritu para creer que estoy en el bautismo en el Espíritu y que el Señor hablará a través de mí. Usted no necesita artimañas para predicar el evangelio, sino que necesita ocuparse de sus pecados. Usted no necesita ayunar y orar, sino que usted necesita abrirse al Señor y tener una consagración renovada. (Preaching the Gospel on the College Campuses [Predicar el evangelio en los recintos universitarios], pág. 12)

Usar métodos mundanos causa que la iglesia caiga en el mundo

"Pero él no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos; porque Jehová os ha dicho: No volváis nunca por este camino" (v. 16). El hecho de que el rey aumentará para sí caballos habría causado que el pueblo volviera a Egipto. Egipto representa al mundo, y los caballos representan los recursos mundanos. Si usamos los recursos mundanos o los métodos humanos, ciertamente caeremos y volveremos al mundo. (Life-study of Deuteronomy [Estudio-vida de Deuteronomio], págs. 120-121)

La música para entretener es idolatría

...A los ojos de Dios, la música y los dramas que se presentan en dichos servicios constituyen una forma de idolatría.... Nosotros también debemos tener cuidado de la manera en que usamos los instrumentos musicales en las reuniones. Debemos cantar con el fin de adorar al Señor y no para divertirnos. Al cantar en las reuniones, el espíritu con el que adoramos debe ser sincero. Si nuestro canto se convierte en una mera diversión, eso es idolatría. Nuestras alabanzas en las reuniones de la iglesia no deben ser un juego, sino una auténtica adoración a Dios. (Estudio-vida de 1 Corintios, pág. 422)

Introducir elementos que contradicen la naturaleza de Dios, la obra redentora de Cristo y la obra transformadora del Espíritu es estropear el edificio de Dios

En 1 Corintios 3:17 dice: "Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios es santo, y eso es lo que sois vosotros". Destruir el templo de Dios es arruinarlo, corromperlo, profanarlo o estropearlo. Es edificar con los materiales de madera, heno y hojarasca, según lo describe el versículo 12, los cuales no tienen ningún valor. Esto se refiere a ciertos creyentes judíos que intentaban edificar la iglesia con elementos del judaísmo, y a ciertos creyentes griegos que trataban de introducir elementos filosóficos en la edificación. Todo esto tendía a corromper, arruinar, profanar y estropear el templo de Dios, es decir, destruirlo. Usar cualquier doctrina que difiera de las enseñanzas fundamentales de los apóstoles (Hch. 2:42), o cualquier método o esfuerzo contrario a la naturaleza de Dios, la obra redentora de Cristo y la obra transformadora del Espíritu, es corromper, arruinar, profanar, estropear y destruir la iglesia de Dios. (Estudio-vida de 1 Corintios, pág. 287-288)

Utilizar métodos mundanos para producir "fruto" produce "moabitas" y "amonitas"

...Todos debemos esforzarnos por predicar el evangelio, pero consideremos lo que somos. Si somos hechos a la imagen de Dios y si tenemos el señorío de Dios, ciertamente conduciremos a otros a la imagen de Dios y al señorío de Dios. Todas las iglesias locales necesitan aumentar en número, pero jamás usen artimañas, ya que pueden producir "moabitas" en lugar de fruto apropiado. (Estudio-vida de Génesis, pág. 111)

Para llevar fruto, debemos vivir por Cristo y expresarlo, orar y ayudar a otros a recibir la palabra viva de Dios a fin de que nazcan de nuevo. Es así como se produce el debido fruto para obtener a "Isaac" y cumplir el propósito de Dios. Sin embargo, observe la situación actual: algunos grupos utilizan la música rock, el baile, el teatro, las películas y los juegos, para satisfacer su deseo de multiplicarse. A los ojos de Dios, esto es cometer incesto espiritual... (Estudio-vida de Génesis, pág. 741-742)

Las hijas de Lot estaban embotadas y deseaban tener descendencia por cualquier medio que fuese (19:31:35). Lo único que les importaba era el objetivo que tenían, y no los medios para lograrlo. Muchos grupos cristianos son así. (Estudio-vida de Génesis, pág. 742)

Los que utilizan música rock y otras artimañas en su predicación del evangelio pueden traer alguna gente al Señor por estos métodos, pero todos los ellos serán moabitas. (The World Situation and God's Move [La situación mundial y el mover del Señor], pág. 37)

Sólo la obra que se basa en la naturaleza divina del Padre, en la obra redentora del Hijo y en la obra de transformación del Espíritu será aprobada en el tribunal de Cristo

Watchman Nee vio que lo importante en nuestra obra no es la cantidad de trabajo, sino la calidad del mismo. El oro, la plata y las piedras preciosas se presentan siempre en pequeña cantidad, pero son artículos de alta calidad; mientras que la madera, el heno y la hojarasca se presentan en cantidades considerables, pero no tienen mucha calidad. La madera, el heno y la hojarasca no resisten la prueba del fuego, pero el oro, la plata y las piedras preciosas sí. Nosotros seremos juzgados ante el tribunal de Cristo no por la cantidad de trabajo que efectuamos, sino por la calidad de nuestra labor. (Watchman Nee-Un siervo que recibió la revelación divina en esta era, pág. 86)

El hecho de que Pablo mencione sólo tres categorías de materiales valiosos, a saber, el oro, la plata y las piedras preciosas, es muy significativo, pues éstos corresponden a los tres del Dios Triuno. El oro alude a la naturaleza de Dios el Padre, la plata, a la obra redentora del Hijo, y las piedras preciosas, a la obra transformadora del Espíritu Santo. Esto se refiere a la experiencia que tenemos del Dios Triuno, quien llega a ser el suministro con el cual ministramos a los santos y los materiales con los cuales edificamos la iglesia. Edificar la iglesia con estos materiales preciosos, y no con nuestro hombre natural ni con nuestra cultura, equivale a mirar cómo edificamos sobre Cristo. De esta manera, la edificación que realicemos no destruirá el templo de Dios, ni tampoco seremos destruidos por Él. (Estudio-vida de 1 Corintios, pág. 236-237)

...Más bien, debemos tomar al Cristo todo-inclusivo como fundamento y edificar sobre Él. No debemos edificar con nuestra naturaleza, nuestro ser ni con nuestras obras, sino con la naturaleza de Dios, la obra redentora del Hijo y la obra transformadora del Espíritu Santo. Si por el espíritu mezclado edificamos con estos materiales preciosos, estaremos realizando una obra apropiada en pro del recobro del Señor. Como resultado, el Señor regresará, nuestra obra pasará la prueba y nosotros recibiremos la recompensa, la cual consiste en disfrutar el reino venidero... (Estudio-vida de 1 Corintios, pág. 253-254)

...Usar cualquier doctrina que difiera de las enseñanzas fundamentales de los apóstoles (Hch. 2:42), o cualquier método o esfuerzo contrario a la naturaleza de Dios, la obra redentora de Cristo y la obra transformadora del Espíritu, es corromper, arruinar, profanar, estropear y destruir la iglesia de Dios. (Estudio-vida de 1 Corintios, pág. 287-288)

Sólo al vivir a Cristo podemos llevar fruto que permanezca

Miremos al Señor para que podamos ver la visión única en cuanto a la economía de Dios. Su único deseo es que le tomemos como nuestra vida y persona y que vivamos por Él. Los pámpanos llevan fruto por medio de permanecer en la vid. De igual manera, que podamos llevar fruto es resulta del rebosar de la vida. No es un trabajo, sino nuestra vida. Lo mismo es verdad respecto a nuestras reuniones y en nuestra predicación del evangelio. Nuestro evangelio es el Cristo que vivimos. (Life Messages [Mensajes de vida], vol. 1, pág. 46)

La manera de predicar el evangelio es andar en Cristo. Tal declaración puede parecer abstracta, porque estamos acostumbrados a encontrar maneras, o a planificar actividades, para que las cosas se logren. Algunos de nosotros pueden pensar que la manera de predicar el evangelio es utilizar instrumentos musicales o hacer que un cuarteto cante algunas canciones del evangelio. También está la manera de la elocuencia, teniendo un orador talentoso que de un mensaje entretenido. Incluso se ha dicho entre nosotros que la manera de ganar a la gente es ir a donde ellos están; he oído hablar de algunos que van al cine, a las barras y a las presentaciones de ballet clásico con el fin de "atrapar peces". Tales propuestas son métodos. Estas carecen de Cristo...

Puesto que vivimos a Cristo, Él es la manera en que predicamos el evangelio. No tengan la opinión de que esto es una manera lenta de conseguir el incremento. Si cada uno de nosotros salva a uno por año, habrá un incremento del cien por ciento. Además, los que son salvos de esta manera será fruto que permanecerá. Tal no será el caso con los que se traigan con el uso de artimañas; la mayor parte de ellos no permanecerán. (Life Messages [Mensajes de vida], vol. 1, págs. 187-188)