Saltar a la siguiente sección de este articulo:

La herejía de la división

Introducción

El 7 de octubre del 2006, en el Entrenamiento internacional para ancianos y hermanos responsables (ITERO) llevado a cabo en Whistler, Columbia Británica, los colaboradores compenetrados del recobro del Señor hicieron una declaración titulada "Una advertencia a todos los santos y a todas las iglesias en el recobro del Señor con respecto a Titus Chu y aquellos que divulgan y diseminan sus enseñanzas, publicaciones y prácticas divisivas". Aunque cientos de iglesias y hermanos que sirven han confirmado la cuarentena de los colaboradores hacia Titus Chu y ciertos de sus colaboradores, hermanos de ocho ciudades en la región central de los Estados Unidos han publicado declaraciones en la Internet rechazando la cuarentena. Sus declaraciones afirman que la enseñanza de Titus Chu no se aparta de asuntos esenciales de la fe y, por lo tanto, no constituyen una herejía. Muchas de las declaraciones también sostienen que Titus no es divisivo y niegan que él haya causado algún disturbio o división en las iglesias. Estas afirmaciones de esos autores indican su comprensión incompleta de la naturaleza de las herejías, su falta de voluntad para reconocer los hechos declarados por muchos testigos y su rechazo en tratar apropiada y bíblicamente con un hermano divisivo y las divisiones que él ha creado. Además, las diseminaciones públicas de esas declaraciones formales ponen en peligro a lectores confiados y frustran la unanimidad entre los santos al sembrar dudas injustificadas acerca de la validez de la cuarentena. El propósito de este artículo es establecer un entendimiento bíblico claro de la herejía y cómo se relaciona con la división, para presentar el patrón bíblico de cómo tratar con un hombre faccioso y herético, y para mencionar brevemente algunas de las divisiones producidas por Titus Chu y sus colaboradores, y la enseñanza que ellos propagan. Al revisar estos temas, será evidente que la cuarentena de Titus Chu y ciertos de sus colaboradores no está solo justificada, sino que era necesaria por la salud del Cuerpo.

La herejía de la división

La herejía es comúnmente entendida como aquello que contradice la verdad transmitida por la Biblia, y se refiere más notablemente a enseñanzas que desvían respecto a la persona de Cristo. Este es ciertamente un entendimiento correcto de lo que es una herejía, pero es solo un entendimiento parcial. La palabra griega que se traduce como "divisiones," "sectas," o "partidos" en Gálatas 5:20 es hairesis: herejías. La división es, por lo tanto, una herejía, como se explica en la siguiente porción del ministerio del hermano Witness Lee:

La división está en oposición a la unidad. A fin de que practiquemos la unidad del Cuerpo de Cristo, necesitamos darnos cuenta de que la división es herética, es sectaria (Gá. 5:20b-21a). Necesitamos entender el verdadero significado de la palabra herejía según las Escrituras. Algunos de nosotros pensamos que herejía es algo en contra de la verdad revelada en la Palabra santa. Muchos cristianos enseñan y practican cosas diferentes, tales como el lavado de pies, bautismos, y cubrirse la cabeza. Pero la palabra herejía es usada para referirse sólo a dos cosas. Primero, cualquier enseñanza que niega la divinidad de la persona de Cristo, que Él sea Dios, o la humanidad de Cristo, que Él sea hombre, es herética. Cristo es el Dios completo y el hombre perfecto. Segundo, la palabra herejía también se refiere a división. En Gálatas 5:19-21a se dice: "Y manifiestas son las obras de la carne, que son: fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, contiendas, celos, iras, disensiones, divisiones, sectas, envidias, borracheras, orgías..." En Gálatas 5:20 la palabra griego traducida "sectas", jáiresis, literalmente significa herejías, lo cual significa escuelas de opinión (Darby's New Translation), partidos. Un partido es una secta, y una secta es una división. Las divisiones y las sectas, son obras de la carne, y "los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios" (v. 21b). (Mensajes para aquellos en el entrenamiento del otoño de 1990, págs. 135-136)

El hermano Watchman Nee también vio la revelación del Nuevo Testamento de que las divisiones son herejías, y ayudó a los santos a ver cómo este significado tan específico de la palabra griega vino a ser obscurecido en la lengua inglesa:

En el idioma griego, el significado de la palabra secta está muy claro. Se traduce como "divisiones" en 1 Corintios 11:18 y como "sectas" en Gálatas 5:20. De hecho, son la misma palabra. ¿Por qué [en la versión Reina Valera, así como versión King James] esta palabra se tradujo como "herejías"? En el griego, la palabra es hairesis. Los traductores de la Biblia probablemente decidieron no traducir el significado de la palabra, sino que usaron la palabra herejías. La versión King James fue producida por la iglesia anglicana, la cual tenía problemas con este versículo porque era una iglesia estatal. Al tener ciertas reservas al respecto, se prefirió usar un término ambiguo. Probablemente los traductores sabían que ésta no era la palabra correcta; sin embargo, la usaron… Al traducir esta palabra [hairesis] como "secta" o "división" y llamar al sectarismo o la división como una obra de la carne, habría generado controversia. Esta fue la razón por la cual se utilizó la palabra herejías en lugar de las otras palabras. Esta palabra evitó que el lector comprendiera el verdadero significado del texto original. De hecho, la palabra herejía no es una palabra inglesa. Ninguna persona de habla inglesa sabe lo que esta palabra realmente significa… Una ligera lectura de algunas otras traducciones le serviría para darse cuenta de que la palabra hairesis en realidad significa "secta" en el inglés. Pero debido a que se tenían ciertas reservas, se usó en su lugar la palabra "herejías", y desde entonces todos han estado en la oscuridad en cuanto al verdadero significado del término original. La palabra griega hairesis se convirtió en el anglicismo heresy en 1611, y la palabra heresy, herejía, ha estado con nosotros durante los últimos trescientos años. (Watchman Nee, Mensajes para edificar a los creyentes nuevos, tomo 3 , págs. 921-922)

Los que respaldan a Titus Chu alegan que la enseñanza que él promueve no se desvía de los asuntos esenciales de la fe y que no es herética. Su entendimiento parcial de lo que es una herejía puede persuadir a los iletrados de que Titus no está involucrado con la herejía y, por lo tanto, debería ser bienvenido por todas las iglesias en el recobro del Señor como un ministro Neotestamentario genuino. El árbol, sin embargo, es conocido por su fruto (Mt. 12:33), y el fruto del ministerio de Titus es la herejía de la división. Con pocas excepciones, las iglesias en el recobro del Señor han reconocido el resultado del ministerio de Titus y han rechazado la enseñanza que lo ha producido. El hermano Lee exhortó fuertemente a los santos a que repudiaran tanto la herejía concerniente a la persona de Cristo como la herejía de la división:

El negar la persona de Cristo y la división son las únicas dos cosas que pueden ser consideradas heréticas porque son extremadamente dañinas. Negar la persona de Cristo ofende a Cristo como Cabeza y niega que Él es la Cabeza. Las divisiones mutilan el Cuerpo de Cristo. Una herejía daña la Cabeza, y la otra daña el Cuerpo. Estas herejías no pueden ser toleradas a los ojos de Dios, y nosotros debemos rechazarlas categóricamente. En 2 Juan se dice que si alguno niega la persona del Señor en Su divinidad o en Su humanidad, al tal no lo debemos recibir en nuestra casa ni siquiera debemos saludarle (vs. 7, 9-11). Si recibimos al tal en nuestra casa o si le saludamos, participamos en sus obras malignas. En cuanto a los que son divisivos, Pablo nos manda con firmeza que nos apartemos de ellos (Ro. 16:17). (Mensajes para aquellos en el entrenamiento del otoño de 1990, págs. 136-137)

La consecuencia de no apartarse de la herejía de la división es severa. Si los santos no rechazan completamente la división, corren el terrible riesgo de incurrir en juicio por continuar reuniéndose en división y, por tanto, participar en la herejía. El hermano Lee continúa diciendo:

La división también es detestable a los ojos de los apóstoles (1 Co. 1:10-13a; 3:3-4; 11:17-20). En 1 Corintios 11:17-20 Pablo censuró a los corintios porque se reunían para lo peor, porque había divisiones y partidos entre ellos. Pablo aun dijo que debido a que algunos participaban de la mesa del Señor estando en división y con un espíritu divisivo, ellos estaban débiles y enfermos, algunos incluso habían muerto (vs. 27-30). Esto fue la reprensión de Dios y el juicio del Señor sobre ellos por reunirse en división. (Mensajes para aquellos en el entrenamiento del otoño de 1990, pág. 137)

¡Qué todos los santos en el recobro del Señor sean preservados de la herejía al rechazar las divisiones y aquellos que las causan!

Tratar con un hombre faccioso y herético

Tito 3:10 dice, "Al hombre que cause disensiones, después de una y otra amonestación deséchalo". La nota 1 de este versículo en la Versión Recobro identifica al hombre faccioso (que causa disensiones) como "un hombre hereje y sectario que provoca divisiones formando partidos en la iglesia según sus propias opiniones". En su estudio de varias traducciones de este versículo, el hermano Lee descubrió respaldo abundante para el siguiente entendimiento:

Algunos dicen que en Tito 3:10 "un hombre que causa disensiones [un hombre sectario]" debe traducirse "un hombre que enseña herejía" y que esta expresión no se refiere a una persona que causa divisiones. Pero en el griego esta expresión denota una persona que insiste en su opinión o en una doctrina diferente que lleva a la división. Por tanto, las versiones en inglés lo traducen como sigue: (1) a factious man [un hombre que causa disensiones]: American Standard Version, New American Standard Bible, Marshall's Interlinear Greek-English New Testament; (2) a man who is factious [un hombre que causa disensiones]: Revised Standard Version, Amplified Bible; (3) a heretical sectarian and cause of divisions [un sectario hereje que causa divisiones]: Amplified Bible; (4) a heretical person causing divisions [un hereje que causa divisiones]: Wuest; (5) a sectarian [un sectario]: W. J. Conybeare; (6) a man who causes divisions [un hombre que causa divisiones]: R. F. Weymouth; (7) a factious person [una persona que causa disensiones]: James Moffatt; (8) a sectarian man [un hombre sectario]: Concordant Literal New Testament, Berry's Interlinear Greek-English New Testament; (9) a factious person [una persona que causa disensiones]: Berkeley Version; (10) a heretical man, i.e., one given to "lift up" opinions, sound or unsound, and an unstable, unsettled individual who wishes to form sects [un hereje, es decir, uno que se dedica a "elevar" opiniones, sean lógicas o no, y un individuo que quiere formar sectas]: Young's Translation; (11) causing division by a party spirit, factious [que causa divisiones por un espíritu partidista, que causa disensiones]: Vine's Expository Dictionary of New Testament Words; (12) a divisive person [una persona que causa divisiones]: New International Version. La mayoría de estas versiones son autoridades. (El ministerio del Nuevo Testamento y la enseñanza y comunión de los apóstoles, págs. 30-31)

Estas definiciones hacen claro que un hombre faccioso, herético, es aquel que se aferra a sus propias opiniones, exalta sus propias opiniones, persuade a otros a seguirlo según sus propias opiniones y produce divisiones que son leales a él basadas en opiniones que él promueve. Subyacente a la división, la exaltación de las propias opiniones del hombre herético y faccioso, y su inclinación a producir partidos, es su deseo para ganancia personal, y está deseoso hasta de hacer a un lado la verdad al buscar sus objetivos. W.E. Vine, autor del popular libro Vine’s Expository Dictionary of New Testament Words [Diccionario Expositor de las Palabras Neotestamentarias de Vine], toca estos puntos destacados al definir hairesis (herejía) como "elegir, elección (de haireomai, elegir); luego, aquel que es elegido, y por tanto, una opinión, especialmente una opinión obstinada, la cual es substituida por sumisión al poder de la verdad, y lleva a la división y a la formación de sectas, Gá. 5:20" (Vine, pág. 557). Aún continúa diciendo que "tales opiniones erradas son frecuentemente el resultado de preferencias personales o de posibilidades de tomar ventaja" (Vine, pág. 557). El egoísmo del hombre faccioso jamás podrá edificar el Cuerpo de Cristo; sólo podrá dañarlo. El único camino práctico que el Cuerpo puede tomar para su propia conservación es apartarse de tales personas (Ro. 16:17; Tit. 3:10)

Apartarse de un hombre faccioso, herético, es necesario para "detener la relación con una persona contagiosa y divisiva para el provecho de la iglesia" y para mantener "la comunión única de los apóstoles en la iglesia" (El ministerio del Nuevo Testamento y la enseñanza y comunión de los apóstoles, pág. 30). No quiere decir que odiemos a esa persona; por el contrario, al apartarnos de ella tenemos la esperanza de que pueda ser sanada de su enfermedad contagiosa y finalmente restaurada a la comunión del Cuerpo (ver "La Cuarentena en la Biblia y en la Práctica"). Aún si la persona de la que debemos apartarnos sea buena en muchos otros aspectos, no podemos tolerar la división que causa, porque el Señor Mismo no la puede tolerar. Apartarse de tal persona es ponerla en cuarentena por el bien de la salud del Cuerpo. El hermano Lee escribió:

Algunos dicen que la exhortación dada por el apóstol en cuanto a enfrentarse con los que causan divisiones, mencionados en Romanos 16:17, no se debe aplicar a los que causan divisiones en el recobro del Señor hoy. Dicen que Romanos 16:17 se refiere a hombres que no sirven a nuestro Señor sino a su propio estómago, como se menciona en el versículo siguiente, y que los que causan divisiones en el recobro del Señor hoy no son esta clase de personas. Pero debemos entender que en Romanos 16:17 el apóstol condena la acción de causar divisiones, no importa que clase de persona las causa. Un hermano tal vez esté bien en todo aspecto como cristiano, pero si causa divisiones en la iglesia o entre las iglesias debe ser condenado y puesto en cuarentena, así como exhortó el apóstol. (El ministerio del Nuevo Testamento y la enseñanza y comunión de los apóstoles, pág. 30)

En el trato con los divisivos, también necesitamos tomar la palabra de Pablo en Tito 3:10: "Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo". Una persona sediciosa es una persona divisiva y sectaria. De acuerdo a la palabra de Pablo en Romanos 16:17 y en Tito 3:10, después de la primera y la segunda amonestaciones, debemos rechazar a tales personas y apartarnos de ellas. Hacer esto es poner en cuarentena a tales personas. Poner en cuarentena a una persona no quiere decir que odiemos a esa persona. Si un miembro de una familia contrae una enfermedad contagiosa, el resto de la familia necesita ponerlo en cuarentena por la seguridad de toda la familia. De lo contrario, toda la familia sería afectada. De igual manera, practicar lo que Pablo dice en Romanos 16:17 y en Tito 3:10 es poner en cuarentena a los miembros divisivos del Cuerpo de Cristo. Esto no es mi enseñanza, sino mi presentación de la Palabra santa a ustedes. (Una presentación breve de lo que es el recobro del Señor, pág. 49)

La declaración de advertencia concerniente a Titus Chu y los que lo respaldan, que fue expresada en Whistler, Columbia Británica, en octubre del 2006 fue la exhortación de los hermanos compenetrados a los santos en el recobro del Señor para que rechacen a los hombres facciosos y heréticos y para que repudien sus divisiones con el fin de conservar la salud del Cuerpo. En respuesta, el Cuerpo puso en cuarentena a los divisivos y continúa orando por su sanidad y recobro.

El árbol es conocido por su fruto: identificar la herejía de la división en la obra de Titus Chu

La labor de Titus Chu ha resultado en una división claramente manifestada. La división por sí misma es herejía, y los obreros que han generado las divisiones son heréticos. Lo siguiente es un listado de algunas señales inequívocas de la división que existe en los lugares que se encuentran bajo la influencia de Titus Chu, sus colaboradores y su obra.

  1. En años recientes, Titus Chu se ha vuelto cada vez más audaz al promover agresivamente enseñanzas que contradicen directamente el ministerio neotestamentario de los hermanos Watchman Nee y Witness Lee. Estas enseñanzas han causado que los santos que se encuentran bajo su influencia rechacen el ministerio que el Señor liberó a través de estos dos hermanos. (véase Causas de "tropiezos en contra de la enseñanza")
  2. Titus Chu ha cultivado a sus seguidores personales y ha levantado a sus propios colaboradores quienes son leales a él.
  3. Bajo la enseñanza y liderazgo herético de Titus Chu, muchas de las iglesias del centro de los Estados Unidos y del este de Canadá se han aislado a sí mismas de la comunión del Cuerpo y han limitado su comunión a aquellas iglesias y santos que reciben el ministerio de Titus Chu. Titus Chu se ha esforzado por hacerse de una región para su propia obra y ha tratado de cortar esa región de la comunión común de todas las iglesias locales de la tierra.
  4. Titus Chu ha buscado desplazar el ministerio del hermano Lee con el suyo. Con miras a esto, ha llevado a cabo su propia obra de publicación para diseminar sus enseñanzas diferentes. Al hacer esto, ha rechazado la amonestación del hermano Lee de que debemos tener una sola obra de publicación entre nosotros para no introducir ministerios diferentes al ministerio neotestamentario. El hermano Lee fue claro al decir que ministerios diferentes conducirían inevitablemente a división, y se ha probado que sus palabras están en lo cierto.
  5. Titus y sus colaboradores han desencadenado un ataque vehemente por Internet contra los colaboradores compenetrados, quienes han continuado fielmente el ministerio de los hermanos Nee y Lee, y contra Living Stream Ministry.
  6. La iglesias que se encuentran bajo la influencia del ministerio de Titus han rechazado la acción del Cuerpo de poner en cuarentena a Titus y a dos de sus defensores más enérgicos, Nigel Tomes y Fank Lin.
  7. Un número de iglesias bajo la influencia de Titus Chu han sido transmutadas a sectas por sus seguidores. Al establecer el control secular de directores sobre los ancianos, rechazando a creyentes que desean recibir el ministerio de los colaboradores, y al menospreciar a un gran número de iglesias locales como indignas de su comunión, estas sectas han abandonado su posición como iglesias locales genuinas.
  8. El ministerio de Titus Chu ha sido propagado activamente para formar divisiones en Kampala, Uganda, y la China continental y ha causado confusión y disturbios en aquellos países. (véase "Que os apartéis de ellos" y "Respecto a la obra divisiva de Titus Chu en Uganda")

Conclusión

Los rechazos contra la cuarentena reciente proclamados por hermanos de ocho ciudades en los Estados Unidos y Canadá respaldando a Titus Chu y sus enseñanzas están dañando debido a que embaucan a santos confiados hacia la complacencia respecto al autor de divisiones y las divisiones heréticas que él y sus colaboradores están activamente propagando. Aquellos que decidan continuar recibiendo a Titus Chu, a sus colaboradores, y las enseñanzas que ellos promueven están invitando a la división y, por lo tanto, a la herejía entre ellos. Como hemos visto, las iglesias que deciden rechazar la cuarentena se encuentran en gran riesgo de ser "infectadas" con los "gérmenes" de la división y así perder su posición como iglesias locales genuinas al convertirse en sectas locales. Que el Señor las guarde, y a todos los santos, de seguir tal camino desastroso.

[Tony Espinosa con Bill Buntain y Dan Sady]