Saltar a la siguiente sección de este articulo:

Una aplicación y una desviación del modelo presentado en Hechos 151

El autor de "Análisis y respuesta" usa la reunión de los obreros principales en Hechos 15 como base para criticar la comunión y coordinación de los colaboradores que tuvo como resultado La obra de publicación en el recobro del Señor. Su apelación a Hechos 15 es defectuosa.2 En este artículo se examinará lo siguiente:

  1. El modelo bíblico de Hechos 15,
  2. La aplicación que hacen los colaboradores de Hechos 15 en su comunión, y
  3. La desviación de Hechos 15 en la publicación del autor de "Análisis y respuesta".

1. El modelo bíblico de Hechos 15

Los hechos básicos con respecto a los acontecimientos en Hechos 15 son como sigue:

  1. Debido al crecimiento de los problemas entre las iglesias respecto a una enseñanza de que la circuncisión era un prerrequisito para la salvación, Pablo y Bernabé, bajo la dirección de los hermanos que los acompañaban, fueron a Jerusalén para tener comunión con los que lideraban allí (v. 2).
  2. Hch. 15:2-3a – [2] Como Pablo y Bernabé tuviesen una disensión y discusión no pequeña con ellos, los hermanos dispusieron que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión. [3] Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la 1iglesia….

    Nota 15:31– Al subir Pablo, Bernabé y algunos otros a Jerusalén, era la iglesia la que subía y no meros individuos. Ellos no actuaron individualmente, aparte de la iglesia, sino corporativamente, en la iglesia y con ella. Este fue el mover del Cuerpo de Cristo.

  3. Debido a que, contrario a las palabras de Pablo y Bernabé, algunos creyentes de la secta de los fariseos dijeron que la circuncisión era necesaria para la salvación (v. 5), los apóstoles y ancianos se reunieron para considerar el asunto (v. 6).
  4. Hch. 15:5 – Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.

    Hch. 15:6 – Y se 1reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.

    Nota 15:61– Esta fue una conferencia especial celebrada por los apóstoles de la iglesia universal y los ancianos de la iglesia local que estaba en Jerusalén. Estos eran los dos principales grupos en el mover neotestamentario del Señor en la tierra. En esta conferencia no hubo moderador; quien presidió fue el Espíritu (v. 28), el Cristo pneumático, la Cabeza de la iglesia (Col. 1:18) y el Señor de todos (10:36). El hecho de que hubo mucha discusión (v. 7) indica que a todos los presentes en la conferencia se les permitió hablar. La decisión se tomó con base en: (1) el testimonio presentado por Pedro (vs. 7-11), (2) los hechos relatados por Bernabé y Pablo (v. 12), y (3) la conclusión dada por Jacobo (vs. 13-21), quien era el principal entre los apóstoles y los ancianos de Jerusalén (12:17; 21:18; Gá. 1:19; 2:9)...

  5. En su reunión, los hermanos practicaron una comunión muy abierta. Después de mucha discusión Pedro habló (vs. 7-11), y finalmente Pablo y Bernabé hablaron con respecto a la obra que Dios estaba haciendo entre los gentiles (v. 12).
  6. Hch. 15:7a – Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo….

    Hch. 15:12 – Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuantas señales y prodigios había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.

  7. Cuando todos terminaron de hablar (v. 13), Jacobo, quien era el líder entre los apóstoles y ancianos en Jerusalén en ese tiempo, dio una decisión sobre el asunto (vs. 13-21).
  8. Hch. 15:13 – Y cuando ellos terminaron de hablar, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme.

    Hch. 15:19 – Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios.

  9. Aquella decisión fue "publicada" en una declaración escrita y mandada a las iglesias de toda la región gentil, diciendo que los hermanos "habían llegado a un acuerdo" en el asunto (vs. 22-31)
  10. Hch. 15:22a, 23a – [22] Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé..., [23] y escribir por conducto de ellos...

    Hch. 15:25a – Nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo...

    Hch. 15:28a – Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros...

De acuerdo con lo relatado en "Análisis y respuesta", parecería que antes de que los colaboradores puedan tomar cualquier decisión, cada hermano al que se ha consultado sobre el asunto debe estar de acuerdo. En otras palabras, "Análisis y respuesta" reemplaza la unanimidad bíblica con una mera uniformidad de opiniones. En la práctica, esto significaría que una persona llena de opiniones o un pequeño grupo de obreros puede impedir que se tome una decisión, a menos que sus puntos de vista no solo sean considerados, sino adoptados. Sin embargo, eso no está de acuerdo con el modelo presentado en Hechos 15.

"Análisis y respuesta" cita las palabras del hermano Nee en Los asuntos de la iglesia, respecto a que Hechos 15 "es el modelo aceptado por las iglesias en los pasados dos mil años," pero no nos dice cual es ese modelo de acuerdo a la comunión del hermano Nee. De hecho, si usted lee el relato bastante extenso del hermano Nee (The Collected Works of Watchman Nee [Recopilación de las obras de Watchman Nee], vol. 51, págs. 144-150), éste concuerda con los cinco puntos que acabamos de describir. Después de tener mucha discusión, aquellos hermanos con mayor estatura espiritual expresaron su opinión. Cuando el guiar del Señor a través del sentir común entre los hermanos con la mayor autoridad en la obra fue evidente, se llegó a una decisión. En este punto, el hermano Nee dice:

Los otros hermanos necesitaron entonces aprender a aceptar esta opinión. De esta manera, dice, "Pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia" (v. 22). Así es como se manejan los asuntos en la iglesia. (The Collected Works of Watchman Nee, vol. 51, pág. 1483)

Basados en la vara de medir de Hechos 15, la manera de la comunión abierta y mucha oración, como fue practicada por los colaboradores en el recobro del Señor, está en fuerte contraste con la manera de disidencia pública tomada por el autor de "Análisis y respuesta" y de otros.

2. La aplicación de Hechos 15 en la comunión de los colaboradores

La declaración de una sola obra de publicación fue el resultado de mucha comunión y oración entre los colaboradores. Antes de su muerte, el hermano Lee estaba muy preocupado acerca de hermanos que estaban edificando su propia obra dentro del recobro del Señor. Él tomó pasos para tratar de compenetrar a esos hermanos y sus obras con los demás colaboradores. Desde ese tiempo, los colaboradores han tratado de igual manera de buscar la misma práctica de compenetración. Se separan tiempos específicos antes y después de cada una de las siete "fiestas" para que los colaboradores se reúnan a orar y a tener comunión acerca de asuntos de interés para el recobro del Señor. Ha habido también numerosas reuniones de colaboradores en estos años. En los siete años y medio después de la partida del hermano Lee, los colaboradores se han reunido a orar y a tener comunión más de ochenta veces, en muchas de las cuales ha habido múltiples reuniones tratando particularmente los problemas causados por diferentes enseñanzas propagadas a través de obras separadas de publicación. El autor de "Análisis y respuesta" fue invitado a muchas de estas reuniones. Él ha admitido que no se ha reunido con los hermanos en años recientes. En otras palabras, los colaboradores compenetrados sí se reunieron de acuerdo con los principios de Hechos 15, pero él, por su propia elección, no quiso asistir.

La declaración de una sola publicación pasó por nueve revisiones antes de ser publicada. Fue el tema de una comunión minuciosa entre los colaboradores durante una serie de reuniones llevadas a cabo en Anaheim del 4 al 7 de abril del 2005, a las cuales el autor de "Análisis y respuesta" fue invitado, pero no asistió. En parte debido a la ausencia de los hermanos que están en desacuerdo con la enseñanza y práctica del hermano Lee en el asunto de restringirse a una sola obra de publicación, un borrador revisado fue enviado a un número de los hermanos que estuvo ausente para recibir sus comentarios. El autor de "Análisis y respuesta" estuvo entre los muchos obreros incluidos en tal caso. El 13 de junio del 2005 él envió un número de cuestionamientos a la declaración propuesta. Varios de los colaboradores respondieron a sus preocupaciones, respuestas a las que él mismo se refirió como "de ayuda". Algunos pequeños ajustes fueron hechos a la declaración, para hacer más claro el sentir de los hermanos acerca de algunos de los asuntos que él señaló. Entonces, los hermanos propusieron tener una comunión extensa y abierta para ver el sentir de los colaboradores a través de todo el recobro del Señor.

Habiendo escuchado la comunión de todos los hermanos, los colaboradores de toda la tierra que llevan la delantera en el recobro, una vez más de acuerdo a Hechos 15, siguieron la guía del Espíritu, confirmaron el sentir de la vasta mayoría de los hermanos que participaron en la comunión, para formular la declaración La obra de publicación en el recobro del Señor. En una carta fechada el 27 de septiembre del 2005, los colaboradores en el Sur de California revisaron el proceso que todos los colaboradores tuvieron al producir tal documento:

Mientras estábamos en la etapa de la comunión para hacer un borrador de la declaración acerca de una sola obra de publicación en el ministerio del Señor, se buscó el sentir de muchos colaboradores de toda la tierra. La comunión ofrecida por cada colaborador antes de la publicación de la declaración fue del todo apropiada y fue recibida en el Señor. Después de considerar los diferentes comentarios y sugerencias, el borrador final fue sometido a publicación y después fue hecho público durante el entrenamiento de verano de julio del 2005, bajo el título La obra de publicación en el recobro del Señor. La declaración publicada contiene comunión acerca del entendimiento de los colaboradores compenetrados sobre los principios y la dirección contenidos en la comunión y escritos del hermano Lee acerca de la obra de publicación en el recobro del Señor. La declaración también contiene el propio hablar del hermano Lee acerca de este asunto.

En este punto, el autor de "Análisis y respuesta" debió haber seguido el ejemplo de Pablo y Bernabé en Hechos 15. Como lo señala el hermano Lee:

Lo relatado en Hechos 15 nos muestra el dulce espíritu que manifestó el apóstol Pablo durante la conferencia celebrada allí; de hecho, no dijo mucho. Después que Pedro dijo algo, Pablo testificó ante los amados santos en Jerusalén, relatándoles lo que el Señor hizo mediante su ministerio (vs. 7-12). Entonces Jacobo dijo algo a manera de conclusión de la conferencia (vs. 13-21). En realidad, a mí no me parece que aquella conclusión fuese satisfactoria para Pablo; sin embargo, Pablo acató esta decisión. Éste es un buen ejemplo que nosotros debemos seguir, pues Pablo tuvo en cuenta el hecho de que el Señor tiene un solo Cuerpo. Sea lo que fuere que ellos estaban haciendo, lo hacían únicamente como parte de un solo mover a fin de llevar a cabo un solo ministerio para producir un solo Cuerpo que manifiesta un testimonio único y singular. (Entrenamiento para ancianos, libro 4: Otros asuntos cruciales con respecto a la práctica del recobro del Señor, pág. 42)

3. La desviación de Hechos 15 en la publicación de "Análisis y respuesta"

No obstante, el autor de "Análisis y respuesta", entre otros, escogió no seguir el ejemplo de Pablo y Bernabé. En cambio, los disidentes levantaron una oposición abierta a la comunión de los colaboradores compenetrados. Se auto proclaman defensores de la verdad. De hecho, la diseminación de "Análisis y respuesta" es una ofensa flagrante en contra de la unidad del Cuerpo y la autoridad del Señor en el Cuerpo. La "unanimidad" hecha real en Hechos 15 no vino de la mera uniformidad de opiniones, sino del hecho que todos los hermanos renunciaron a sus propias opiniones y aceptaron la guía del Espíritu Santo a través de los que ejercían el liderazgo en el mover neotestamentario del Señor. A la luz de esto, se ve que es la respuesta del autor de "Análisis y respuesta" a la comunión de los hermanos la que de hecho está en clara contradicción al modelo de Hechos 15. Considere las palabras del hermano Nee acerca de Hechos 15 en La autoridad y la sumisión:

Hechos 15 describe una conferencia grande en la cual todos, tanto viejos como jóvenes podían participar; todos los hermanos podían hablar. Entre ellos, Pedro y Pablo hablaron. Finalmente Jacobo tomó la decisión. Tanto Pedro como Pablo expusieron los hechos, pero Jacobo tomó la decisión. Aun entre los ancianos y los apóstoles existe un orden de autoridad. Pablo dijo que él era el más pequeño de todos los apóstoles (1 Co. 15:9). Existe aun una diferencia entre apóstoles grandes y apóstoles pequeños. No es simplemente que alguien nos gobierne, sino que debemos conocer la posición que nos corresponde. Este relato es un testimonio muy hermoso y un cuadro maravilloso; hace temblar a Satanás y pone fin a su reino. Cuando tomemos el camino de la sumisión, Dios juzgará al mundo. (La autoridad y la sumisión, pág. 62)

Como lo declaran los colaboradores del Sur de California en su carta:

El que un colaborador exprese cualquier desacuerdo acerca del borrador de alguna publicación antes de su diseminación entre los santos en el recobro del Señor es totalmente apropiado y debe ser del Señor, pero que alguien ataque una publicación después de haber tenido una comunión minuciosa entre los colaboradores y después de haber salido la publicación, es seguramente algo que no es en el Señor o del Señor. El camino que algunos han tomado frustrará, dañará, y destruirá algunos principios fundamentales que han sido edificados en nosotros en el recobro del Señor. (Una carta abierta de los colaboradores del Sur de California, 27 de septiembre del 2005)

Muchas otras porciones del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee tratan de los principios establecidos en Hechos 15 respecto a mantener el orden apropiado en el Cuerpo de Cristo a través de la comunión, el respeto por el liderazgo del Señor en Su iglesia ejercido a través de los que están en autoridad, tratando con opiniones personales a través de la aplicación de la cruz, y el cuidado de la unidad como el principio más elevado del Cuerpo.

La aplicación de Hechos 15

Podemos aplicar este modelo a nosotros mismos. No se debe tomar una decisión si la mayoría está de acuerdo. En cambio, cuando la iglesia se reúne, todos los hermanos y hermanas pueden hablar y debatir. Pero al final, los ancianos son los que toman una decisión. Antes de que se tome la decisión final, todos los hermanos pueden hablar. Pedro puede hablar. Pablo y Bernabé pueden hablar también. Cuando Jacobo habló, la decisión final fue alcanzada.

La decisión del líder espiritual siendo la decisión del Espíritu Santo

En el versículo 19 Jacobo tomó la decisión: "Por lo cual yo juzgo que…" Luego en el versículo 28 él dijo, "Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros." Esta opinión fue de hecho la decisión de Jacobo. A fin de cuentas ésta se volvió la decisión del Espíritu Santo en conjunto con toda la iglesia. Por tanto, vemos que la decisión del líder espiritual es la decisión del Espíritu Santo. (The Collected Works of Watchman Nee, vol. 62, págs. 397, 399)

La situación en Hechos 15 no fue ni democrática ni autocrática; fue una situación como la que acabamos de describir. Cada cual se abrió a sí mismo en el Espíritu Santo y presentó en la comunión lo que encontró, lo que sintió, y lo que observó. Al final, Jacobo, quien era la autoridad en aquel tiempo, después de escuchar todas las palabras, se puso en pié y declaró la manera en la que deberían preceder. Inmediatamente después de que Jacobo se puso en pié y habló, nadie tuvo nada más que decir. Este es el principio de autoridad.

Los ancianos deben saber el lugar en el que el Señor los ha puesto, ya sea como la autoridad, o como aquellos bajo autoridad. Ellos deben conocer en qué orden los ha puesto el Señor, ya sea que sean los primeros o los segundos. Ellos deben saber cuál es el orden. Conocer el orden es conocer la autoridad. Usted debe aceptar esta autoridad. De otra manera, no habrá posibilidad de que los ancianos puedan coordinar juntos.

Esto no es todo. Solo después de que los ancianos sean quebrantados, ellos no argumentarán cuando discutan asuntos. Cualquier argumento es una señal de no haber sido quebrantados. Un anciano quebrantado no tiene argumentos; él sabe en qué orden ha sido puesto. Él puede hablar su sentir de una manera seria, pero después de hablar, si el hermano que lidera continúa con su decisión, es capaz de someterse a él. No quiere decir que usted no hablará lo que es su sentir cuando acepte la autoridad. Ni quiere decir que cuando usted hable lo que es su sentir no está aceptando la autoridad. Todos tienen que aprender a no tener argumentos y a obedecer. Los que lideran puede que tomen decisiones equivocadas y acciones erróneas. Pero si todos toman este camino, todavía habrá una coordinación y aún habrá bendición. Todos serán aún completamente uno y en armonía. Todas las decisiones equivocadas y acciones erróneas podrán ser fácilmente ajustadas. (The Elders’ Management of the Church, págs. 124, 127)

Todos los problemas en la iglesia pueden y deben ser resueltos a través de la comunión apropiada y adecuada, al orar juntos con sinceridad y minuciosamente (Hch. 15:1-31). La oración y comunión apropiadas sin orgullo ni interés personal, bajo la luz de la palabra pura de las Escrituras, resolverá cada problema entre nosotros y nos conservará en unidad. (47 speakers, 1993 Blending Conference Messages Concerning the Lord’s Recovery, pág. 95)

Hechos 15 dice que los creyentes judaizantes descendieron a Antioquía, donde se había originado el ministerio para el mundo gentil, y que ellos trajeron consigo aquel problema que se había suscitado entre ellos (v. 1). Esto llegó a causar verdadero perjuicio al ministerio del Señor, a Su Cuerpo y también a Su testimonio.

Pablo no podía tolerar tal situación. Bajo tales circunstancias, a Pablo le resultaba imposible seguir adelante con el ministerio del Señor para dar continuación al testimonio del Señor entre los pueblos paganos. Por tanto, él y Bernabé subieron a Jerusalén a fin de tener comunión y resolver el problema. La decisión a la que se llegó en aquella conferencia celebrada en Jerusalén no debiera ser satisfactoria para los lectores y maestros de la Biblia que conozcan la economía neotestamentaria de Dios. Las palabras de conclusión dadas por Jacobo todavía denotan la influencia de la ley mosaica, a la cual él estaba expuesto debido a su pesado bagaje judaico. La influencia de este bagaje todavía se dejaba sentir, incluso cuando Pablo visitó por última vez Jerusalén (21:20-26). Aun así, en Jerusalén se dejó establecida una cosa: que el testimonio del Señor es uno solo, que el Cuerpo del Señor es uno solo, que el ministerio del Señor es uno solo y que el mover del Señor es uno solo. Si el mover del Señor, el ministerio del Señor, el Cuerpo del Señor y el testimonio del Señor no fuesen uno solo, no habría habido necesidad de que Pablo fuese a Jerusalén, ni tampoco hubiese sido necesario que ellos tomaran una decisión que no sólo estaba dirigida a los creyentes judíos sino también a los creyentes gentiles.

La decisión tomada en Hechos 15 no fue una decisión tomada únicamente por la región judía, ni una decisión tomada por la región gentil. En realidad, fue una decisión supraregional que no se limitaba al ámbito de una sola región. La decisión que tomaron se aplicaba a todas las iglesias, ya sean judías o gentiles. Esto no quiere decir que las iglesias en Judea podían guardar la ley, mientras que las iglesias en el mundo gentil podían ignorarla. Esto tampoco significa que las iglesias en Judea exhibieran una clase de testimonio, mientras que las iglesias en el mundo gentil manifestaban otra clase de testimonio. No es como en los Estados Unidos de América, donde cada estado tiene sus propias leyes. Según los principios básicos de la economía neotestamentaria, la decisión que se tomó en Hechos 15 no es lo suficientemente satisfactoria para nosotros. Sin embargo, nadie puede negar que fue establecido un principio que se aplicaba a todas las iglesias. La constitución de los Estados Unidos permite que cada estado promulgue sus propias leyes, pero la decisión tomada en Jerusalén no permitió que las iglesias que estuvieran en una región diferente tuviesen sus propias leyes, pues dichas leyes redundarían en que cada región manifestara su propio testimonio. Es imprescindible que nosotros nos percatemos de esto. (Entrenamiento para ancianos, libro 4: Otros asuntos cruciales con respecto a la práctica del recobro del Señor, págs. 32-34)

La solución singular a la que se llegó se convirtió en un decreto para todas las iglesias

La solución singular a la que se llegó en Jerusalén para resolver el problema de la circuncisión, se convirtió en un decreto que todas las iglesias, tanto judías como gentiles, debían cumplir (Hch. 15:1-31). Por tanto, en relación con el asunto de la circuncisión, todas las iglesias debían ser iguales. Después de haber promulgado tal decreto, hubiera sido erróneo permitir que las iglesias judías mantuvieran la práctica de la circuncisión mientras se permitía que las iglesias gentiles no observaran tales prácticas. No debemos olvidar que en la iglesia, en el nuevo hombre, no hay diferencia entre griegos y judíos, pues en el nuevo hombre, Cristo es todos los miembros (Col. 3:11). La solución singular con respecto al problema de la circuncisión fue de beneficio para todas las iglesias e hizo que todas ellas  fuesen iguales. (Entrenamiento para ancianos, libro 10: El ancianato y la manera ordenada por Dios (2), pág. 67)

Los judaizantes, los creyentes judíos, no solamente recalcaban la práctica de la circuncisión, sino que también decían que la circuncisión era un requisito para la salvación (v. 1). Esto era una gran herejía. Esto hizo que una disensión y discusión no pequeña se produjera entre los creyentes judaicos y aquellos de la fe apropiada (vs. 2-5). Este problema fue resuelto por Pablo y Bernabé y algunos otros creyentes al ir ellos de Antioquía a Jerusalén para celebrar una conferencia con los apóstoles y ancianos allí (v. 2). La Biblia nos muestra que cuando surge una cuestión así, los que llevan la delantera tienen que reunirse para celebrar una conferencia, para traer todo a la luz. El problema en Hechos 15 fue resuelto al subir Pablo y Bernabé a Jerusalén a fin de celebrar una conferencia con los apóstoles y ancianos allí y, mediante una comunión cabal y completa, llegar a una resolución que satisfizo a todos los creyentes de las diferentes localidades, una solución con respecto a la cual todas las iglesias se regocijaron y fueron consoladas (vs. 2, 631). Es de este modo que nosotros debemos resolver los problemas que se susciten entre nosotros hoy. Estoy persuadido que si desde un comienzo los hermanos preocupados por tales cuestiones hubieran tenido un corazón sincero con motivaciones puras a fin de reunirse para orar, para estudiar la Palabra y para tener comunión, sus preocupaciones habrían sido fácilmente atendidas. Sin embargo, hasta ahora estos hermanos han estado evitando esta clase de comunión tan necesaria. (Entrenamiento para ancianos, libro 10: El ancianato y la manera ordenada por Dios (2), págs. 75-76)

Notas:

1 "Análisis y respuesta" hace la pregunta, "¿Es bíblico ‘declarar una política’?" Esta pregunta en sí desorienta, ya que la discusión en "Análisis y respuesta" no trata sobre ella, sino acerca de si los principios presentados en Hechos 15 fueron practicados, que es el asunto a lo que este artículo se refiere.

2Este artículo solo trata de la desviada representación de la práctica de los colaboradores siendo opuesta a Hechos 15 en "Análisis y respuesta". No se dirige hacia la distorsión del autor de la comunión de los colaboradores como una "declaración de política," ni a las implicaciones de una estructura organizacional que implica una denominación. De hecho, la declaración no fue un tipo de política oficial, sino una repetición de la comunión del hermano Lee con respecto a tener una sola obra de publicación como medio práctico de mantener la unidad entre las iglesias en el recobro del Señor a través de un claro sonido de trompeta en el ministerio del Señor (ver el artículo ¿Es "una sola publicación" bíblica?).

Tampoco trata la diferencia significativa entre los tipos de asuntos tratados en Hechos 15 y la comunión de los colaboradores. El tema de la comunión de los apóstoles en Hechos 15 fue un asunto crucial de la fe relacionado con una herejía con respecto a la manera en que Dios efectúa la salvación. En contraste, la comunión de los colaboradores compenetrados en La obra de publicación en el recobro del Señor es la declaración de su sentir colectivo acerca de la mejor manera de llevar a cabo la obra del ministerio en el recobro del Señor. Por consiguiente, la declaración de los colaboradores respeta el hecho de que el asunto de una sola publicación no es un asunto de la fe cristiana, y por lo tanto, no se debe insistir en establecerlo como un estándar en cuanto a recibir a santos o al reconocimiento de las iglesias (ver en este libro el artículo titulado "¿Es ‘una sola publicación’ un asunto de ‘especialidad’ o de ‘generalidad’?").

3Ha habido varias impresiones de Los asuntos de la iglesia aparte de la Recopilación de las obras de Watchman Nee; el número de página en tales impresiones es diferente.