Saltar a la siguiente sección de este articulo:

"Witness Lee era dios en funciones" —
¿qué dijo realmente Ron Kangas?

Tres artículos recientes publicados por aquellos que se llaman a sí mismos "Hermanos preocupados" (CBs) condenan la expresión "Dios en funciones" utilizada por Witness Lee y más recientemente por Ron Kangas en el mensaje 9 del Entrenamiento de invierno del 2005. Esos hermanos disidentes reclaman falsamente que Ron Kangas declaró que "Witness Lee era1 Dios en funciones". Esta aparente cita por la que los CBs censuran al hermano Ron es una mentira descarada. Además, en vez de proporcionar el contexto en el que nuestro hermano utilizó el término "Dios en funciones" o el cuidadoso respaldo bíblico de su interpretación del término, los CBs lo desprestigian como un ejemplo de enseñanzas "que son ofensivas para los creyentes y parecen justificar la etiqueta de ‘secta’".

Debido a que el principio bíblico expresado en el uso de nuestro hermano del término "Dios en funciones" es tan crucial y fundamental para nuestra vida y obra cristianas, es importante ver estas palabras en su contexto original y entender la verdad que ellas transmiten. El término "Dios en funciones", que Witness Lee aplicó a Samuel y a Eliseo en el Antiguo Testamento como tipo de lo que los creyentes en Cristo en la era neotestamentaria pueden y deben ser, y que #RonKangas repitió en su mensaje, se encuentra muy en armonía con un principio clave en el Nuevo Testamento, a saber, que Dios cumple Su deseo de ser expresado y representado por el hombre en el principio de encarnación. Este principio es claramente evidente en las palabras de Pablo de que Dios estaba exhortando a los creyentes a través de los ministros del nuevo pacto como Sus embajadores.

Basados en esta consideración, es claro que los CBs no entienden o escogen no estar de parte de esta verdad bíblica fundamental. Sea cual fuere el caso, su intento público de desacreditar a uno de los colaboradores al fabricar citas e implicaciones falsas (transmutando verdades neotestamentarias en implicaciones heréticas) es vergonzoso y debe desacreditarlos ante los ojos de todos aquellos que cuidan de la verdad.

El uso que da el hermano Lee a la expresión "Dios en funciones"

El hermano Lee utilizó por primera vez el término "Dios en funciones" en el Estudio vida de 1 y 2 de Samuel. Allí él dice [nota: en estos extractos todos los énfasis han sido añadidos]:

La escena que se ve en estos versículos es muy hermosa. En ella vemos a un pueblo que vuelve a Dios, y a un hombre, Samuel, que es uno con Dios en la tierra. Podemos decir que Samuel era Dios en funciones en la tierra. Por lo menos podemos afirmar que él era representante del Dios que está en el cielo y que gobierna a Su pueblo en la tierra. Samuel inició su ministerio en esta condición. (Estudio vida de 1 y 2 Samuel, págs. 31-32)

Samuel fue fiel a Dios, y actuó en conformidad con lo que había en el corazón y la mente de Dios. Todo su ser, sus acciones, su vida y su obra, concordaban con Dios. El ser de Samuel y el corazón de Dios eran uno solo. Por esta razón no exageramos cuando decimos que Samuel, un hombre conforme a Dios, era Dios en funciones en la tierra. Lo único que ocupaba sus pensamientos era lo que estaba en la mente de Dios. Él no tenía ningún otro pensamiento, ninguna otra consideración. El objetivo de su vida y su obra era realizar todo lo que había en el corazón de Dios. Esto lo capacitó para cambiar la era. (Estudio vida de 1 y 2 Samuel, págs. 32-33) 

Al ejercer este sacerdocio, el cual reemplazaba al anterior, Samuel ungió a Saúl y a David para que fuesen reyes (10:1; 16:1, 13), como Dios había dispuesto que iría siempre delante de Su ungido (2:35b), para supervisar y observar lo que el rey hacía. Esto indica que Samuel, Dios en funciones en la tierra, era superior al rey. Dios lo perfeccionó durante muchos años exclusivamente para Su economía. (Estudio vida de 1 y 2 Samuel, págs. 33-34)

En cuarto lugar, Samuel ministró como juez. El sacerdote sirve a Dios, el profeta habla por Dios, y el juez implementa Su administración gubernamental. Samuel ocupó en la tierra la posición Dios en funcionesde uno que representaba a Dios y que obraba en nombre de Él— en calidad de sacerdote, profeta y juez. En la vida de iglesia en el recobro actual del Señor, tenemos el oficio de sacerdote, de profeta y de rey. Por ello todo está en orden. (Estudio vida de 1 y 2 Samuel, pág. 36)

Cuando Samuel llega al final de su ministerio, durante el tiempo en que Saúl era rey en Israel (9:3—10:27), Samuel había alcanzado la posición más importante. Podemos decir que en todo el universo, la única persona que lo superaba era Dios. Nos atrevemos a afirmar que, como representante de Dios, Samuel era Dios en funciones. Dios deseaba actuar, pero para ello necesitaba un representante. Es así que Samuel llega a ser profeta, sacerdote, y juez. Él era el oráculo de Dios y la administración de Dios, y como tal, era Dios en funciones en la tierra. (Estudio vida de 1 y 2 Samuel, pág. 47)

Saúl desobedeció a Dios presentándole una ofrenda pecaminosa, y con todo se quejó de que Samuel no había venido dentro del plazo señalado. En esta situación, Samuel era Dios en funciones. Saúl tenía una cita con Samuel, pero esto no le daba la libertad de hacer lo que quisiera. Él debió someterse a Samuel. Aparentemente, Samuel erró al demorarse, pero su retraso sacó a relucir lo que había en Saúl. (Estudio vida de 1 y 2 Samuel, pág. 66)

El hermano Lee aplicó posteriormente el término a Eliseo también:

II. EN SU MINISTERIO, ELISEO SE COMPORTA COMO REPRESENTANTE DE DIOS SOBRE LA TIERRA 

En su ministerio, el profeta Eliseo, como hombre de Dios, se comportó como Su representante, como Dios en funciones sobre la tierra. Nosotros los creyentes podemos ser idénticos a él. (Estudio vida de 1 y 2 Reyes, pág. 93)

En todo el compartir del hermano Lee es claro que él estaba utilizando el término "Dios en funciones" para transmitir que estos hombres, por su unanimidad con Dios y Su corazón, eran Sus representantes en la tierra. Debido a que eran uno con Dios y con Su corazón, Dios pudo actuar a través de ellos hasta el grado que el actuar de ellos era Su actuar.

El uso que da Ron Kangas a "Dios en funciones"

El mismo énfasis es evidente en el hablar de Ron Kangas en el entrenamiento de invierno reciente titulado "El estudio de cristalización del edificio de Dios". Allí él dijo:

Si hemos de hacer la obra que corresponde al edificio divino, debemos ser uno con el sabio arquitecto, quien es Dios en funciones. En el Estudio vida de 1 y 2 Samuel, el hermano Lee nos dice que el corazón de Samuel era conforme al corazón de Dios, que su ser era uno con el ser de Dios, y que Samuel, como alguien que representaba a Dios, era Dios en funciones en la tierra (pág. 32-33). El apóstol Pablo, como vemos en 2 Corintios y en otros pasajes, sin duda era Dios en funciones, era Su representante. (Estudio de cristalización del edificio de Dios: Extractos de los mensajes del entrenamiento de invierno 2006, pág. 235)

Esta es la suma total del hablar del hermano Ron con respecto a "Dios en funciones" en el mensaje citado por los "hermanos preocupados" (CBs). Él no dijo, como reclaman los disidentes: "Witness Lee es [o era] Dios en funciones". Esa declaración no se encuentra ni en el mensaje escrito, ni en el mensaje hablado (código de la cinta de LSM W05 BLGT 09).

El hermano Ron no utiliza el término "Dios en funciones" en ningún sentido de ser deidad. Si cualquiera hubiera hecho tal declaración, sería absurdo y blasfemo. Ron no habló de una persona que usurpa la posición de Dios para actuar en Su lugar, sino de una persona que es uno con Dios al grado que él representa a Dios al cuidar del cumplimiento de Sus intereses en la tierra. De hecho, las palabras del hermano Ron son una repetición del ministerio del hermano Lee. Al sacar las palabras de nuestros hermanos de todo contexto o definición apropiados, los CBs intentan escandalizar a estos servidores de nuestro Señor a la vista de los santos.

El principio de encarnación

Para entender la verdad detrás del término "Dios en funciones", necesitamos un entendimiento apropiado de un principio fundamental del Nuevo Testamento: el principio de encarnación. El primer capítulo de la Biblia registra el deseo de Dios por ser expresado y representado por el hombre (Gn. 1:26). Este es el propósito de Dios al crear al hombre.

¿Cómo entonces es que Dios realiza Su propósito al crear al hombre? Él lo hace a través del principio de encarnación. El principio de encarnación es que Dios entra en el hombre para ser uno con él, primeramente al encarnarse Él mismo en Cristo como el único Dios-hombre y entonces al reproducir al único Dios-hombre, Cristo, en muchos hijos para que Él sea su vida interior y que ellos lo expresen y lo representen en su vivir y obra externos. El hablar de nuestros hermanos acerca de "Dios en funciones" se basa en este principio de encarnación.

Primero, Dios hizo una cosa maravillosa al hacerse Él mismo uno con el hombre. Desde entonces, respecto a Su economía, Dios nunca haría nada aparte del hombre. Él nunca hará algo por Sí mismo. Sin el hombre, podemos decir que Dios está inmovilizado; Él no puede "caminar" o hacer cualquier cosa sin el hombre. Dios debe hacer todo en el principio de encarnación. El Antiguo Testamento dice que el Espíritu de Jehová vino sobre los profetas (1 S. 10:6, 10; 19:20; 2 Cr. 20:14-15; Ez. 11:5) o que la carga de la palabra de Jehová vino hacia ellos (Zac. 12:1)… En Su economía neotestamentaria, aparte del hombre, Dios no puede hacer nada. Aún la muerte todo-inclusiva de Cristo fue cumplida por un Dios-hombre que murió una muerte indirecta por nosotros. El que murió en la cruz no era sólo hombre, sino Dios, no solo Dios, sino hombre. Esta es la encarnación, y este es el Encarnado. (The Practice of the Church Life according to the God-ordained Way, págs. 102-103)

Es por esto que necesitamos mucha preparación para hacernos uno con el Dios Triuno que mora en nosotros. Dondequiera que estemos y a dondequiera que vayamos, debemos decir que somos uno con Dios. Cada vez que hablemos, deberíamos hablar según el principio de encarnación. No debemos hablar a otros estando en nosotros mismos, sino que debemos hablar juntamente con el Señor, quien mora en nosotros. Nosotros hablamos, pero es el Señor quien se expresa. Esto concuerda con lo que el apóstol Pablo dijo en 1 Corintios 7. Él dio su parecer (vs. 10, 12, 40) aunque dijo que no tenía mandamiento del Señor al respecto (v. 25). Al final él dijo: "Pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios" (v. 40). Esto demuestra que él y Dios el Espíritu hablaban juntos. Debemos practicar siempre este principio. 

En el Antiguo Testamento la palabra de Jehová venía sobre el profeta (Jer. 1:2; Ez. 1:3); el profeta no era más que el portavoz de Dios. Pero en el Nuevo Testamento el Señor es uno con Sus apóstoles, y ellos son uno con Él; de esta manera ambos hablan unánimes. La palabra del Señor se convierte en la palabra de los apóstoles, y lo que ellos dicen es la palabra de Él. Este es el principio de encarnación. (Comunión en cuanto a la urgente necesidad de los grupos vitales, págs. 204-205)

En el Antiguo Testamento, cuando los profetas profetizaron de parte de Dios, muchas veces sus profecías comenzaron con: "Vino a mí palabra de Jehová" (Jer. 1:4; Ez. 3:16; Is. 38:4) o "Así dice Jehová el Señor" (Is. 7:7; Jer. 2:2; Ez. 2:4). Esto indica que el Señor estaba separado de los profetas. La palabra de Jehová venía objetivamente sobre los que hablaron, y ellos declaraban que no era la palabra de ellos sino la del Señor. Sin embargo, en 1 Corintios 7:25 Pablo dijo: "En cuanto a las vírgenes no tengo mandamiento del Señor; mas doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel", y al dar su opinión él dijo: "Y pienso que también tengo el Espíritu de Dios" (7:40). Pabló indicó que lo que habló no fue una palabra que vino del Señor; fue su propia opinión. No obstante, la opinión de él fue el hablar de Dios. Dios vivía en Pablo y hablaba en el hablar de Pablo, incluso en la opinión de Pablo, porque Dios se había hecho uno con él y le había hecho uno con Él. Mientras estamos hablando, no sólo somos nosotros quienes hablamos, sino que es Cristo, la incorporación de Dios, el que habla juntamente con nosotros y el que habla en nuestro hablar. Esto es el principio de encarnación. (La experiencia y el crecimiento en vida, págs. 225-226)

Embajadores para representar a Cristo

El apóstol Pablo fue uno que vivió y magnificó a Cristo (Fil. 1:20-21) para el cumplimiento de Su ministerio a través de la manifestación de la verdad (2 Co. 4:2). En 2 Corintios 5:20 él declaró con claridad que su servicio como ministro del nuevo pacto era ser embajador representando a Cristo. Ahí él dice que Dios estaba exhortando a los creyentes corintios a través de los apóstoles como embajadores de Cristo para ser reconciliados con Dios.

Fil. 1:20-21 – [20] Conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. [21] Porque para mí el 1vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Nota 1:211 – La vida de Pablo consistía en vivir a Cristo. Para él, el vivir era Cristo, no la ley ni la circuncisión. No deseaba vivir la ley sino a Cristo, ni deseaba ser hallado en la ley, sino en Cristo (3:9). Cristo no era simplemente su vida, sino también su vivir. Él vivía a Cristo porque Cristo vivía en él (Gá. 2:20). Él era uno con Cristo tanto en vida como en el vivir. Él y Cristo tenían una sola vida y un solo vivir. Vivían juntos como una sola persona. Cristo vivía dentro de Pablo como la vida de Pablo, y Pablo manifestaba a Cristo como el vivir de Cristo. La experiencia normal que tenemos de Cristo es vivirlo a Él, y vivirlo es magnificarlo siempre, sin importar las circunstancias.

2 Co. 4:2 – Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la 2verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.

Nota 4:22 – La verdad es otra manera de denominar la palabra de Dios (Jn. 17:17 y las notas). Significa la realidad, lo cual denota todas las cosas verdaderas reveladas en la palabra de Dios, las cuales son principalmente Cristo como la realidad de todas las cosas de Dios. La expresión manifestación de la verdad se refiere a la manera en que los apóstoles vivían a Cristo. Cuando ellos vivían a Cristo, quien es la verdad (Jn. 14:6), manifestaban la verdad. Mientras Cristo vivía a través de ellos, la verdad era manifestada en ellos. De esta manera ellos se recomendaban a toda conciencia humana delante de Dios. Los apóstoles no adulteraban la palabra de Dios, sino que manifestaban la verdad para que resplandeciera el evangelio de la gloria de Cristo, por medio del poder excelente del tesoro inestimable, el mismo Cristo que había entrado en ellos y llegado a ser su contenido (v. 7) mediante la iluminación del resplandor de Dios (v. 6).

2 Co. 5:20 – Así que, somos 1embajadores en nombre de Cristo, exhortándoos Dios por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

Nota 5:201 – Los apóstoles fueron comisionados con un ministerio específico, el de representar a Cristo para realizar el propósito de Dios.

Cuando Pablo dijo que Dios estaba exhortando a los creyentes en Corinto a través de los apóstoles quiso decir que los apóstoles eran uno con Dios y con Su deseo para reconciliar a los creyentes con Él mismo. Así que, su palabra era la palabra de Dios y Dios estaba hablando a través de ellos. En este sentido ellos eran Dios en funciones.

En los versículos del 18 al 20, Pablo habla del ministerio de la reconciliación: "Mas todo proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; a saber, que en Cristo Dios estaba reconciliando consigo al mundo, no imputándoles a los hombres sus delitos, y puso en nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, exhortándoos Dios por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios". Debemos leer estos versículos detenidamente. Las palabras "así que" del versículo 20 unen el versículo 20 a los versículos anteriores. Según el versículo 20, los embajadores de Cristo son uno con Dios; son semejantes a Dios, y exhortan como Dios. Su palabra es la palabra de Dios, y lo que hacen es la acción de Dios. Además, las palabras "en nombre de Cristo" significan en representación de Cristo. Como personas que representan a Cristo, los apóstoles eran embajadores de Él. Hoy en día un embajador es una persona autorizada para representar su gobierno. Asimismo, los apóstoles eran autorizados por Cristo para representarle y realizar la obra de la reconciliación.

La forma en que Pablo redacta 5:20 no es común. Después de decir que son "embajadores", declara que Dios exhorta por medio de ellos. Es como si Pablo dijera: "Somos embajadores de Cristo y estamos realizando una obra de reconciliación. Es como si Dios os exhortara a vosotros por medio de nosotros. Nosotros somos uno con Cristo y uno con Dios. Cristo es uno con nosotros, y Dios también es uno con nosotros. Por tanto, Dios, Cristo y nosotros, los apóstoles, todos somos uno". El ministerio del nuevo pacto es un ministerio en el que Dios, Cristo y los ministros son uno. 

Lo que Pablo dice en el versículo 20 es fuerte y enfático. Él declara: "Somos embajadores..., exhortándoos Dios por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios". Dios, Cristo y los apóstoles eran uno en llevar a cabo el ministerio de la reconciliación. (Estudio vida de 2 Corintios, págs. 325-326)

En el Estudio de cristalización de 2 Corintios, Ron Kangas dijo:

Pablo, como embajador de Cristo, era "el Dios operante", esto es, "Dios en funciones" (2 Co. 1:3-4, 12, 15-16; 2:10; 10:1; 11:2). Pablo era uno con Cristo, así que era el propio Dios operante, esto es, Dios en funciones, al consolar a los creyentes (1:3-4). Pablo se condujo con la sencillez de Dios, pues fue imitador del Dios sencillo y vivió a Dios (v. 12). La visita de pablo a los corintios fue la visita de Dios mismo como gracia (vs. 15-16). Él perdonó en la persona de Cristo un asunto específico (2:10) y les rogó a los creyentes por la mansedumbre y ternura de Cristo (10:1). Además, celó a los santos con el celo de Dios (11:2).

La economía de Dios, según su máxima definición, consiste en hacernos iguales a Dios en vida, naturaleza, constitución, porte exterior, expresión y función. Esta función no se refiere a la de crear universos, de levantar a los muertos o de ser omnipresente, sino a realizar los intereses de Dios conforme a Su deseo. Cuando alguien, en unidad con Dios, ejerce su función como embajador de Cristo, de hecho él es Dios en funciones. Moisés, cuando tenía ochenta años, fue designado a que ejerciera su función de esta manera y dijo: "Señor, nunca he sido un hombre de fácil palabra" (Ex. 4:10). Por tanto, el Señor le puso a Aarón para que le complementara. El Señor dijo: "Él te será a ti en lugar de boca; y tú serás para él en lugar de Dios" (v. 16). Ciertamente esto es ser Dios en funciones. Samuel, igualmente, una y otra vez, fue uno con Dios de tal forma que cambió la era e introdujo el reino. Él era en su tiempo "Dios en funciones" o sea, "el Dios operante". Eliseo, en su ministerio, que tipifica el ministerio de la gracia de Cristo, también era Dios en funciones. No es lógico que en el Antiguo Testamento hubiera personas que eran Dios en funciones, y que en el Nuevo Testamento no haya ninguno. En 2 Corintios hay indicios innegables de que Pablo, como embajador de Cristo, era Dios en funciones. (Estudio de cristalización de 2 Corintios: Extractos de los mensajes del entrenamiento de verano 2003, págs. 231-232)

Esta palabra es también fundamental para entender el uso que el hermano Ron hace del término "Dios en funciones" en el entrenamiento de invierno del 2005. Ron también habló una palabra más completa acerca de "Dios en funciones" en el último mensaje dado en la primavera del 2006 en el Entrenamiento de tiempo completo en Anaheim (FTTA). El mensaje se titula "Ser uno con Dios y estar constituidos de Él, vivirle y expresarle, actuar juntamente con Dios y representarle, a fin de ser Dios en funciones al ministrar al Dios edificado y que edifica con miras a que se cumpla la constitución intrínseca del edificio de Dios". Este mensaje se encuentra disponible en video o cintas de audio en Living Stream Ministry y estará impreso en un volumen futuro de la revista The Ministry Magazine. Recomendamos a todos los santos que lo lean.

Conclusión

Uno de los artículos disidentes acusa al hermano Ron Kangas de buscar "conseguir un poco de ‘valor de impacto’ al declarar que ‘Witness Lee era Dios en funciones’", aunque el artículo admite: "Nos damos cuenta que este hablar no aparece impreso". Estas palabras no aparecen impresas porque Ron no las pronunció. De hecho, son los "Concerned Brothers" (CBs) ["hermanos preocupados"] quienes buscan conseguir "valor de impacto" al utilizar citas fabricadas y tergiversar las palabras del hermano Ron acerca de "Dios en funciones", sacándolas de su contexto original, omitiendo su definición cuidadosa y apropiada del término basado en el ministerio del hermano Lee. Sin embargo, si el término es definido y entendido apropiadamente, no debería haber nada escandaloso al decir que los hermanos que actúan en el principio de encarnación, como embajadores de Dios, son Dios en funciones, no en el sentido de actuar en vez de Dios, sino como personas que son uno con Dios para el cumplimiento de Sus intereses en la tierra.

Los CBs han lanzado una campaña para desacreditar a los colaboradores en el recobro del Señor al tergiversar su hablar. La motivación clara de los CBs es introducir una cuña de separación entre las iglesias y los colaboradores que están continuando el ministerio de Watchman Nee y Witness Lee, que es el ministerio dado por el Señor para producir y edificar las iglesias en Su recobro presente. Esto lo hacen, no por interés en el recobro del Señor como un todo o por el cuerpo de verdad que nos ha sido encomendado, sino porque buscan apartar a los hombres hacia ellos mismos (Hch. 20:30).

Hch. 20:30 – Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para 1arrastrar tras sí a los discípulos.

Nota 20:301 – Entre los creyentes de la iglesia hay perversos que siempre son usados por el diablo, quien aborrece a la iglesia, para llevarse las ovejas y formar otro rebaño.

Lo que en realidad objetan es la palabra del hermano Ron acerca de la necesidad de que todos los santos en todas las iglesias en el recobro del Señor sean uno con el diseño del edificio divino como fue revelado a Pablo. Este es el modelo que nos ha sido presentado por el ministerio de Watchman Nee y Witness Lee.

Cualquiera que quiera llevar a cabo la obra de la edificación divina en la actualidad debe ser uno con el sabio arquitecto. Esta unidad significa que primero deben ser uno con Pablo y con la revelación de Pablo. Sin embargo, hemos necesitado ayuda del ministerio de la era para entender y ver lo que Pablo vio, para recibir el diseño que él recibió. Por tanto, creemos en principio, que en el recobro del Señor nuestro hermano Lee era el sabio arquitecto. (Estudio de cristalización del edificio de Dios: Extractos de los mensajes del entrenamiento del invierno 2005, pág. 213)

Aquí el ser uno con una persona ("uno con Pablo") es ser uno que recibe, sigue fielmente y enseña la revelación liberada a través del ministerio de esa persona. Tal unanimidad con el ministerio es evidente desde el principio de la vida de iglesia en Jerusalén, cuando los discípulos perseveraron en la enseñanza y comunión de los apóstoles (Hch. 2:42), en el recordatorio de Pablo a Timoteo en medio de la degradación de la iglesia respecto a cómo Timoteo se había beneficiado al seguir fielmente la enseñanza de Pablo (1 Ti. 4:6; 2 Ti. 3:10).

Hch. 2:42 – Y perseveraban en la enseñanza y en la comunión de los apóstoles, en el partimiento del pan y en las oraciones.

1 Ti. 4:6 – Si expones estas cosas a los hermanos, serás buen ministro de Cristo Jesús, nutrido con las palabras de la fe y de la buena enseñanza que 5has seguido fielmente.

Nota 4:65 – Primeramente debemos seguir fielmente las palabras que vamos a enseñar a otros.

2 Ti. 3:10 – Pero tú has seguido fielmente mi enseñanza, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, perseverancia.

De manera similar, apartarse de una persona es apartarse de su ministerio.

2 Ti. 1:15 – Ya sabes esto, que me han vuelto la espalda todos los que 1están en 2Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes.

Nota 1:151 – Esto indica que los creyentes de Asia que habían recibido anteriormente el ministerio del apóstol, ahora lo abandonaban. A pesar de tal abandono, el apóstol se fortaleció en la gracia que estaba en Cristo, quien es el mismo y nunca cambia. Sin desanimarse, exhortó a su hijo en la fe a perseverar firmemente en el ministerio en medio del fracaso y de la ruina de las iglesias.

Nota 1:152 – Es decir, la provincia de Asia. La frase todos los que están en Asia hace referencia a la situación general entre los creyentes de Asia y no incluye a todos los creyentes individualmente; Onesíforo, por ejemplo, se menciona como uno de Asia que a menudo confortaba y buscaba a Pablo (vs. 16-18).

En 2 Timoteo 1:15 Pablo dice: "Me han vuelto la espalda todos los que están en Asia". Asia era una provincia del Imperio Romano en Asia Menor, un lugar muy lejos de Roma; Pablo estaba encarcelado en Roma, desde donde escribió esta epístola a Timoteo. Cuando Pablo afirmó que todos los que estaban en Asia le habían vuelto la espalda, ello no significa que ellos lo hubieran abandonado como persona, pues él se encontraba muy lejos de ellos. Más bien, lo que este versículo quiere decir es que todos ellos se habían apartado del ministerio de Pablo. Entre las iglesias de Asia estaba la iglesia en Éfeso, la cual había sido establecida por el ministerio de Pablo, como se nos relata en Hechos 19. Ellos habían recibido el evangelio y la enseñanza que el ministerio de Pablo les había impartido, y habían sido edificados y establecidos por dicho ministerio. Pero, en la época en que Pablo se encontraba preso en Roma, ellos ya se habían apartado del ministerio de Pablo. (Entrenamiento para ancianos, libro 7: Ser unánimes para el mover del Señor, pág. 133)

Los "hermanos preocupados" (CBs) esperan apartar a los santos de seguir el ministerio Neotestamentario del hermano Nee, del hermano Lee, y de los colaboradores en el recobro del Señor para ganar seguidores para ellos mismos y para aquellos que se asocian con ellos. Están dispuestos a sacrificar la verdad con tal motivo, incluyendo la verdad concerniente al significado apropiado del término "Dios en funciones", esto es, que Dios sea expresado y representado en el hombre a través del principio de encarnación.

El hermano Lee siempre buscaba terminología que expresara el estándar de la verdad que el Señor estaba liberando en Su recobro. "Dios en funciones" es uno de estos términos. Tanto en el uso que el hermano Lee como el hermano Ron Kangas dan a este término, es definido y utilizado para referirse a una persona que es uno con Dios y con el corazón de Dios, quien actúa en consecuencia como representante de Dios en la tierra para el cumplimiento de Su propósito. En vez de enardecer a los santos y a las iglesias contra los colaboradores quienes son fieles al estándar de la verdad bíblica en el ministerio del hermano Lee, los CBs, como todos los creyentes en el recobro del Señor, deberían procurar ser ellos mismos tales personas y guiar a otros a ser tales personas.

Notas:

1Los artículos en el sitio de la red de los "Hermanos preocupados" son inconsistentes al citar erróneamente las palabras de Ron Kangas. Algunos de los artículos de los CBs dicen "era" y otros dicen "es". Ambos son falsos, pero como el artículo que usa el tiempo presente llega a su perversa interpretación por medio de una tergiversación aún más elaborada de las palabras del hermano Ron, el presente artículo se enfocará en el reclamo de que él dijo: "Witness Lee era Dios en funciones".